Aquel día 13

J. Sebastián Gutiérrez Herrán

Aquel día 13

@SebastianGutih1

Aquel día 13 Columna de J. Sebastián Gutiérrez Herrán. Clic para tuitear

Algunos tienen como ejercicio recordar fechas, números o días que simbólicamente tienen una asociación con un evento de carácter histórico (el popular un día como hoy) o simple dinámica misma de la realidad que juega a coincidir eventos y acciones humanas a determinadas fechas y números. El 13 de Agosto de 1999 fue asesinado en Bogotá el “humorista” Jaime garzón, en hechos confusos que aún hasta el día de hoy no arrojan resultados claros y concisos. Para muchos la cara de este personaje es familiar por su asociación ideológica en general con sectores de la izquierda o sencillamente por su corta capacidad de satisfacer su humor a un nivel intelectual, un personaje popular (populacho) que a mí forma de ver tenia similitudes escénicas de otro personaje como Don ramón (Ramón Valdez) con la diferencia de que Ramón Valdez si me hacia reír de niño.

Entrando en materia me permito aclarar que esto no es ni un homenaje ni una alegoría de ningún carácter (Humorístico, político, artístico, sociológico u antropológico) es más bien una extraña y ambigua parábola que encuentro con los sucesos ocurridos esta semana con el exdirector del DAS José Miguel Narváez Martínez. Retomando el caso de “aquel día 13” por el cual todos estos años bajo el manto de la justicia Colombiana han investigado a muchos personajes implicados supuestamente en dicho crimen, casos claros el del General Rito alejo del Río o el coronel Jorge Eliecer plazas.

Especulaciones de toda índole han surgido tras el magnicidio del “humorista”; algunas versiones apuntan también a que el siniestro fue cometido por el ELN, organización criminal y terrorista Clic para tuitear

Especulaciones de toda índole han surgido tras el magnicidio del “humorista”; algunas versiones apuntan también a que el siniestro fue cometido por el ELN, organización criminal y terrorista con la cual se asocia de igual forma el nombre de Jaime garzón, todo como resultado de un ajuste de cuentas entre la misma organización criminal. La versión jurídica e históricamente más clara hasta el momento por sus elementos probatorios es la de que fue Carlos Castaño Gil quien planeo el homicidio, versión que no deja muy satisfechos a los sectores que a favor del “humorista” gestan sus discursos políticos, a mí modo de ver no les interesa realmente quien o “por qué” fue el magnicidio como tal, sus fines y ansias son otras.

Si se observa detenidamente a la luz de las acciones y los números es muy “coincidencial” que este 13 de agosto de 2018 el exdirector del DAS José Miguel Narváez Martínez termine siendo procesado y penalizado por dicho magnicidio de connotaciones tan ambiguas y poco claras, al parecer para la justicia colombiana lo relevante no es aclarar la verdad de los hechos, sino más bien operar de manera vengativa metiendo a la cárcel a cualquier personaje el cual su nombre se asocie con la Derecha Colombiana; La estrecha línea entre el ejecutivo y el judicial es uno de los espectros y terrenos donde evidentemente la izquierda tomó fuerza y hasta el momento se ve enquistada en esas esferas institucionales, nadie sabe hasta cuándo se desarticulara ese aparato criminal que juzga y pena a quien se le dé la gana y no a la luz del Imperio de la Ley y la verdad.

Al parecer para la justicia colombiana lo relevante no es aclarar la verdad de los hechos, sino más bien operar de manera vengativa Clic para tuitear

 

¿Cuánto más tenemos que soportar esta justicia?

Articulos Relacionados