Querida tía uribista: usted está del lado correcto de la historia. Columna de Fabian Mendoza A. @fabianmendoza

Fabian Mendoza A.

Querida tía uribista: usted está del lado correcto de la historia

@fabianmendoza

Guarde su cédula en un lugar seguro y salga de su casa con plena convicción, a votar por Iván Duque este domingo, y si su sobrino escoge votar por otro candidato, déjelo, al fin y al cabo, usted ya pasó por esa edad febril en la que lo natural es cometer errores. 

Pero si su sobrino, el que cree saberlo todo, como cualquier sobrino recién salido de la pubertad y estrenando cédula, quiere tomarle del pelo, por no tener las “ideas de vanguardia” que él ha alimentado documentándose con memes en Twitter y videos en Youtube, llenos de medias verdades, usted puede, con el amor que siempre le ha profesado objetarle sus prejuicios.

Por ejemplo: si su sobrino le dice que Iván Duque quiere hacer “trizas” el proceso de “Paz”, usted puede responderle que muy contrario a eso, Duque ha repetido hasta la saciedad que lo que quiere es poner orden a ese proceso antes de que naufrague en el mar de los errores de quienes lo concibieron, dándole primero garantías a los guerrilleros de la base que no han cometido delitos de lesa humanidad y segundo, blindando la democracia y las instituciones de la burla y amenaza permanente, por cuenta de los cabecillas reincidentes en el delito, que piensan que pueden pasar por encima de la legalidad, retando con su desvergonzado cinismo a toda la sociedad.

Si su sobrino le dice que Iván Duque no tiene experiencia para gobernar el país, puede decirle que le extraña que le diga eso siendo él, su sobrino, un joven tan preparado, con tantos estudios y de quien usted sabe que dará lo máximo de sí en su primer empleo, cuando le den la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos. Pero también puede decirle que Iván Duque es un joven muy preparado, con una profesión y dos maestrías y que ha hecho una brillante carrera a su corta edad.

También puede decirle que no debería comparar su experiencia con la de personas con 20 o 30 años más que Duque, como ejemplo de lo que estaría bien para el cargo, cuando esas opciones han hecho su carrera política cuando menos, a costa de decisiones cuestionables y en algunos casos, rodeándose y debatiéndose entre el clientelismo, la manzanilla, la corrupción y la criminalidad. Además, puede decirle que le sorprende que piense en la juventud como un defecto, cuando cada vez más en el mundo se ven casos de líderes muy jóvenes sin un cartapacio de puestos, ocupando el cargo más importante de sus naciones, muchas de estas pertenecientes al primer mundo. Le puede preguntar si encuentra algo más innovador, disruptivo o Game-Changing que eso.

Si su sobrino le dice que las víctimas del conflicto están apoyando a su candidato, cualquiera que este sea, puede decirle que no debería creer esas falacias y a continuación puede hablarle de la senadora Sofía Gaviría, quien apoya a Ivan Duque y es una víctima directa del conflicto, ya que perdió a su hermano, el ex gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, víctima de las balas de las FARC 13 años atrás. También puede decirle que por si eso no fuera suficiente, Gaviria preside y recibe el respaldo de diversas organizaciones cuyos miembros, más de 160.000 colombianos, son víctimas directas de las FARC y avalan sus críticas al manejo que se ha dado de la ilusión de Paz del país, el cual no tuvo, contrario a lo prometido, las víctimas en el centro del acuerdo.

Si su sobrino le dice que con Duque sí nos volvemos como Venezuela, o que ya somos Venezuela, puede responderle que si eso es así, que le presente el listado de los medios de comunicación que algún gobierno colombiano ha cerrado o bloqueado arbitrariamente por criticar al mismo gobierno, que le indique cuáles son las medicinas vitales que han escaseado en nuestro país, que le diga que alimentos no ha encontrado en el supermercado si alguna vez ha hecho mercado, que le comente cuales son las empresas que han sido expropiadas por el gobierno en Colombia, que industrias han socavado por completo gracias a políticas de estado irresponsables, o que le actualice sobre los altos funcionarios del gobierno o cúpula militar que hayan sido sancionados sistemáticamente por la comunidad internacional por delitos como lavado de activos, narcotráfico o simplemente por pertenecer a un narco-estado que está matando lentamente a su pueblo. O que le indique en cual de los 2 gobiernos de Álvaro Uribe ocurrieron estos hechos ya que ese es habitualmente el espejo retrovisor que suelen usar, para intentar sustentar sus teorías.

Si su sobrino le dice que Duque será el Títere de Uribe, le puede decir que todo líder necesita de un mentor y que para usted no puede haber uno mejor que Álvaro Uribe, quien será un gran asesor y respaldo de gobernabilidad en el Congreso y que mucho peor sería si Duque fuese el títere de algún inepto, la garantía del continuismo o que tuviera la sombra del Socialismo del Siglo XXI rondándolo.

Si le dice su sobrino que la fórmula vicepresidencial tiene más experiencia, ud puede decirle que le extraña que para él eso sea algo criticable, cuando los grandes líderes de multinacionales como Elon Musk o Richard Branson, por mencionar solo algunos, tienen como filosofía empresarial, rodearse de personas mucho más preparadas y con mayores conocimientos de los que ellos tienen, que les ayuden a llevar exitosamente sus proyectos y negocios y que Marta Lucía Ramírez será prenda de garantía de una Vicepresidencia con capacidad de ejecución, como no se ha visto.

Si le dice que no le gustan las propuestas de Iván Duque pues invítele a leer las más de 160 propuestas que Iván Duque tiene en su programa de gobierno, para estudiarlas con detenimiento, debatirlas sin sesgos y tener un criterio más amplio sobre sus planteamientos.

Si su sobrino le dice que Iván Duque representa la política del odio, le puede decir que en eso sí puede tener razón. Por que no se vio una candidatura en estas elecciones, más atacada y que haya inspirado más envidia por su éxito, que la campaña de Iván Duque lo cual dejó ver, que tanto odiaban la opción de poder que representa el candidato del Centro Democrático y que, a pesar de eso, Duque siempre procuró defenderse, evitando caer en ataques personales y en cambio sí, proponiendo soluciones y no agresiones.

Si su sobrino le dice que Iván Duque representa la política del odio, le puede decir que en eso sí puede tener razón. Por que no se vio una candidatura en estas elecciones, más atacada... Clic para tuitear

Por último, dígale que, si no le parece algo para recapacitar, el hecho de que Iván Duque sea el candidato al que le endilgan más defectos, de terceros, cuando las demás alternativas tienen tantos defectos propios.

Querida tía uribista: Guarde su cédula como un tesoro, en el monedero que tiene para darle plata para el cine a su sobrino y vaya con toda la alegría el próximo domingo a votar por Iván Duque, muy temprano, como siempre lo ha hecho.

Articulos Relacionados