¡Como Escipión!

Jaime Hernández

¡Como Escipión!

@JimHernandezG

¡Como Escipión! Columna de Jaime Hernández Clic para tuitear

“Mi Patria desagradecido no merece que mis restos reposen en ella.” La sentencia es de Escipión el Africano, el célebre general romano, héroe de la segunda guerra Púnica. Que tuvo lugar entre la potencia del Mediterráneo, Cartago y Roma, que para entonces estaba en camino de constituirse en poder hegemónico en ese histórico mar, pero todavía no lo era.

En la hora más aciaga de Roma, el genio militar cartaginés, Aníbal, invadió la península italiana derrotó una y otra vez a los ejércitos romanos y estuvo a punto de tomarse la ciudad. Sólo su inexplicable indecisión lo impidió. El General al que Roma acudió y que derrotó a Aníbal fue Escipión, llamado honoríficamente el Africano por el gran servicio prestado a Roma.

Años después fue víctima de una acusación, y perseguido y decepcionado se retiró de Roma. La decepción con sus conciudadanos, que tanto le debían, lo condujo a pronunciar la frase que encabeza este artículo.

Si bien, los hechos son otros, las circunstancias similares invitan a tomar la frase del héroe romano, ante la injusta persecución que por tantos años ha sufrido el expresidente Álvaro Uribe.

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de Colombia de llamarlo a indagatoria sin haberlo escuchado es una más en la larga cadena de episodios contra el expresidente. Esa decisión deja abierta la puerta a la sospecha sobre el verdadero origen de la medida y sobre la motivación de la misma. Todas las circunstancias que rodean el caso hacen inevitable esta apreciación.

Esa decisión deja abierta la puerta a la sospecha sobre el verdadero origen de la medida y sobre la motivación de la misma. Todas las circunstancias que rodean el caso hacen inevitable esta apreciación. Clic para tuitear

Los antecedentes del testigo, el autor de las frecuentes visitas a las cárceles y al testigo, y supuesto blanco de los “falsos testigos” que se le endilgan al expresidente,

la proximidad del nuevo gobierno, los insistentes rumores que advertían que se estaba preparando la medida, y hasta la versión del Senador José Obdulio Gaviria, que informó sobre un supuesto comentario del Magistrado Barceló en estado de embriaguez anunciando la proximidad de la fecha en que se iba a tomar la medida.

Todo en la actuación de los jueces del más alto Tribunal de Justicia del país queda revestido de un velo de duda. Pero, obviando todas ésas situaciones, judiciales unas y extrajudiciales otras, lo que sí podemos decir, con pena, es que no haya un colombiano que haya sido más maltratado que el expresidente Uribe; y que así mismo no hay uno que en el momento más difícil de nuestra Democracia haya enfrentado con tanta resolución la amenaza y la haya derrotado. Pero que, además haya encausado las fuerzas del país en dirección del desarrollo, que haya recuperado la confianza y credibilidad de los ciudadanos; que redujo los marcadores negativos y entregó el país con unos indicadores positivos en todos los campos.

Pues bien, esa nación que progresa, o una parte de ella, ha protagonizado una feroz persecución contra Uribe. Y por los antecedentes y las circunstancias en que se produjo la medida cabe dudarse los elementos de prueba en que se apoyó el juez.

Pues bien, esa nación que progresa, o una parte de ella, ha protagonizado una feroz persecución contra Uribe. Clic para tuitear

Por tal razón traigo la cita histórica de Escipión, porque conmueve su historia, y perfectamente podría ser aplicable, Dios quiera que no, al expresidente Uribe.

Articulos Relacionados

El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras

Medio de comunicación y opinión alternativo

Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 428 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo