Panela Amarga

Gabriel Velasco Ocampo

Panela Amarga

@gabrieljvelasco

Panela Amarga Columna de Gabriel Velasco Ocampo Clic para tuitear

Pocos sectores económicos tienen tanto impacto social como el panelero. Es la segunda actividad rural después del café, con presencia en 520 municipios y en 28 departamentos del país. De ella viven y perciben su sustento más de 1.500.000 colombianos. De su producto final se alimenta la población de menores ingresos de nuestro país. En Colombia son utilizadas para la producción de panela un poco más de 250.000 hectáreas.

Más claro no canta un gallo. La panela es una industria ancestral y tradicional, cuya sumatoria de minifundios han logrado a punta de esfuerzo, resilencia y berraquera, transformar vidas, entornos y alimentar a generaciones de colombianos.

Hoy este sector se encuentra sumido en una profunda crisis. Se encuentran acorralados y al borde del abismo por: los bajos precios, los derretideros ilegales, la informalidad y el azúcar importada.

ero lo más complejo no es eso, sino que también han subido dramáticamente los costos de producción que, junto a la competencia desleal y la informalidad, no dan tregua. Clic para tuitear

Los precios que se le pagan al productor han caído en un 33%. Francamente absurdo y muy grave. Pero lo más complejo no es eso, sino que también han subido dramáticamente los costos de producción que, junto a la competencia desleal y la informalidad, no dan tregua.

En Colombia hoy proliferan derretideros ilegales que producen panela de muy mala calidad. Todo el mundo sabe donde están ubicados pero las autoridades no hacen nada. Pero tras de gordo, hinchado… La competencia es desleal e injusta. Los trapiches informales y lamentablemente algunos formales, utilizan azúcar importada de mala calidad y más barata para producir “panela.” Esto no solo viola los valores éticos y morales, sino también la ley.

Sino le Paramos-Bolas al sector panelero colombiano y se generan medidas de choque para que la situación mejore, estaremos muy pronto frente a una crisis no solo económica, sino social; donde desaparecerían los trapiches tradicionales de los cuales dependen mas de 350.000 familias y 1.500.000 de empleos. De verdad que espero que les Paren-Bolas, porque sino sería “la crónica de una muerte anunciada”.

Sino le Paramos-Bolas al sector panelero colombiano y se generan medidas de choque para que la situación mejore, estaremos muy pronto frente a una crisis no solo económica, sino social Clic para tuitear

La panela está amarga y para que recupere su sabor se debe alcanzar un equilibrio entre los costos de producción y los precios al productor, vía mejoras en productividad, formalidad y encadenamiento productivo. Se debe además, iniciar una lucha frontal contra el uso ilegal del azúcar como insumo de la panela.

Tremendo reto para el recién llegado Ministro de Agricultura. Amanecerá y veremos.

Articulos Relacionados