No Es Una Tristeza

Jorge Córdoba Soto

@Tzion4325

No Es Una Tristeza Columna de Jorge Córdoba Soto Clic para tuitear

Hoy hablo de parte de una bestia; que entiendo, mitigo, y domestico; pero no soy “papito” de un perro, culebra, gato ó cerdo… soy humano, de genes homínidos. Esta no es buena mascota; corroe, acorrala y mata como sombra escurridiza.

Vincent Van Gogh, Kurt Cobain no jugaban jumanji; Lincoln no buscaba llamar la atención; Jim Carrey tampoco usaba una máscara… ellos sencillamente; estaban enfermos. Y sin ninguna duda, opacaron su potencial, sufrieron y sufren en silencio el más terco de los dolores.

Todos tenemos un amigo depresivo; aunque en serio, hay que descartar el millennial frustrado (casi todos), los manipuladores y otras especies abundantes; pero no subestimemos jamás al encasillado en ese alias: “ese man es todo depresivo”.

Aunque en serio, hay que descartar el millennial frustrado (casi todos), los manipuladores y otras especies abundantes; pero no subestimemos jamás al encasillado en ese alias: “ese man es todo depresivo”. Clic para tuitear

La depresión clínica, es decir, el síndrome que se manifiesta como una “tristeza” profunda, fluctuante ó permanente y que afecta la funcionalidad del individuo; que es inmamable, que no se entiende, esa que nos hace pensar: “definitivamente la vida es injusta, tiene todo y llora”… ese es el que en definitiva nos tiene que enseñar a escalar otro nivel como individuo y como sociedad para fabricar una verdadera empatía, sea basada en la espiritualidad, corresponsabilidad ó simplemente lambonería; no importa, pero a ese individuo; ayúdelo.

Grave problema es que, lo que menos sabemos, es ayudar a esas víctimas. Acude el sabio flemático, el rumbero que no le da tanta “mente”; el granuja que disfruta la escena, y hasta el personaje con ansias de fornicar… todos salen diciendo: que se muera ese… No quiere ir a la T, pues que se muera solo!.

La depresión es como la siamesa pequeña.. no se despega; no sirve eso de venga y nos vamos de viaje… no lo haga por favor!  Se arrepentirá el resto de sus días y podría terminar indiciada (o) de homicidio.

Pa mejor decirles; primero quieran al ser humano enfermo y prepárense para lidiar lo más desesperante que pueda existir; así de sencillo. Pero, en este convulso universo; quien tiene la disposición de enorme sacrificio?. Yo le diría: Los mejores.

Es así como El Reino Unido, Canadá, Japón, China, Estados Unidos; y Chile de Suramérica; lideran el enfoque serio en atención con medicina de precisión la investigación de causas, precipitantes, condiciones ambientales, sociales, biológicas modificables; así mismo han emprendido intervenciones palpables en las comunidades; hoy observan resultados admirables; de hecho las sociedades viables, evolucionadas, tienen como prioridad en sus planes de desarrollo la salud mental global. El crecimiento de esta nueva epidemia va en detrimento del progreso socioeconómico de las naciones. Preocuparnos por el otro, buscar ayudarle, estudiar para entender lo que le sucede es signo típico de cimentar humanidad. Lo contrario, es Colombia.

Preocuparnos por el otro, buscar ayudarle, estudiar para entender lo que le sucede es signo típico de cimentar humanidad. Lo contrario, es Colombia. Clic para tuitear

Os dejaré unos tips para no alejarnos tanto de la realidad de un mar de colombianos que viven y mueren con depresión… créanme solo porque les garantizo me tocó aprenderlo por mi arte y por padecer; de resto; sería tan cafre como cualquier tibio.

  • Los trastornos mentales no son culpa del enfermo, no le pida que “ponga de su parte”, pierde el tiempo y además terminará en un ataque de ira.
  • Procure no llevar al paciente donde un brujo pa que le saque el maleficio; no persista con la historia del hombre que se secó porque le dieron a tomar agua de …
  • Estos pacientes NO PUEDEN ESTAR SOLOS; aunque quisieran; menos cuando no están en un tratamiento integral.
  • La familia definitivamente carga esa cruz; pero de veras; aleje a una distancia prudente al bruto que cree que ese es el castigo que merece…
  • Los tratamientos de estos trastornos son multidisciplinarios, requieren de varios especialistas, tipos de terapias, cambios de ambientes, adecuaciones, y sobre todo entendimiento y paciencia…

En principio; esto es un acto de amor; que en cuerpo de los indolentes; quizás entiéndase como deuda social.

Articulos Relacionados

Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 428 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo