Presidente Duque, sus electores esperan

Juan Camilo Vargas

Presidente Duque, sus electores esperan

@JuanCVargas98 

Presidente Duque, sus electores esperan. columna de Juan Camilo Vargas Clic para tuitear

No a modo de protesta, ni de reclamo, escribo estas líneas que manifiestan un cierto inconformismo ideológico con algunas actitudes del presidente Iván Duque. Es apenas obvio que en esta democracia no siempre se hallen representadas todas las posturas de quienes votamos por el ahora primer mandatario, pero también es cierto que nuestras ideas comulgaron en lo esencial y llegaron a ese «acuerdo sobre lo fundamental» del que hablase el hoy mártir Álvaro Gómez Hurtado. Sin embargo, no me aventuro a cuestionar con desdén las actuaciones del presidente pues sería prematuro afirmar que no está cumpliendo cuando apenas ha pasado un mes desde su posesión.

Es, poco a poco, e incipientemente, un cambio que se va dando de manera gradual con el anhelo de retomar la senda de los principios, la palabra, la moral y los valores. Duque encabezó la coalición de la llamada derecha colombiana, abanderando, de una manera u otra, el ideal de quienes la integraban. Dicho de otra forma, a la vez que se llevaba consigo sus ideas de Economía Naranja y los cinco pilares del Centro Democrático, adhería, virtualmente, la defensa de la familia y los valores conservadores, la moral cristiana de los millones de votantes que lo apoyaron y otros preceptos ideológicos de quienes se unieron a su coalición. La tarea de Duque no sólo es poner en práctica sus propuestas e ideas, sino representar a todos aquellos que vienen de las toldas ordoñistas, conservadoras y demás para confluir armoniosamente en el desarrollo de su eje gubernamental.

La tarea de Duque no sólo es poner en práctica sus propuestas e ideas, sino representar a todos aquellos que vienen de las toldas ordoñistas, conservadoras y demás Clic para tuitear

El enfrentamiento a la corrupción también ha de ser frontal y directo, sin que medie la absurda y banal corrección política que sólo crea problemas y no es eficiente con el #SolucionesNoAgresiones. De manera que, pasado un mes desde que el presidente del Senado diera su discurso aleccionador y necesario, no hallo razones para que el presidente Duque mantenga una cúpula militar tan cuestionada y sobre la que pesan investigaciones de gran escala, empezando por el comandante de las Fuerzas Militares. No se puede pregonar una lucha contra la corrupción si no se hace una exhaustiva e indispensable labor de llamar a calificar servicios a un General que no sólo fue servil con el expresidente bufón, sino que así mismo manifiesta esperar órdenes de los magistrados de la JEP para actuar, en vez de reconocer en el presidente al Comandante en Jefe de toda Institución Castrense en el País.

La continuidad de Mejía no debe mantenerse, tanto él como su séquito de corruptos oficiales sólo merecen la picota histórica, a la que pasaran como los traidores y deshonrados hombres que han sido. Ya lo dijo el exministro Fernando Londoño, no hay una razón explicable para que hallamos pasado de hombres como José María Córdova a esto, una banda de pillaje interno que por una prima subastó sus soles y pasó a convertirse en otro instrumento más al servicio de Santos y su falsa paz.

Esperamos, con mucho positivismo, que no todo sean buenas intenciones y que el presidente pase a la acción de una vez por todas. Clic para tuitear

Es así como esperamos los electores del Presidente Duque, conscientes de su agenda y sus prioridades, pero también ávidos de cambios elementales que no pueden postergarse más y que pueden prestarse para malas interpretaciones de una izquierda que no cesa en sus ataques ridículos e insignificantes. Esperamos, con mucho positivismo, que no todo sean buenas intenciones y que el presidente pase a la acción de una vez por todas.

Articulos Relacionados