¡A otro perro con ese hueso!

José Ignacio Lombana Sierra

¡A otro perro con ese hueso!

jilombana@gmail.com

¡A otro perro con ese hueso! Columna de José Ignacio Lombana Sierra Clic para tuitear

Son muchas las locuras que en nombre del amor se han cometido, y muchos más son los crímenes que en nombre de la paz se han perdonado. Sino, que nos pregunten a quienes padecimos los últimos 8 años de un gobierno ególatra y pusilánime. Y lo que nos falta, gracias a éste.

Pero todo tiene un límite, o debería tenerlo. Por eso los colombianos en su momento dijimos NO; pero claramente no importó. Y de todo nos tildaron a los que dijimos si a la paz, pero no así.

Con el sofístico argumento de que no habría impunidad para los crímenes atroces de las FARC, porque las “penas alternativas” se encargarían de castigar a los responsables de aquellos delitos o crímenes que por su naturaleza y entidad no son amnistiables o indultables, como por arte de magia se hizo una justicia a su medida. Esa entelequia llamada JEP.

No hay que ser abogado, ni mucho menos experto en Derecho Penal. Basta con saber leer y escribir, para darse cuenta de que el papel lo aguanta todo, como la retórica mamerta y la de las FARC.

No hay que ser abogado, ni mucho menos experto en Derecho Penal. Basta con saber leer y escribir, para darse cuenta de que el papel lo aguanta todo, como la retórica mamerta y la de las FARC Clic para tuitear

Como es ya costumbre de la Corte Constitucional en Colombia, ésta primero emite un comunicado de prensa con el sentido de las decisiones y luego, después de “medir” el nivel de aceptación de sus fallos,  deja conocer el contenido y detalle de la sentencia.

Así, hoy el país amanece con pederastas de primera y segunda categoría, o pedófilos buenos y malos, o menos malos.

Dentro de poco le saldremos a deber como mínimo una disculpa y una indemnización a los pobres y maltratados bandidos de las FARC, y ahora “honorables” parlamentarios, por habérsenos ocurrido osar asimilarlos siquiera con individuos como los tristemente célebres Garavito y Uribe Noguera, cuyos crímenes sexuales y de toda índole en contra de niños llevaron a que se endureciera el sistema penal en materia de delitos sexuales y de delitos en general cometidos en contra de menores para poder justamente castigar de manera ejemplar y severa estos comportamientos, lo que en el segundo de los casos ha llevado recientemente a la imposición de 58 años de prisión sin posibilidad alguna de beneficios, por una sola víctima.

Tengo claro que hasta la teoría del delito político tiene un límite, y no todo puede ser conexo con éste, para resultar por esta vía amnistiado.

No le bastó al señor Santos y sus esbirros legalizar la operación de lavado de activos más grande de la historia y del mundo, sino que debía garantizar la impunidad para los actos terroristas más deleznables conocidos en latino américa, los que en ninguna otra parte del mundo, salvo en Cuba y Venezuela, serían perdonables bajo ninguna circunstancia porque al rompe salta a la vista que nada tienen que ver con una confrontación bélica movida por propósitos políticos altruistas, sino que debía protegerse a ese ejército del pueblo, a esos pobrecillos Robin Hood que hicieron de las violaciones de niñas en masa y sistemáticas, de los abortos producidos de manera casi industrial, etc., una de sus mejores y más eficaces armas para sembrar el terror, el miedo, y someter a poblaciones enteras al parecer, o mejor al querer, de unos cabecillas guerrilleros mafiosos y enfermos por el dinero de la coca y el poder que les otorgaba.

Discúlpenme si mi capacidad intelectual no es de su nivel, pero es que no logro ver la diferencia entre la violación de una niña de 12 años por parte de un cabecilla guerrillero, de un paramilitar o de un delincuente común.

Discúlpenme si mi capacidad intelectual no es de su nivel, pero es que no logro ver la diferencia entre la violación de una niña de 12 años por parte de un cabecilla guerrillero, de un paramilitar o de un delincuente común. Clic para tuitear

Y no me vengan con argumentos de contexto, porque cuando hablamos de las FARC o de las AUC, así traten de enmarcar todo lo ocurrido en un conflicto armado no internacional, lo cierto es que las agresiones sexuales como método de guerra están proscritas desde todo punto de vista. Y cuando Ud. pretende que se le dispense la protección que el DIH otorga a los combatientes y no combatientes, lo mínimo que Ud. debe hacer es conceder a la población civil y al enemigo las mismas mínimas garantías que espera y reclama, pues se trata de obligaciones sinalagmáticas imperfectas.

No es admisible que vengan a decir que se pretendía cambiar el orden constitucional y legal en Colombia, disminuir la desigualdad y las brechas sociales, y reivindicar los derechos del pueblo, a través de la violación sistemática y embarazos forzados cunado no de abortos, de niñas de 12, 13, o 14 años o de menos edad, solamente para satisfacer la lívido de los abnegados combatientes del ejército del pueblo.

El señor Uribe Noguera pagará no menos de 58 años de prisión por un crimen, el de Y.Z., mientras que Timochenko, Iván Márquez, Pastor Alape, Romaña, el Paisa, y el innumerable listado de bandidos de las FARC y su secretariado, condenados o procesados en su momento por la justicia ordinaria por MILES de violaciones de niñas y niños,  se burlan de todos nosotros, porque, a través de penas alternativas, las que les permiten ocupar sus curules en el Congreso y disfrutar de las demás prebendas mientras las cumplen, debemos creeros el cuento de que por ello no hay impunidad.

Ningún crimen en contra de un niño puede ser tolerable desde ningún punto de vista, y no importa quién sea el responsable, de qué lado esté, debe ser sometido con todo el rigor de la ley del Estado. Por esto, hasta algunas de las voces más mamertas de este país y desde el Congreso han expresado su contrariedad por la reciente decisión de la Corte y las implicaciones que en este asunto tiene.

Ningún crimen en contra de un niño puede ser tolerable desde ningún punto de vista, y no importa quién sea el responsable, de qué lado esté, debe ser sometido con todo el rigor de la ley del Estado. Clic para tuitear

Lamentablemente creo que las buenas intenciones del presidente Duque, de proponer a través de sus Ministras el mismo día de su posesión un proyecto de Acto Legislativo encaminado a no garantizar impunidad en materia de delitos sexuales, resultará inane, porque a los bandidos de las FARC seguro les reconocerán el principio de favorabilidad, porque para la Corte Constitucional está conforme a nuestra Constitución y a los tratados internacionales, que se violen niños en nombre de la libertad y la democracia.

A otro perro con ese hueso de que no habrá impunidad, porque el Acuerdo de Paz previó que los delitos sexuales no serían amnistiables o indultables, y las penas alternativas castigarían de manera adecuada a los criminales de guerra y de lesa humanidad de las FARC.

 

 

 

Articulos Relacionados

El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras

Medio de comunicación y opinión alternativo

Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 428 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo