Y ahora resulta que Santos fue víctima de Prieto. Columna de Iván Cancino. @CancinoAbog

Iván Cancino

Y ahora resulta que Santos fue víctima de Prieto

@CancinoAbog

En diferentes oportunidades, y en este mismo espacio, hemos destacado la gestión del doctor Néstor Humberto Martínez como fiscal general de la Nación. Tal vez por ese hecho es que tenemos la autoridad para criticar el manejo que el ente investigador a su cargo le ha dado y le está dando al caso de corrupción conocido como Odebrecht.
Molesta sobremanera ingresar a la versión digital del diario bogotano El Tiempo, que no se distingue precisamente por sus críticas al actual gobierno, y encontrar el siguiente titular: “Plata que pedía (Roberto) Prieto era para él y no para campaña Santos: Fiscalía”.
Sea lo primero decir que el escándalo de Odebrecht se ha llevado por delante a media clase política de América Latina. De eso pueden dar fe, por ejemplo, vacas sagradas de Perú y Brasil.
En Colombia, en cambio, el tema ha pasado casi que desapercibido pese a que hay pruebas por montones de que Odebrecht inyectó dinero a las campañas a la Presidencia de Juan Manuel Santos en 2010 y 2014. Si el nuestro fuera un país medianamente decente, Santos ya hubiera caído y estaría en prisión.
Pero no, el tipo sigue campante con su acostumbrado cinismo y su risita burlona. Es más, hasta se las da de honesto y sale a pregonar que nadie importante de su gobierno ha ido a la cárcel por corrupción. Desde luego que para el santismo es muy fácil gozar de impunidad con fiscales como Montealegre y ahora Martínez, quien, no obstante, aún está a tiempo de componerle el caminado a la Fiscalía.
Que nadie se confunda con el tema: Roberto Prieto es Juan Manuel Santos. Ellos son la misma cosa. Eso lo sabe todo el mundo. Ellos, en tema de manejos de dineros, son siameses. Son dos gotas de agua. Pero ahora, por parte de la Fiscalía, se nos quiere enredar para ayudarle al inquilino de Casa de Nariño con el cuento de Prieto es un bandido y Santos víctima de él.

No señor Santos, no nos crea tan pendejos. Usted todavía, a menos de tres meses de dejarnos en paz a los colombianos, sigue manejando todos los hilos del poder. Por eso todos los corruptos de su gobierno siguen pasando… Clic para tuitear

Tan es así que Prieto debería estar detenido desde hace más de un año porque todas las pruebas en su contra eran demoledoras. Tan es así que las “impolutas” ex ministras Cecilia Álvarez y Gina Parody deberían estar gozando de una larga temporada en el Buen Pastor, también por Odebrecht. Tan es así que nadie investigó el fraude en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2014. Tan es así que nadie se volvió a acordar de los varios millones de dólares que los narcotraficantes conocidos como “los Comba” le habrían entregado a gente cercana a la campaña de Santos en 2010.
O, para ubicarnos en escándalos recientes, explíquenos, señor Santos, cómo es el tema de la venta de la residencia de la embajada colombiana en Berlín, Alemania. Los poquitos medios de comunicación que se atreven a hablar de usted dicen que la mansión costaba unos ocho millones de euros, pero que ésta fue feriada en poco menos de dos millones de euros.
Denos una manito, señor Santos: ¿a quién le vendió esa casa en Alemania su gobierno? La verdad yo no tengo la menor idea, pero quisiera que en los próximos días no me vaya a sorprender con que el favorecido fue algún amigo suyo, de esos con los que usted ha hecho vueltas toda la vida. Así por encima, a las personas de Oslo, Noruega, que inmerecidamente le regalaron a usted el Premio Nobel de Paz, en nada les molestaría hacerse a semejante y lujosa propiedad que, en realidad, era como de 50 millones de colombianos.

P.D.: Y ahora se descubre un atentado contra el ex presidente Álvaro Uribe. El mismo gobierno puso al tanto del asunto al ex mandatario. Es más, Uribe dijo que su colega Andrés Pastrana le había entregado información al respecto para que se cuidara. Resulta simpático que el ministro del Interior, Guillermo Rivera –más conocido entre sus amigos como “Riverita” –, haya salido a pedir que no hicieran política con el tema de Uribe ni tampoco con el atentado que se desveló la semana pasada en contra del candidato Iván Duque. Señor ministro: si los eventuales atentados contra un ex presidente y un serio aspirante a la Primera Magistratura no son asuntos políticos, ¿entonces cómo se llama eso? No sea pequeño, ministro. Infortunadamente, la vida política de Colombia cambió con asesinatos como los de Rafael Uribe Uribe, Jorge Eliécer Gaitán, Luis Carlos Galán y Álvaro Gómez.