¡¿Y es que no saben quiénes somos?!

Publicidad arriba

El 21 de diciembre pasado, la trasnacional Odebrecht le confesó a la Justicia de Estados Unidos el pago de sobornos por 778 millones de dólares en doce países, incluidos once millones en Colombia. Al otro día, en la que puede ser la más rápida reacción de un fiscal en la historia, Néstor Humberto Martínez Neira decidió investigar a Navelena SAS, empresa perteneciente al Grupo Odebrecht en el 87 por ciento. Y el 5 de enero de 2017, ¡en una decisión exprés, en solo once días hábiles!, Martínez Neira dijo que “la Fiscalía ha descartado la posibilidad de corrupción en Odebrecht”, afirmación que repitieron todos los medios y que pudo llevar a que nadie más pusiera sus ojos en ese negocio.

Los siguientes son algunos de los elefantes que no vio el Fiscal Martínez, con sus 30 mil funcionarios, pero que sí vimos otros: en diciembre de 2015, en un trámite plagado de irregularidades, el Banco Agrario le prestó a Navelena Odebrecht 120 mil millones de pesos (http://bit.ly/2l4GORW). Para el 5 de enero, el día de la extraña absolución del Fiscal, dicha deuda ya se encontraba en mora y en peligro de no ser cancelada. El 28 de diciembre de 2016 la Contraloría advirtió que el cambio de los materiales en el proyecto del río Magdalena “pone en riesgo la estabilidad y durabilidad de las obras” (http://bit.ly/2lS1Vd8). Hay dudas sobre por qué se retiraron las otras empresas que competían. Y Otto Bula se menciona en una sospechosa prima de éxito de cuatro mil millones de pesos en este negocio (http://bit.ly/2lbRocP).

Para hacer peor su muy extraña decisión de darle una absolución política a Navelena en pleno escándalo de corrupción de Odebrecht –y digo que política porque en once días difícilmente puede ser legal–, el Fiscal actuó mal por otras dos razones: su bufete, Martínez Neira Abogados, es “asesor legal e institucional” de Navelena Odebrecht. Y Corficolombiana y Fiduoccidente son partes claves en este negocio, firmas del Grupo Aval de Luis Carlos Sarmiento Angulo, cuyo principal abogado es Martínez Neira. Tan fuertes son sus vínculos económicos y personales, que en solo cinco momentos Martínez le asesoró negocios por 3.567 millones de dólares (http://bit.ly/2kGdT5f), al igual que asesoró a Sarmiento y a Odebrecht, porque son socios, en el contrato de estabilidad jurídica de la Concesionaria Ruta del Sol 2, la beneficiaria del soborno de los once millones de dólares .

Lamentable, para él, la respuesta del Fiscal Martínez a mis denuncias en su contra en la Procuraduría y en la Comisión de Acusaciones de la Cámara. Porque con rabulerías no se puede tapar que fue la Vicepresidencia Jurídica del Banco Agrario la que me informó dos veces que Martínez Neira Abogados es asesor de Navelena Odebrecht, verdad que en un caso aportó la propia Corficolombiana, tan cercana a sus afectos y negocios (http://bit.ly/2mfODHE).

En otro país que no estuviera tan descompuesto y con tantos poderes económicos y políticos interesados en que triunfe el tapen-tapen en el caso Odebrecht, el Fiscal Martínez Neira ya habría tenido que renunciar a su cargo o por lo menos declararse impedido, cediéndole a otro servidor público la función que él se empecina en asumir. Porque por razones éticas y legales los funcionarios no pueden actuar –acusando o defendiendo– si se dan cierto tipo de relaciones entre ellos y los interesados, como ocurre en este caso.

Para completar tantas desvergüenzas, el gobierno, a través de la ANI, acaba de acordar con la Concesionaria Ruta del Sol 2 dar por terminado el contrato, como si no tuviera origen en los sobornos confesados por Odebrecht, y pagar a los socios 700 mil millones de pesos, repartidos así: 441 mil millones a Odebrecht –¡sí, a Odebrecht!–, 235 mil millones a Episol, brazo de Corficolombiana y el Grupo Aval, y 36 mil millones a los Solarte. Según la revista Dinero, el pago no será inmediato porque consideran que “no estaría bien visto” (http://bit.ly/2mr0hvH). Y quien haya seguido las noticias sabrá que las filtraciones del proceso legal ya no tratan a Otto Bula como un sobornador, sino como alguien que, simplemente, trajo una plata del exterior para una campaña electoral y que las mayorías del Consejo Nacional Electoral, en acuerdo entre la Unidad Nacional y el Centro Democrático, inhabilitaron para actuar sobre las financiaciones de las elecciones presidenciales a Armando Novoa, el único consejero que no milita en esas fuerzas.¡Al consejero independiente lo sacan del asunto ¡¡¡y el Fiscal sigue tan campante!!!

Bogotá, 24 de febrero de 2017.

@JERobledo

Facebook Comments

Enlaces patrocinados

Acerca de Jorge Enrique Robledo Castillo 6 Articles
Arquitecto de la Universidad de los Andes. Fue 26 años profesor en Manizales y ha escrito trece libros que resumen rigurosos estudios sobre economía, reconstrucción de la dinámica histórica y acerado e incisivo análisis político. Escribió sobre la crítica situación de la vivienda, desenmascarando los planes demagógicos de Belisario Betancur El drama de la vivienda en Colombia, 1985); Manizales, la ciudad de la colonización antioqueña (1996), un documentado estudio de la arquitectura cafetera, obtuvo el premio en teoría e historia crítica en la XVII Bienal Colombiana de Arquitectura. En Lo que oculta la privatización (1997), denuncia la regresiva política de la apertura en los años 90. El café en Colombia, una análisis independiente (1998), muestra cómo centenares de miles de familias cafeteras están sometidas a las maniobras de los grandes monopolios extranjeros que tasan y destasan “en rútilas monedas” los sacos de café. En www.neoliberalismo.com (2000), “un lúcido memorial de agravios de quienes critican la apertura y la globalización actuales”, . En Contra la Corriente (tres tomos, de épocas diferentes) están recopilados centenares de artículos sobre el acontecer contemporáneo. Docente de arquitectura de la Universidad Nacional, mereció la Medalla al mérito Gerardo Molina, galardón que no más de veinte personas ostentan. La universidad también le otorgó las distinciones Medalla al Mérito y Maestro Universitario.

1 Comment

  1. Es muy fácil utilizar el discurso crítico para cosechar laureles, mejor dicho Dr Robledo, en río revuelto, ganancia de pescadores.
    Ud sabe y tiene claro que el tema de la corrupción política por parte bien sea de los carteles de la construcción, el papel, el algodón, la droga o el hampa han sido y son verdades que en Colombia se vienen dando en los últimos cincuenta años con mayor o menor inferencia en las esferas de poder y en el gremio político y judicial. No es nada nuevo ver a altos funcionarios minados por el soborno a cambio de dádivas o de jugosas sumas, como quiera decirlo, tampoco es raro en una sociedad tan limitada profesionalmente ver empresas que se asocien con frecuencia en consorcios de diferente índole para lograr objetivos comunes, o ver profesionales de la medicina o el derecho interviniendo en casos que en virtud de la ética estarían constrictos de su actuar, en nuestro país, sociedad formada por núcleos familiares que agrupados en comarcas o cabeceras municipales forman pueblos de indiscutible relación familiar y laboral que desencadenan lideratos de control asumidos por los mismos miembros de la comunidad y hasta imparten órdenes y castigos a sus integrantes, entonces de donde saca Ud impedimentos por relación profesional de un abogado que buscan investigar la acción delictiva de un proceder bajo la mirada actual de la fiscalía porque tubo un actuar jurídico en una relación profesional que se dio en circunstancias diferentes de modo, lugar y tiempo?
    No cree Ud que es más sano para la sociedad dejar que se realicen las investigaciones a que haya lugar y que más bien concluidas estas se realicen las acciones de juicio que motivadas por los resultados evidencien si el proceder profesional fue acertado o merecedor de la condena, Sr Robledo Ud siempre busca revolver el avispero y luego cantar auxilio, Ud es de los que lanza la piedra y esconder la mano, no se moleste por mi crítica pero eso no le queda bien y es precisamente esa actitud la que lo desdibuja y le hace ver cómo un político sesgado y controversia que no busca soluciones de fondo sino que utiliza los eventos del país para mostrarse crítico sin aportar nada.
    Yo le invitó, como ciudadano y en mi calidad de opositor a su pensamiento a que una esfuerzos reales con la fiscalía, a que se tome las denuncias de corrupción en serio y como un reto personal busque la verdad de que pasó, quienes fueron, cuanto fue y a quien benefició la corrupción de país y en asocio con los entes del Estado contribuya desde su honrrosa tribuna a fortalecer la justicia como capital angular de la sociedad y desde ahí, desde una justicia real e integral, despolitizada, dessindicalizada, eficiente, poderos en recursos y efectiva en resultados, proyecte su pensamiento político y enfrente en la contienda del discurso y la polémica política.
    Ud querido profesor es un docto sabueso, si me permite la expresión, de la investigación, Ud puede con sus recursos intelectuales y físicos aliarse con los estamentos del Estado en pro de una construcción social justa y equitativa generan valores y progreso y no se desgaste en polémicas absurdas de inhabilidades o intereses mezquinos, eso en este país es como cercenar la opción a un padre de corregir a sus hijos porque el mismo fue quien los educó, salga de de ese discurso anacrónico y aporte e hacer y construir un país donde Ud y yo podamos tomar un café, defendiendo Ud a Marx y yo a San Agustín, esa es la Colombia que Ud y yo queremos, la que que desde la justicia propende por el desarrollo el crecimiento, la industrialización, la justa EQUIDAD económica, la defensa de la libertad a pensar, hablar y tener, no es así Dr?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*