La Luz del congreso norteamericano, la oscuridad de la institucionalidad Colombiana.

J. Sebastián Gutiérrez Herrán

La Luz del congreso norteamericano, la oscuridad de la institucionalidad Colombiana.

@SebastianGutih1 

La Luz del congreso norteamericano, la oscuridad de la institucionalidad Colombiana. Columna de J. Sebastián Gutiérrez Herrán Clic para tuitear

Es muy común escuchar las personas decir que las comparaciones son odiosas, que está mal hacerlas, pero vaya que disfrutamos y no es en tan mala instancia de vez en cuando realizar una que otra comparación, que a mí modo de ver son necesarias.

Este 6 de noviembre vimos unas elecciones de Senado y cámara en los Estados Unidos que afianzan la dinámica de la administración Trump, y que en términos generales avalan su proyecto de Estado-Nación, los ciudadanos norteamericanos con su voto representan de una u otra manera esa fe ante ese gobierno. Eso sucede cuando un modelo de Estado y sus instituciones democráticas se ven ampliamente fortalecidas, hay confianza de la ciudadanía por construir dicho Estado bajó ese modelo.

Eso sucede cuando un modelo de Estado y sus instituciones democráticas se ven ampliamente fortalecidas, hay confianza de la ciudadanía por construir dicho Estado bajó ese modelo. Clic para tuitear

Caso contrario vemos en nuestro amado país del sagrado corazón que marcha más por fe y devenir de dinámicas poco racionales, como el hecho de que hoy por hoy el bicameral (Senado y Camara) estén plagados de sujetos indeseables que tanto daño han hecho a nuestro país, y si me refiero a esos que un día empuñaron las armas contra la institucionalidad que hoy dicen representar a cabalidad, como si su estatura moral fuera tal para medir al resto de la ciudadanía.

33 años atrás el día que la institucionalidad del poder judicial se vio sometida a la barbarie.

Esta semana también se conmemoraron 33 años de la fatídica “toma del palacio de Justicia”  donde murieron más de 90 personas, entre magistrados, fuerza pública, guerrilleros y civiles, un hecho lamentable que habla por voz propia de ese coctel nefasto que es por naturaleza nuestro gran y real problema, “narcotráfico y guerra de clases”, es funesta mezcla cualquiera sea su forma, marxismo-leninismo, nacionalismo bolivariano (tipo m-19, o chavismo) o a simple corte terrorismo. Pues sí 33 años en los que el estado ha dinamizado desde ese día la postura que se tiene frente a estos grupos que han buscado por múltiples formas llegar al poder de la institucionalidad, que muchas veces han decidido burlar de cualquier forma porque es claro para muchos que sus intereses con la institucionalidad son otros.

El Estado se transformó y a partir de la constitución de 1991, tomo una fase de acolito que justifica estar formas de adhesión de ciertos sectores sociales cercanos a ese mal tan grande del cual mencionaba ahora (narcotráfico y guerra de clases, marxismo o cualquiera sea su forma) a muchos les puede sonar irrisorio o poco creíble estas letras que plasmo acá, pero lo verídico y objetivo es lo que hoy por hoy vemos en el congreso, un senado y una cámara donde los que hace 33 años disparaban indiscriminadamente contra fuerza pública, civiles, magistrados, hoy están apoltronados como todos unos “pacha” en las cómodas cillas del Senado y la Cámara.

Conjeturas

Debemos ser claros en el eje geopolítico al cual hace parte Colombia, la Luz de los Estados Unidos de norte América es sin duda el fundamento primario para construir las democracias como eco repercutivo en Latinoamérica, esos formulismos de otras naturaleza, como el socialismo del siglo XXI u otras sean las formas están mandados a recoger, eso sólo nos daría orgullo patrio de decir que somos totalmente “soberanos” e independientes, pero no nos daría objetivamente los elementos culturales ni económicos para sobrevivir en un mundo globalizado y de libres mercados.

Debemos ser claros en el eje geopolítico al cual hace parte Colombia, la Luz de los Estados Unidos de norte América es sin duda el fundamento primario para construir las democracias como eco repercutivo en Latinoamérica Clic para tuitear

La institucionalidad en Colombia por el contrario debe verse fortalecido bajo el faro y lógica misma de la democracia, el experimento acá no puede ser caldo de cultivo, para que posteriormente quizá perdamos nuestro fruto más preciado que es el modelo y el marco legislativo del imperio de la Ley y en sí la Democracia. Lo que ha pasado esta semana con las elecciones al congreso norteamericano debe ser una clara muestra de los anhelos y sentires de una gran mayoría de ciudadanos que avalan una institucionalidad y un modelo de Nación que es clave para el desarrollo de sus ciudadanos. Mí llamado personal es para que se tome como ejemplo ese suceso electoral, para observar las claras falencias que hoy tenemos en nuestra Patria, también cabe agregar que es preocupante que Donald Trump quien es el realmente favorecido ante dichas elecciones norteamericanas, este mirando ya con un poco de recelo y de manera  desinteresada el Gobierno de Iván Duque en Colombia, es preocupante realmente que en términos geopolíticos haya un alejamiento por parte de Norte América hacia nuestro País.

Articulos Relacionados