Duque y La Guajira Columna de Miller Soto @millersoto

Miller Soto

Miller Soto Columnista

Duque y La Guajira

@millersoto

El pasado 14 de mayo tuve la oportunidad de acompañar al candidato Iván Duque en su afortunado y entusiasta recorrido por La Guajira. Por razones de agenda, las reuniones se celebraron en San Juán, Uribia, Maicao y Riohacha. Puntos estratégicos que permitieron la concurrencia de simpatizantes de todos los municipios del departamento. ¡Fue fantástico!

La Guajira tiene con Iván Duque una oportunidad inmejorable. Oportunidad que ha tenido escasas veces en su historia. Nunca antes un candidato con la segura posibilidad de ser elegido próximo Presidente de Colombia, había hablado a los guajiros con la franqueza de hombre serio e íntegro con la que Iván Duque nos habló.

Proponer solución definitiva al problema del agua, terminar las obras para que la represa del Ranchería opere según su diseño inicial, convertir a La Guajira en una potencia turística y devolvernos el 50% de las regalías que nos fueron arrebatadas, son, sin lugar a dudas, buena parte de la gran solución que La Guajira anhela. Recibir estas promesas por parte de alguien con su talante, es una garantía de tremendo valor.

Convertir a La Guajira en una potencia turística y devolvernos el 50% de las regalías que nos fueron arrebatadas, son, sin lugar a dudas, buena parte de la gran solución que La Guajira anhela. Clic para tuitear

Iván Duque, es un hombre de palabra, un político serio que honrará sus compromisos; pero, fundamentalmente, Iván Duque, lo ha confesado en confianza: ama a La Guajira. La conoció de la mano de su padre cuando era un niño de nueve años. Las imágenes de esa visita le han acompañado desde entonces. Dibuja en escenas del recuerdo esa acuarela de bellísimos y exóticos paisajes.

La aridez del pedazo de tierra que se interna en el mar para identificar la geografía de la Patria, los rostros misteriosos de la etnia que mezcla en su semblante el dolor, la resignación y la esperanza. Esas imágenes le han conmovido muchas veces. Además, su condición personal se identifica plenamente con la idiosincrasia del guajiro. Como nosotros, ama y disfruta nuestra música, nuestros versos y cantos. Posee la espontaneidad y la sinceridad del hombre Caribe. Iván Duque tiene absoluta empatía con los guajiros. Nos valora y nos quiere.

La verdad, no sería entendible ni acertado que los guajiros desaprovechemos esta oportunidad única que nos brinda el proyecto “Duque Presidente”. Votar por candidatos perdedores porque lo piden quienes deben pagar favores particulares, es un acto de insensatez. Votar por perdedores porque hay presión o temor a represalias legales si no se apoya a determinado candidato, es hacerle juego al miedo.

El imperio de la ley adquiere grandeza cuando quien pretende utilizarlo con propósitos ulteriores no logra intimidarnos. Duque es la esperanza a la que los guajiros debemos aferrarnos. Los otros candidatos, o no conocen La Guajira, o no se han comprometido con la satisfacción de nuestras necesidades, o cuando han ejercido posiciones de poder desde donde pudieron ayudarnos, no lo hicieron como se debe. Nos queda, entonces, Iván Duque como única opción. Yo creo, confío y espero, que la reingienería socio-económica para salvar a La Guajira se inicie de verdad en el Gobierno Duque. Dios ilumine a los guajiros para elegir bien.

Articulos Relacionados