El fin de todas las guerras

Mauricio Caicedo Aristizábal.

El fin de todas las guerras

@Conservador29

El fin de todas las guerras Columna de Mauricio Caicedo Clic para tuitear

Este pasado domingo 11 de noviembre del 2018, se conmemoró el centenario del Armisticio de Compiègne, un tratado firmado entre los Aliados y el Imperio Alemán con el fin de terminar las hostilidades de la Primera Guerra Mundial.

Esta guerra fue el acontecimiento que realmente abrió el siglo XX, este conflicto cambió el mundo para siempre. ¿Cómo fue? y ¿Qué ocurrió?

La Primera Guerra Mundial cambió la faz del planeta como ninguna otra lo había hecho antes, la guerra se hizo letalmente industrial, el mundo pasó del caballo al motor, la aviación se apoderó del cielo y la tecnología estalló. Con estos cambios nacería el siglo XX.

Hubo una Primera Guerra Mundial fundamentalmente porque las grandes potencias europeas en su disputa por la hegemonía; habían alcanzado un punto de tensión sin retorno, Inglaterra y Francia querían consolidar sus dominios coloniales, Alemania rival en el continente europeo quería a su vez participar en el reparto, Austria pretendía mantener su antiguo imperio en el centro de Europa y Rusia tenía la ambición de extender su influencia hasta el sur de los Balcanes.

Así se encontraron frente a frente dos grandes sistemas de alianzas, a un lado la Triple Entente, conformada por Inglaterra, Francia y Rusia y al otro lado la triple alianza del Imperio Austrohúngaro, Alemania e Italia que pronto cambiaría de bando, y sería reemplazada por el Imperio Otomano. Estas alianzas se concibieron en principio para lo contrario; para mantener el balance de poder, conservar el statu quo y así evitar la guerra.

El 28 de junio de 1914, en Sarajevo se presentó el asesinato al heredero del trono austriaco el archiduque Francisco Fernando de Austria y a su esposa Sofía Chotek, perpetrado por parte del nacionalista serbio Gavrilo Princip.

El 28 de junio de 1914, en Sarajevo se presentó el asesinato al heredero del trono austriaco el archiduque Francisco Fernando de Austria y a su esposa Sofía Chotek, perpetrado por parte del nacionalista serbio Gavrilo Princip. Clic para tuitear

Las alianzas se activaron con un desencadenamiento “efecto domino”. Austria le declaró la guerra a Serbia, Rusia en apoyo a Serbia le declaró la guerra a Austria, Alemania quedaba obligada a defender a Austria y enfrentarse a Rusia; Francia aliada de Rusia empezó una movilización militar para enfrentar a Alemania y Alemania por su parte decidió invadir a Francia.

Nadie pensaba en 1914 que este conflicto sería tan devastador, que duraría más de cuatro años, ocasionaría millones de muertes y que adquiriría un carácter mundial.  Se pensaba que iba a ser una guerra de menos envergadura, como lo había sido la Franco-Prusiana, el problema fue que la tecnología militar había avanzado mucho desde 1870 y los diferentes ejércitos llevaban un largo proceso de acumulación de recursos bélicos durante casi 45 años.

El 5 de agosto de 1914 comenzaría aquella guerra que cambió para siempre la geopolítica en el planeta. Este conflicto se peleó con tácticas militares parecidas a las guerras napoleónicas, pero con una tecnología bélica de ametralladoras, artillería y demás armas militares que correspondían al siglo XX. La ametralladora convertiría los campos de batalla en sitios de exterminio masivo, donde como dirían los diarios ingleses existía el “minuto loco” esto significaba que, en un solo minuto de un ataque frontal a una trinchera, podían morir miles de personas.

Los que realmente empiezan la guerra son los austriacos y los rusos, pues ellos tenían un interés de adquirir hegemonía en los Balcanes y por este hecho empiezan una guerra regional en esta zona, pero para poderse imponer en el conflicto; cada uno llama a sus respectivos aliados activando el mecanismo de alianzas, desembocando en una gran guerra europea.

Otro hecho que hizo posible este macabro conflicto fue la salida de la escena política en Alemania de Otto von Bismarck en 1891, este era un estadista y político alemán, artífice de la unificación alemana y una de las figuras clave de las relaciones internacionales durante la segunda mitad del siglo XIX, él llevaba una política de apaciguamiento con las potencias europeas para conservar la recién conquistada unidad Alemana; este fue un factor decisivo en evitar un conflicto europeo durante un poco más de cuarenta años.  Esto cambiaría con la llegada de Guillermo II de Alemania al poder.

Guillermo hace una política a la que le llama “de un lugar bajo el sol” y esta política reconoce que Alemania ha llegado tarde al imperialismo colonial y quiere su justa participación en este sistema, pero se encuentra con la resistencia de Francia e Inglaterra, a quienes no les convenía que Alemania se convirtiera en un poder colonial.  Como Guillermo II no le rendía la misma pleitesía a los rusos que Bismarck, estos empiezan a girar hacía la órbita de la política exterior francesa, a cambio de dineros que esta le daba para modernizar a Rusia. Como consecuencia de esto se da una alianza militar entre ambas.

En esa dinámica de buques que van y vienen a las islas británicas provenientes de Estados Unidos, llevando armas en violación de su estatus de neutralidad; los alemanes hunden el barco Lusitania el 7 de mayo de 1915 y esto fue uno de los factores fundamentales que justificaron la entrada de los Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial.

En abril  de 1917 Estados Unidos entra a la guerra por motivos muy diferentes al de sistema de alianzas, estos motivos fueron económicos y sentimentales con Inglaterra, esto transformó lo que hasta entonces había sido un conflicto inminentemente europeo, en una guerra mundial.

Existe la idea más o menos generalizada que la culpa de la guerra la tuvo Alemania. Pero realmente esto se debe más a la propaganda de guerra de los vencedores que a la realidad de los hechos.

Existe la idea más o menos generalizada que la culpa de la guerra la tuvo Alemania. Pero realmente esto se debe más a la propaganda de guerra de los vencedores que a la realidad de los hechos. Clic para tuitear

Alemania le dio un cheque en blanco a Austria, dándole garantías absolutas de respaldo en cualquier situación bélica. De la misma manera los franceses le habían brindado su total apoyo militar a Rusia en caso de que esta entrara en guerra.  Se dice que un error fundamental de la diplomacia alemana fue permitir que Francia se pusiera en las manos de Rusia.

Esta guerra inauguró el siglo más sangriento de toda la historia de la humanidad; durante el transcurso de la guerra morirían aproximadamente veinte millones de personas.

El presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson acuñó la siguiente frase  “esta guerra sería la guerra que terminaría todas las guerras” y luego comentaría que la victoria haría del mundo un lugar seguro para la democracia,  pero una paz mal negociada en el Salón de los espejos del Palacio de Versalles el 28 de junio de 1919 conocido como el Tratado de Versalles, impuso de una manera vengativa el desarme casi total del ejército alemán, la entrega de los territorios conquistados y unas reparaciones económicas que arruinarían a la sociedad alemana y ocasionarían a esta Nación en la década de los 20´s uno de los peores fenómenos hiperinflacionarios en los anales de la humanidad.  Todo esto desembocaría en la Segunda Guerra Mundial que ocasionaría más de 50 millones de muertes.

Pues como demuestra el tratado de Versalles una paz mal negociada, conduce irremediablemente a una guerra peor que a la que supuestamente se le puso fin. Clic para tuitear

Este hecho guarda un siniestro paralelo con los acontecimientos que estamos viviendo actualmente en Colombia, pues somos un país en llamas donde la debilidad del gobierno y el vandalismo disfrazado de protesta, perturban el orden público de nuestra Nación; pues como demuestra el tratado de Versalles una paz mal negociada, conduce irremediablemente a una guerra peor que a la que supuestamente se le puso fin.

Articulos Relacionados