Más allá de la consulta

David Name Orozco

Más allá de la consulta

@DavidName7

Más allá de la consulta Columna de David Name Orozco Clic para tuitear

Nos encontramos a unas cuantas horas de una consulta que según sus promotores intenta recuperar las instituciones colombianas de la corrupción. La consulta está compuesta de siete propuestas que para muchas personas calificadas en la materia y personas con sentido común, ya están establecidas en nuestras leyes y en algunos decretos reglamentarios existentes. Eso quiere decir que los recursos que el gobierno va a invertir hacia esta iniciativa serían innecesarios ya que todas las siete propuestas son redundantes.

La solución para la corrupción en nuestro país va más allá de una consulta. No podemos quedarnos solamente en el ámbito sancionatorio, penal o punitivo para castigar a los corruptos. Tengo varias preguntas para que nos hagamos: ¿Cuando es que un funcionario público se convierte en corrupto? ¿ Una persona se vuelve corrupta en el momento que lo designan o lo nombran funcionario público? ¿Cuál es la razón por la cual una persona se corrompe? Estas son las preguntas que nuestra sociedad debe hacerse, empezando por los tres poderes del estado colombiano (Ejecutivo, legislativo y judicial), y en todos sus ámbitos (Nacional, departamental y distrital/municipal).

La solución para la corrupción en nuestro país va más allá de una consulta. No podemos quedarnos solamente en el ámbito sancionatorio, penal o punitivo para castigar a los corruptos. Clic para tuitear

Es de amplio conocimiento que la corrupción en nuestra nación no es exclusiva del sector público. El sector privado ha tenido sus manchones imborrables de corrupción que hasta la comercialización del papel higiénico tuvo sus “embarradas” con una cartelización de dicho producto de la canasta familiar de los hogares colombianos. Hasta hace unos años la palabra “cartel” solamente se limitaba al bajo mundo del narcotráfico, pero se convirtió en una palabra que permeó las industrias y el comercio de nuestro país.

Hemos tenido carteles sancionados por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que van desde el cartel de la hemofilia (2016), el cartel azucarero (2013), el cartel del cemento (2013), el cartel del papel (2014), el cartel de los cuadernos (2016), el cartel de los medicamentos (2016), el cartel de la chatarrización (2017), hasta el cartel de las boletas para las eliminatorias de la Selección Colombia (2018) recientemente descubierto.

El sector académico también ha tenido su escándalo de cartelización. Escasamente hace dos meses nos enteramos de un cartel (El cartel de los intelectuales) que tenía un servicio de personas con altos coeficientes intelectuales que remplazaban a sus clientes en los exámenes de admisión universitaria. También hemos escuchado que profesores venden exámenes a sus estudiantes, o peor, exigen favores sexuales de sus discípulos para que pasen el semestre.

¿Qué otro cartel falta por desenmascarar? Lo que nos falta es un cartel de la comida para mascotas!! ¿Dónde empezó toda esta corrupción? ¿es culpa solamente del gobierno? La respuesta a esta ultima pregunta es No, y tenemos que ir al lugar de origen de la corrupción. Hace unos cuantos años había una campaña en TV sobre las películas piratas con un escena escalofriantemente real donde un niño llegaba a casa y le decía a su padre que había sacado un “100 pirata” en el examen de matemática, es decir, el niño se había copiado para obtener ese puntaje. El padre inmediatamente lo mira con cara de exhortación, pero el niño le recuerda que su 100 era igual de pirata como las películas de papá!!

Hay un viejo dicho que dice: “El ejemplo empieza en casa”, y es donde se abre o se mantiene cerrada la caja de pandora de la corrupción para una persona. La familia y el hogar es donde aprendemos sobre los valores y los principios, dos elementos fundamentales para tener nuestra brújula moral y poder navegar por la vida con verdadero éxito. Si queremos que la corrupción se vaya de nuestra nación hay que empezar a diseñar e implementar políticas públicas que ayuden a edificar las nuevas generaciones de empresarios, funcionarios públicos, políticos, y lideres de todos los sectores. ¿Acaso no es suficiente con clases de ética en las universidades?  Esta claramente comprobado que esto solo se convierte en un refuerzo para alguien que ha recibido el ADN moral en su casa durante la infancia, de lo contrario es un saludo a la bandera.

Hay un viejo dicho que dice: “El ejemplo empieza en casa”, y es donde se abre o se mantiene cerrada la caja de pandora de la corrupción para una persona. Clic para tuitear

Vale la pena recalcar que el gobierno Duque planteó en sus propuestas de campaña que las cátedras de cívica y urbanidad van a regresar a las aulas escolares (Espero que desde la primaria). Muchos de nosotros tuvimos estas clases durante nuestros años de formación y se que forjaron fundamentos vitales para el carácter de cada uno de nosotros como el respeto hacia los mayores, hacia las autoridades cívicas, espirituales, familiares, militares y policiales. ¿Será que hace falta esto en Colombia? Sobretodo con todos esos incidentes de “usted no sabe quien soy yo” que dan pena ajena.

Otra de las propuestas de campaña del Presidente Duque es la implementación de las escuelas de padres. No necesitamos expertos extranjeros para ver el deterioro de la unidad familiar en Colombia y la responsabilidad cae sobre los padres de familia. Es por eso que estos talleres/escuelas ayudarán a forjar la nueva familia colombiana que necesita sacudirse de una pandemia nacional llamada corrupción.

Esto de combatir la corrupción va mas allá de una consulta. Es importante que los presupuestos de las carteras competentes como la de educación sean fortalecidas para afrontar el reto de forjar colombianos idóneos para construir una nación que anhela ser prospera, compasiva, y de buenas costumbres. La tarea por establecer los valores y principios apenas empieza y la responsabilidad es de todos aquellos que amamos a Colombia.

Articulos Relacionados

El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras

Medio de comunicación y opinión alternativo

Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 428 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo