El rumbo al socialismo

ROXANA DA SILVA

El rumbo al socialismo

@DaSilvaRoxy 

El rumbo al socialismo. Columna de Roxana Da Silva Clic para tuitear

Eran las tres de la tarde, después de varias horas debajo del inclemente sol en el este de Caracas, fila de dos cuadras que avanzaba lentamente, la espera se hace eterna sin haber probado bocado ni calmado la sed. En las afueras del supermercado decenas de personas esperaban turno para comprar un cartón de huevos.

 Vestía camisa negra con estampado y jeans, en su mano derecha cargaba una bolsa grande de tela color verde. Piel morena, ojos café, cabello canoso amarrado con una coleta, delgada, baja estatura y apariencia de unos 60 años. “Yo no sé si esto es socialismo, comunismo o lo que sea. Lo que yo sé es que estoy pasando demasiada hambre y a mí ningún gobierno me da de comer”, dijo la mujer que conversaba sobre política con el hombre que le seguía.

Esta situación me llevó a recordar a esa ciudadanía que hace 20 años celebraba la llegada de Chávez al poder. Los inicios de quien brilló en el firmamento de la izquierda, a quien muchos líderes y empresarios adularon, el creador del socialismo del siglo XXI. La revolución comunista que ahora no tiene ni un dólar para funcionar. El chavismo perdió toda capacidad, tanto así que en Miraflores desde hace rato ya no existe gobierno.

El chavismo perdió toda capacidad, tanto así que en Miraflores desde hace rato ya no existe gobierno. Clic para tuitear

Chávez ganó su primera elección debido a las diferencias en el liderazgo opositor, cuyos recursos durante las campañas electorales fueron destinados a destruirse entre sí y acabar con la imagen de los principales partidos tradicionales. Esto permitió que, hundiéndose los líderes políticos de siempre, Chávez salió beneficiado realizando apenas campaña. Además, después del fallido golpe de Estado en 1992 los medios de comunicación entre titulares y notas hicieron eco a la popularidad del “líder golpista” sumado a la esperanza popular de un cambio en la política.

Una vez que llegó al poder en 1999 comenzó a implementar lo que él calificó como socialismo del siglo XXI. El camino sería largo, en principio le bastaba un periodo de 5 años, conforme pasó el tiempo aumentó a 20 años, después a 30 e incluso llegó a decir que su modelo sería hasta el “dos mil siempre”. Es decir, pretendía permanecer eternamente en el poder continuando en su lucha por llevar al país al socialismo.

Chávez se declaró marxista, un día hablaba de lo malo que era ser rico y al día siguiente aparecían sus familiares con relojes, celulares y vestimentas de costosas marcas. Nunca explicó exactamente en qué se basaba su revolución y, a pesar de fomentar el socialismo siempre estuvo rodeado de funcionarios que se aprovecharon del poder para disfrutar de una vida llena de comodidades gratuitas.

La carta de presentación y el principal motivo de orgullo del fallecido Hugo Chávez fue pretender haber sacado de la pobreza a los venezolanos. Mentira. Actualmente, el 87% de los venezolanos vive en pobreza y el 61% en pobreza extrema, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi).

La carta de presentación y el principal motivo de orgullo del fallecido Hugo Chávez fue pretender haber sacado de la pobreza a los venezolanos. Mentira. Clic para tuitear

Lo contradictorio es que mientras más lejos están de desarrollar la prosperidad que prometieron mayor es la insistencia con la propaganda que asegura reiteradas veces que lo han logrado.

Venezuela se encuentra en el pozo profundo latinoamericano debido al desastre que ocurrió durante sus años de mayor riqueza. Su socialismo del siglo XXI, la obsesión con mantener una ideología insostenible y la manera impredecible  de tomar decisiones. Son los mejores destruyendo, y los peores construyendo.

Chávez en el año 2009 aseguraba: “Ese es el camino, yo no tengo la menor duda”, sobre el socialismo y, sin duda, es el camino para generar dependencia y control en la ciudadanía. De seguir este camino, el único destino es destruir una nación.

Hugo Chávez configuró la destrucción de Venezuela. ¿El resultado? Nicolás Maduro. Porque un país que no tiene ahorros, con servicios públicos colapsados y destrozado en la explotación de sus recursos no puede asumir ninguna eventualidad. El régimen ni siquiera sabe avanzar con un sistema que requiere hacer creer que funciona cuando en realidad arruina al ciudadano.

Arruinaron al país en todas sus dimensiones. Parte de la culpa es de quienes en su momento celebraban y defendían al chavismo, aquellos que lo apoyaron, disfrutaron y mantuvieron en el poder. Tanto funcionarios públicos -muchos cuidando sus espaldas ahora en el exilio-, como líderes de la región y el mundo que tendieron su mano, aquellos crédulos que le votaron una y otra vez, los que esperaban su recompensa a cambio de soporte y los ciudadanos que se acostumbraron y jamás levantaron sus voz ante la tragedia.

Arruinaron al país en todas sus dimensiones. Parte de la culpa es de quienes en su momento celebraban y defendían al chavismo, aquellos que lo apoyaron, disfrutaron y mantuvieron en el poder. Clic para tuitear

Hoy abunda la tristeza, agonía y desesperación en las filas a las afueras de los mercados, en la soledad de un comercio con anaqueles vacíos, en las aulas sin estudiantes, en el aeropuerto y las despedidas, en cada empresa que baja definitivamente su santamaría, en las despensas vacías de un hogar, en los bolsillos y billeteras que ya no guardan efectivo.

Chávez murió mientras todavía se construía la vía venezolana al socialismo. Incluso, según Maduro todo lo que sucede ahora en Venezuela es siguiendo el rumbo hacia el socialismo. ¿Cuánto tiempo más hace falta? Hasta alcanzar la desaparición total del país, para ese momento podrán asegurar que en Venezuela se logró su esperada “victoria del socialismo”.

Una calamidad de la que no debería ser víctima ninguna otra nación.

Articulos Relacionados