Incoherencia en Piedra Columna de Gabriel Velasco Ocampo @gabrieljvelasco

Gabriel Velasco Ocampo

Incoherencia en Piedra

@gabrieljvelasco

A mi no me asombró ver a Antanas Mockus y a Claudia López diciendo que van a votar por Gustavo Petro. La intuición desde hace unos días me decía que no eran tan “de centro” como se las daban. En los corrillos ya presagiaban que su postura era hacia la izquierda, pero que se paraban en “el centro” por conveniencia política.

Los que sí deben estar atónitos son un buen número de los cuatro millones y medio de votantes que confiaron en ellos. Estos “adalides” de la transparencia y la coherencia en Colombia dieron una acrobática voltereta; a la usanza de los gamonales y caciques clientelistas que ferozmente critican. No les importó que hasta hace unos pocos días rodaban videos donde Claudia López cuestionaba y criticaba con toda al candidato de la “Colombia Humana”. Tampoco; que el profesor Mockus hubiese manifestado que NO le gustaba Gustavo Petro por su NO respeto a la ley. ¡Qué coherencia!

Estos “adalides” de la transparencia y la coherencia en Colombia dieron una acrobática voltereta; a la usanza de los gamonales y caciques clientelistas que ferozmente critican. Clic para tuitear

Por ello es pertinente preguntarnos: ¿No será más bien que esto fue un simple cálculo político? ¿Una máscara que encubría un mero interés electorero? ¿No será más bien que llegaron a un acuerdo para un futuro respaldo de Petro a la aspiración que ellos tienen para la Alcaldía de Bogotá?

Hablar de coherencia es muy fácil. Lo verdaderamente complejo es sistemáticamente actuar bajo su reflejo. Qué contradictorio es que se vocifere con tanta vehemencia una postura y que al fin y al cabo… Mucho tilín tilín y nada de paletas.

Lo que sí ha generado mucha preocupación, es que este par de líderes decidieran votar por Petro, a pesar de la desconfianza que le tienen. Ya mencionamos que públicamente lo decían. Lo que es difícil de explicar es que ellos hayan tenido que firmar con él en “piedra” 12 compromisos; que hoy ya están dentro del marco de la Constitución y las leyes colombianas, y que todos estamos obligados a cumplir. ¿Es esto coherente? ¿Si esto ya esta dentro del ordenamiento jurídico colombiano para qué comprometerlo? ¿Desconfían? ¿Será que tienen miedo que el señor Petro se vaya a pasar por la faja el Estado de derecho? ¿Será que no le creen al Dr. Gustavo cuando dice que NO va a convocar una constituyente? ¿Será que no le creen que NO va a expropiar? ¿Será que NO le creen cuando él dice que va a impulsar la iniciativa privada?

Si tanto desconfían sus nuevos mejores amigos que lo ponen a firmar en piedra principios elementales, qué podemos pensar el resto de los colombianos que no olvidamos su incapacidad para gobernar la capital y sus diatribas sobre la lucha de clases.

Sin duda alguna, tener que firmar estos compromisos en piedra es una muestra de la desconfianza y temor que le genera a ellos la candidatura de la “Colombia Humana”. Y si no, ¿por qué se aseguran en mármol? ¿Por qué a pesar de su profunda desconfianza lo hacen? Averígüelo Vargas. Esperemos. Tal vez nos demos cuenta con las alianzas que se den para las regionales del 2019. Parece que para los “adalides” de la coherencia y la trasparencia, el todo vale, también es una herramienta política y la disfrazan con los 12 Petromadamientos.

En el entre tanto, yo si NO le creo nada al hombre, así me lo firme en piedra. ¿Acaso no lo hizo ya Santos? ¿Acaso no lo hizo Chávez y otros que se mimetizaron de moderados y de demócratas como fachada para lograr convertirse en “líderes” autoritarios? Parémosle-Bolas a lo que he venido escribiendo en este blog. Aunque el mono se vista de seda, LOBO se queda. Perdón, mono se queda.

Nada más contradictorio que ver a Gustavo Petro, un vanidoso y rencoroso líder populista, apelando al acuerdo sobre lo fundamental que impulsaba un conservador íntegro y sabio como Álvaro Gómez Clic para tuitear

Nada más contradictorio que ver a Gustavo Petro, un vanidoso y rencoroso líder populista, apelando al acuerdo sobre lo fundamental que impulsaba un conservador íntegro y sabio como Álvaro Gómez. Piruetas ideológicas que lanzan al ruedo para confundir y reinar.

No tengamos la menor duda que Gustavo Petro encarna al populismo de izquierda radical que tanto daño, miseria y hambre ha traído a Latinoamérica.

Esto NO es lo que quiero para mi Colombia.

 

Articulos Relacionados