Cadena perpetua: necesaria pero inútil

César Augusto Betancourt Restrepo

Cadena perpetua: necesaria pero inútil

@C88Caesar 

Cadena perpetua: necesaria pero inútil. Columna de César Augusto Betancourt Restrepo Clic para tuitear

Según Medicina Legal, en lo corrido del año van ya 17.000 menores de edad abusados sexualmente, y en el 2017 esa cifra llegó a los 24.000 casos, lo que hace más que entendible la petición de la sociedad de la existencia de la cadena perpetua.

A raíz de la cruel violación y asesinato de Génesis en Fundación (Magdalena), en el país se reavivó el debate sobre la cadena perpetua para criminales de esa calaña, la pregunta es ¿Eso sirve para algo?

Según Michelle Foucault, el castigo no puede verse como una venganza, sino que se justifica a partir de la defensa de la sociedad, y en su libro Vigilar y Castigar, señala 6 reglas básicas del castigo, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Regla de los efectos laterales: Los efectos más intensos no se deben producir en el culpable, sino en los que pudieran llegar a serlo.
  • Regla de la certidumbre absoluta: Debe tenerse una seguridad de que el delito va a ser castigado y no quedar impune. Por tanto, el aparato de justicia debe ir unido a un órgano de vigilancia: la policía y la justicia deben ir juntas.

Estos dos principios nos dicen básicamente que el Castigo cumple una labor disuasiva, es decir, que si la pena por la comisión de una falta grave logra asustar o evitar que otra persona incurra en la misma falta, pues se está haciendo el trabajo bien hecho, no obstante en Colombia la realidad es otra.

Todavía duele en la memoria el caso de Yuliana Andrea Samboní, quien fuera violada, torturada y asesinada por Rafael Uribe Noguera, quien terminó siendo condenado a 58 años de prisión por haber cometido un hecho tan aberrante. Esa condena es prácticamente una cadena perpetua, no obstante el concepto mismo trae consigo una carga simbólica mucho más fuerte, por lo que puede cumplir la labor disuasiva de la que hablaba Foucault, pero el hecho de que exista, se promulgue y se cumpla, por sí sola no va a cambiar nada.

Acorde con Medicina Legal en lo corrido del año van ya 17.000 menores de edad abusados sexualmente, y en el 2017 esa cifra llegó a los 24.000 casos ¿Qué estamos haciendo mal?

Acorde con Medicina Legal en lo corrido del año van ya 17.000 menores de edad abusados sexualmente, y en el 2017 esa cifra llegó a los 24.000 casos ¿Qué estamos haciendo mal? Clic para tuitear

Para empezar a desglosar este tema tan complejo, es primordial empezar a entender algunos conceptos como la pedofilia y la pederastia.

La pedofilia es un trastorno de la inclinación sexual caracterizada por fantasía de un adulto hacia un menor de edad, pero los pederastas son los que llevan a la realidad dicha fantasía, es decir, quienes terminan accediendo a niños o niñas para su satisfacción personal.

Ahora bien ¿Cuáles son los rasgos psicológicos de un pederasta? Normalmente hay dos cuadros que se ajustan a la descripción de un violador de menores, y son el Trastorno Antisocial de la Personalidad y la Psicopatía.

Ambos trastornos mentales tienen un cuadro similar, en cuanto a que las personas que padecen ambas enfermedades mentales (no quiere decir que no sean conscientes de sus actos) presentan los siguientes rasgos.

  • Les gusta desafiar la autoridad.
  • No sienten compasión por la víctima.
  • No sienten culpa.
  • Con su acto buscan la satisfacción personal, sentir control, hacer daño (posible tortura), y normalmente matan a sus víctimas.

No obstante estas similitudes, es menester decir que un antisocial puede sentir miedo al castigo, mientras un psicópata no, por lo que una eventual Cadena Perpetua podría tener algún efecto sobre los primeros, pero poco o nada sobre los segundos.

Bajo este panorama, la pregunta es entonces ¿Qué hacer? ¿Cómo identificar a los pedófilos y posibles pederastas? ¿Cómo disuadirlos de cometer su aberración?

Según el psicólogo criminalista Camilo Betancourt, hay dos formas de identificar a las personas que tienen estos trastornos, y es mediante la creación de perfiles criminales, tal cual hace el FBI en Estados Unidos, con el fin de informar a la comunidad cómo distinguir ciertos rasgos que indiquen que podemos estar lidiando con un pedófilo o pederasta. Esto obviamente acompañado de la eficacia de la justicia. Hay que decir que en Colombia ni lo uno, ni lo otro.

Sin embargo, al momento de disuadir a un enfermo de estos, la verdad es que no hay mucho por hacer, ya que, como hemos dicho antes, tan solo el antisocial puede llegar a sentir miedo al castigo, no obstante es altamente probable que lo cometa, mientras que un psicópata no tendrá razón para contenerse. En este sentido, la cadena perpetua es inútil, aunque reitero que su labor simbólica es necesaria.

Tras abordar esto, no queda sino hacer propuestas:

  1. Elaborar una política pública de salud mental de los colombianos.
  2. Que la Fiscalía haga perfiles criminales de pedófilos y pederastas para educar a la comunidad a identificar a posibles agresores.
  3. Que anualmente en colegios, universidades y EPS’s se hagan test obligatorios para identificar trastornos antisociales de la conducta, trastornos parafílicos, pedófilos y de la personalidad, con el fin, no de judicializar, sino de hacer un acompañamiento a las personas que pudieras sufrir estas enfermedades, y así evitar que cometan el crimen.
  4. Crear un programa que busque generar consciencia entre los pedófilos para hacerlos conscientes de su parafilia y tomar medidas para evitar la comisión de un eventual crimen.

En conclusión, en sí la Cadena Perpetua es inútil ya que no disuade per se al posible criminal, pero es necesaria en la media en que le manda un claro mensaje simbólico de repulsa sobre el hecho a la sociedad y al mundo.

En conclusión, en sí la Cadena Perpetua es inútil ya que no disuade per se al posible criminal, pero es necesaria en la media en que le manda un claro mensaje simbólico de repulsa sobre el hecho a la sociedad y al mundo. Clic para tuitear

Finalmente deseo hacer una reflexión: ¿Será que la cárcel el sí misma disuade a un posible infractor de la ley? ¿No será que en vez de alargar la estadía en la cárcel, se debe aplicar a un castigo mucho más severo que sea realmente disuasivo? (Sí, ya sé que los “Defensores de Derechos Humanos” saltaron en una pestaña y están ad portas de rasgarse las vestiduras), ¿no será que la cárcel ya no es un verdadero castigo y que debemos buscar una forma más contundente y ejemplar de castigar?

PD: Es curioso y doloroso ver que mientras con algunos pederastas pedimos cadenas perpetuas, a otros los hagamos Congresistas.

 

Articulos Relacionados