¡Botín de guerra para la JEP y la Comisión de la Verdad!

Jaime Ruiz

¡Botín de guerra  para la JEP y la Comisión de la Verdad!

@JARUBAZUL

¡Botín de guerra para la JEP y la Comisión de la Verdad!Columna de Brigadier General (RA) Jaime Ruiz Barrera Director Nacional de Acore Clic para tuitear

Al igual que la Comisión de la Verdad, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), a través de su Sala de Reconocimiento de Verdad, Responsabilidad y de Determinación  de hechos y conductas, mediante sorpresivo auto perentorio firmado por uno de sus magistrados (ex integrante de la  llamada Comisión Colombiana de Juristas), le exige al ministro de Defensa Nacional  poner a su disposición, en un término  de cinco (5) días hábiles, información generalizada y de carácter sensible sobre asuntos operacionales que comprometen la actuación del Ejercito Nacional durante los periodos comprendidos entre el año 2000 al 2010 y del 2010 al 2016.

Llama la atención que el primer lapso corresponde exactamente a los finales del gobierno del doctor Andrés Pastrana Arango y a todo el periodo ejercido por el doctor  Álvaro Uribe Vélez como presidente de la República.

Sobre estas insistentes peticiones, el alto mando militar se ha pronunciado en el sentido de hacer solamente entrega única y exclusiva de aquellos documentos  requeridos en concordancia con lo que la ley y la Constitución Nacional así lo establece. Esto quiere decir, que la información reservada que tenga relación  con aspectos sensibles de seguridad y defensa nacional, mantendrá su condición de carácter clasificada y por tanto, no podrá ser puesta a disposición de personas o entidades no autorizadas para su uso y conocimiento.

Los artilugios empleados para la obtención de esta información por parte del  sacerdote jesuita, presidente de la cuestionada Comisión de la Verdad, en estas circunstancias quedaron sin piso alguno como consecuencia de la reacción inmediata de muchos ciudadanos y periodistas de opinión  que se pronunciaron al respecto, rechazando sus monsergas e inexplicables pretensiones.

Tanto la Comisión de la Verdad como la mayoría de quienes integran la JEP, se constituyen en juez y parte en distintas actuaciones y procesos que se adelanten contra integrantes de la Fuerza Pública. Clic para tuitear

También se le ha criticado con ocasión de un video que se hizo público recientemente, en el cual da cuenta de su evidente compromiso y gran admiración por el autodenominado ELN, al afirmar categóricamente, entre otros conceptos que allí expresa, que el planteamiento de esta organización terrorista es  “muy de lo que en Colombia queremos”.

Como si fuera poco y con ocasión de estas réplicas y contra réplicas, han vuelto a aparecer varias publicaciones, donde en su condición de provincial  de  la Compañía de Jesús e integrante importante del Cinep (centro de investigación de esta congregación), entidad responsable de múltiples estudios y opiniones bastantes  sesgadas por sus narrativas tendenciosas sobre el conflicto colombiano, se le recuerda por sus actividades  en el Magdalena Medio, predicando la llamada Teología de la Liberación, plataforma ideológica utilizada por el ELN para justificar su accionar criminal bajo la supuesta  causa de la justicia social.

Por todo lo anterior, se ha originado un manto de duda y serios cuestionamientos contra esta Comisión y, ahora más que nunca, frente a la extraña coincidencia de formularse la misma petición por parte de la Sala de Reconocimiento  de Verdad de la JEP, lo cual se interpreta como una nueva agresión contra la Fuerza Pública y como habilidosa estrategia de la guerra jurídica de que viene siendo objeto desde la extrema izquierda radical. Es precisamente tal circunstancia, la que nos permite dilucidar, que los archivos clasificados del ministerio de Defensa Nacional se han convertido en una especia de  “botín de guerra” dentro de este conflicto.

Por consiguiente, la verdadera intención con tales pretensiones es suficientemente clara: deslegitimar nuestra institucionalidad democrática y a nuestras Fuerzas Armadas y, a la vez, legitimar las actuaciones de las Farc, organización que insistentemente se proclama como “víctima del establecimiento” y no como responsable de horrendos crímenes  de lesa humanidad. Entre otras cosas, vale la pena anotar que esta fue la razón de ser de la Comisión Histórica del Conflicto, creada vertiginosamente en la mesa de conversaciones de La Habana con el propósito de generar impunidad al terrorismo y justificar lo inaceptable como precio de esta falsa negociación de paz.

El alto mando militar se ha pronunciado en el sentido de hacer solamente entrega de aquellos documentos requeridos en concordancia con lo que la ley y la Constitución Nacional así lo establece. Clic para tuitear

Para terminar, debemos concluir y nuevamente afirmar que, tanto la Comisión de la Verdad como la mayoría de quienes integran la JEP, se constituyen en juez y parte en distintas actuaciones y procesos que se adelanten contra integrantes  de la Fuerza Pública, sin que hasta el momento se avizore un mínimo de garantías en cuanto a la idoneidad e imparcialidad.

Comillones:

El alto mando militar se ha pronunciado en el sentido de hacer solamente entrega única y exclusiva de aquellos documentos  requeridos en concordancia con lo que la ley y la Constitución Nacional así lo establece.

Tanto la Comisión de la Verdad como la mayoría de quienes integran la JEP, se constituyen en juez y parte en distintas actuaciones y procesos que se adelanten contra integrantes  de la Fuerza Pública.

Articulos Relacionados