8 años de deudas con Medellín

Alfredo Ramos Maya

8 años de deudas con Medellín

@AlfredoRamosM

8 años de deudas con Medellín Columna de Alfredo Ramos Maya Clic para tuitear

A la hora de hacer balances de final de un periodo de gobierno, solamente quedan las ejecutorias representadas en cambios reales en la vida de los ciudadanos.  La desconexión absoluta del gobierno de Juan Manuel Santos con las regiones fue igualmente vivida en Medellín, inclusive con mayor volumen puesto que a las ciudades exitosas se les suele cobrar dicha virtud con la ausencia de recursos del nivel central.  La tarea de la descentralización debería ser una lucha democrática constante, aunque no será el tema de este escrito.

Quedan entonces una multitud de deudas del gobierno más desprestigiado del que se tenga memoria con esta ciudad, y se deben identificar con precisión las mismas:

La desconexión absoluta del gobierno de Juan Manuel Santos con las regiones fue igualmente vivida en Medellín, inclusive con mayor volumen Clic para tuitear

  • La más grave es la omisión de los recursos de la venta de Isagen que, después de la gran oposición nacional, de acuerdo con la Ley era obligatorio que un porcentaje se entregara a las entidades territoriales en las que existiera operación de la compañía. En Medellín estaba la sede de la comercialización de energía de lsagen, y pese a la disposición legal, el gobierno Santos no entregó un solo centavo.  Considero que aún están vigentes las acciones legales para recuperar alguna parte de los más de $600 mil millones repartidos.
  • El gobierno de Santos se opuso, con argucias jurídicas, a que la empresa estatal ISA, con base en Medellín, estuviera a cargo de la construcción del proyecto originalmente denominado “Autopistas de la Montaña”. Este proyecto se terminó degenerando en nueve concesiones individuales, encareciendo costos (cada una de las concesiones tendría que ser rentable, mientras que para un solo concesionario podría compensar unas obras menos rentables con otras que lo fueran más) y disminuyendo especificaciones (apenas un pequeño porcentaje terminó siendo en doble calzada, lo cual urge corregir en un futuro cercano).
  • Obras locales en las que el gobierno nacional tenía la obligación de invertir, terminaron siendo ignoradas por Santos y su equipo. Vale la pena mencionar tres grandes proyectos de movilidad que no pudieron avanzar tras los dos periodos presidenciales: nuevas etapas del proyecto Metroplus (en especial las rutas sobre la Avenida Guayabal y la Avenida El Poblado), el tranvía de la 80 (o en general el corredor vial sobre dicha avenida) y el Metrocable al Cerro El Picacho. Obras locales en las que el gobierno nacional tenía la obligación de invertir, terminaron siendo ignoradas por Santos y su equipo. Clic para tuitear
  • Igualmente, la integración de Medellín con otras regiones de Antioquia y, en especial, con el mundo, han tenido tropezones inaceptables por parte del saliente gobierno: a) las Autopistas 4G tuvieron mínimo avance físico, sin contar en que algunas están con dificultades en su cierre financiero o frenadas en su construcción; b) el Túnel de Oriente, que fue detenido de manera inconstitucional por el Ministerio de Ambiente al quitarle competencia a la Corporación Autónoma, generando retrasos de más de 3 años y sobrecostos que terminarán multiplicando casi por 3 el costo original del proyecto; y c) el proyecto del Túnel del Toyo, que unirá las concesiones 4G que finalmente recortarán la conexión entre Medellín y el mar de Urabá, sobre el cual el aporte de los recursos nacionales se detuvieron inexplicablemente por muchos años.
  • La falta de solidaridad del gobierno nacional con Medellín y Antioquia quedó aún más al descubierto cuando se inició la crisis del proyecto Hidroituango, cuando se pretendió lavar las manos al decir que el problema no había iniciado por el gobierno nacional, en una actitud desconcertante que demuestra una absoluta falta de humanismo ante la crisis padecida, que aún sigue esperando un desenlace en el que confiamos salir adelante ante los riesgos de vidas, ambientales y económicos.
  • Ante la problemática de la calidad del aire de Medellín, se ha rogado de todas las maneras posibles que se mejore la calidad de los combustibles por parte de Ecopetrol, ante la evasiva respuesta de la entidad. Los costos en calidad de vida y enfermedades que estamos padeciendo en la ciudad pagarían con creces la inversión que se hiciera para dicha mejora.  Urge trabajar en mejores estándares de manera inmediata para una ciudad que lo requiere a gritos.Urge trabajar en mejores estándares de manera inmediata para una ciudad que lo requiere a gritos. Clic para tuitear

Como se puede apreciar, los frentes de la desazón son amplios.  Son ocho años perdidos de ruegos de una ciudad que no se deja doblegar y a la que un gobierno nacional indolente le hizo el quite de todas las formas posibles.  Las silbatinas fueron más que merecidas.

No sobra finalizar manifestando mi convencimiento de que el nuevo gobierno en cabeza de Iván Duque saldará rápidamente esta deuda de ocho largos años.

 

Articulos Relacionados