Coimas decentes

J. Sebastián Gutiérrez Herrán

Coimas decentes

@SebastianGutih1 

Coimas decentes columna de J. Sebastián Gutiérrez Herrán Clic para tuitear

Es común encontrar en Países como el nuestro fenómenos de corrupción camuflada entre sectores políticos que se autodenominan “progresistas” o “decentes”, escudando y mimetizando una verdadera naturaleza más cercana a la corrupción contra la que dicen luchar; Un sofisma total que se creen unos pocos.

Se reniega entonces cuando dichos sectores no están en el ejercicio máximo del poder, se hace una oposición distorsionada y un claro juicio a los que si se encuentran en el ejercicio pleno del poder, es el viejo método de confunde y reinaras, esa manera tan particular de estas gentes de tratar de llenar una silla vacía, existiendo de la manera más burda, simplemente llenando unos vacíos que creen poder sustentar en el ejercicio máximo del poder político cuando no se tiene.

 

Se reniega entonces cuando dichos sectores no están en el ejercicio máximo del poder, se hace una oposición distorsionada y un claro juicio a los que si se encuentran en el ejercicio pleno del poder Clic para tuitear

Del juicio a los hechos.

Como ya he planteado anteriormente de manera explícita, algunos sectores en el ámbito político de una nación como la nuestra, dan juicios de valor deliberadamente no sólo contra los representantes políticos de quienes ejercen el poder en plenitud (Senadores, Ministros, presidente) sino que también a la ciudadanía la cual apoya esos representantes legalmente consolidados, siendo así un asunto meramente de retórica o de crítica política que no avanza a otras instancias y que a mí modo de ver no nutre la lógica democrática de una manera fortuita.

Palabra tras palabra, crítica tras crítica el discurso se va quedando corto ante hechos o acciones que pudiesen demoras y sustentar sus tesis. Caso contrario y surgido de esa misma dinámica y lógica a la cual apelas estos sectores mencionados, nace el “efecto colateral”, situación donde se pasa de juzgar a ser juzgado.

De los hechos al juicio.

Pasa pues en el ejercicio de la democracia y los poderes el fenómeno contradictorio de que por juzgar sin argumentos claros y tajantes, se pase a ser juzgado bajo la misma lupa, como dicen en la jerga popular “ se va por lana y resulta trasquilado”; todo este asunto que he mencionado en estas letras anteriormente no trae más que por contextualizar de manera un tanto jocosa el caso particular que desenmascara el abogado y artista Abelardo de la Espriella, en contra del líder actual máximo y faro de la moral “decente” del país Gustavo Petro. Todo esto enmarcado en un contexto plagado por corrupción como los múltiples casos “Odebrecht” (que también salpica a personajes como Juan Manuel Santos) y que aún no se destapa por completo esa enorme olla podrida.

Todo esto enmarcado en un contexto plagado por corrupción como los múltiples casos “Odebrecht” (que también salpica a personajes como Juan Manuel Santos) y que aún no se destapa por completo . Clic para tuitear

Conjetura Final: Todo lo suscitado esta semana en el ámbito político y jurídico, no es más que el comienzo de un final que ya con anticipación se preveía de todo un andamiaje nefasto de corrupción y delitos de la misma naturaleza, como coimas, dádivas, y hasta asesinatos que empañan dicho andamiaje nefasto, estamos ante una verdadera bomba de tiempo que muy pronto va estar y que va cortar muchas cabezas de los más “decentes” políticos y figuras públicas que dicen luchar contra la corrupción, vaya contradicción!

Articulos Relacionados

Acerca de J Sebastian Gutierrez Herran 4 Articles
Antropólogo y coaching en Trabajador Social empresarial, me gusta el servicio a la gente para mejorar sus situaciones laborales y socio afectivas. (experiencia laboral de 3 años en instituciones privadas) Intereses académicos Historia, filosofía política, Derecho y sociología.