Razones de un Plebeyo

Jorge Córdoba Soto

Razones de un Plebeyo

@Tzion4325

Razones de un Plebeyo Columna de Jorge Córdoba Soto Clic para tuitear

“Con una repetición suficiente y la comprensión psicológica de las personas implicadas; no sería imposible probar que, de hecho, un cuadrado es un círculo”.  Promulgaba Paul Joseph Goebbels. Simplemente aterrador. Hoy hace ebullición Colombia deslizándose sobre esa sórdida telaraña.

Sin  intención discriminatoria, sin especular; es visible la mediocridad, además realzada; la escasez de argumentos, metódica; hasta las pocas buenas maneras del clan “alternativo”… Acusaciones falseadas e irresponsables, exhibicionismo, lluvia de billetes de monopolio con girasoles, senadores pidiendo gabinetes alternativos, condenas retro, llamado a paralizar el país por una realidad de hace décadas, exigencias de presupuestos intergalácticos, afrentas realmente vergonzosas, provocaciones desproporcionadas, referencias falsas, fake news, las universidades convertidas en capo de entrenamiento de terroristas protegidos por la constitución,  menú de policía asado… en fin; el statu quo de una secta difusa que se victimiza tan fácil como muestra su falsa humildad. El riesgo es inminente.

Un líder autodesignado, persuasivo, que nada en la sensación ególatra de un conocimiento que solo puede medirlo su carácter paranoide, cargado de juicios engañosos, narcisismo, oportunismo grosero, agresividad contenida y delirios inducidos. Hace tiempo advierto que nos falta neurociencias, tipificación del comportamiento criminal, antes de repartir indultos tan peligrosos; la ciencia es más exacta que la indulgencia… y esta es solo una de las bestias… muchas veces atraviesa el límite de lo criminal; pero nos acosa con el llamado de Tarzán y su ejército de encapuchados… Esto ya no es riesgo; es una amenaza a la seguridad nacional; nos hacemos los gilipollas alimentando a la “diversidad”. La democracia no será democracia sin servir a principios de sana convivencia, y a la autoridad sin abuso.

Hace tiempo advierto que nos falta neurociencias, tipificación del comportamiento criminal, antes de repartir indultos tan peligrosos; la ciencia es más exacta que la indulgencia… Clic para tuitear

Sumemos componentes explosivos:  La angustia individual del desesperanzado; que además respaldó al desgobierno dueño de su carestía en nombre de la Paz. Su angustia social, el desmembramiento de las convicciones más básicas y primarias: la familia, la empatía, la benevolencia, la solidaridad. Hemos involucionado un poco por debajo de homínidos, como sociedad somos demasiado disfuncionales.

Ese ser desolado y distanciado, con aversión de las instituciones, insatisfecho, y marginado; cae en la red de los magos Orwellianos y de la concreción de pensamiento; les llaman humanos, les aprueban lo simplista, le distorsionan lo que suelen no analizar y se complacen denigrando como vía de escape a la frustración… Crece, crece y crece este perfil aún en ámbitos inimaginables; la voltereta generacional abre sus brazos a esta retórica. De amenaza pasa a realidad.

Al día de hoy escandalizan; asustan y se levantan como espuma; pero no son más.

En la legitimidad hay faros que con mesura intentan hacer lo propio; en cada encuentro, insisten, resisten, estudian, eluden ataques con ingenio… pero NO es suficiente; simplemente porque no es una disyuntiva conceptual; es un ataque perverso, malintencionado, sostenido que no tendrá pausa.

¿Qué hacer?

Cumplir palabra, someter a la ley sin salvamento simbólico, inspirar respeto con toda la institucionalidad y legalidad, trabajo incansable, ingenio, diálogo serio con personajes escogidos sin perder energías con las marañas abundantes, vamos más allá del taller; divulguemos la verdad, mostremos espíritu constructivo, fabriquemos soluciones, los faros nos requieren, ahí estaremos; pero igualmente mandamos señales precoces. Que la obstinación y la ceguera no opaque la esperanza.

Cumplir palabra, someter a la ley sin salvamento simbólico, inspirar respeto con toda la institucionalidad y legalidad, trabajo incansable, ingenio, diálogo serio con personajes escogidos sin perder energías Clic para tuitear

 

Seguiré opinando.

Articulos Relacionados

Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 428 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo