¡Se alborotó el avispero!

Francisco José Tamayo Collins

¡Se alborotó el avispero!

@tamayocollins

El capuchino “envenenado” de los viernes ¡Se alborotó el avispero! Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

En sólo 24 minutos y unos pocos segundos, cuanto abejorro, avispa y abejita del enmermelado panal de la izquierda colombiana, conformado por especímenes cuya ideología choca con la más elemental de las libertades, quedaron perturbados y con el aguijón bastante caliente, porque el senador Ernesto Macías Tovar, como presidente del Congreso de la República, en un discurso certero, directo y bien leído, muchísimo mejor de lo que alguna vez lo hicieron insignes tartamudos que tuvieron a bien bañarse en las aguas del poder, les pasó la cuenta de cobro, y con descuento… Porque se quedó cortico, según economistas autorizados y bien informados.

Al parecer, varios de los ilustres asistentes a la huracanada posesión presidencial del pasado martes, fría y pasada por agua, pero vibrante en sus mensajes, esperaban que el estilo comunicativo “políticamente correcto” se mantuviera con la hipocresía, las maneras zalameras y las cifras engañosas que tanto mal le hicieron a la opinión pública colombiana.

Varios de los ilustres asistentes a la huracanada posesión presidencial del pasado martes, fría y pasada por agua, pero vibrante en sus mensajes, esperaban que el estilo comunicativo “políticamente correcto” Clic para tuitear

Por fortuna, esto no sucedió, y en las narices de todos, el orden institucional volvió a ser el mismo que imperó hasta el 7 de agosto de 2010: la independencia de los poderes públicos se hizo presente en la Plaza de Bolívar, sin ningún antifaz, de forma recia y sin melindres, al mejor estilo de las democracias que se precian de serlo.

Como reconocimiento a ese acto de patriótica honestidad, compartimos nuestro capuchino de hoy con el “bachiller” que les dio una lección de humildad y carácter a tantos “doctores”, quienes actualmente fungen como plañideras y lloran su nuevo estado de orfandad político-económica. Los acompañamos de todo corazón: ¡Paz, paz, haya paz!

Gracias, senador Macías, porque en su discurso se vio retratado el sentimiento de millones de compatriotas que no fueron escuchados ni se sintieron representados durante los últimos 8 años.

Gracias, senador Macías, porque en su discurso se vio retratado el sentimiento de millones de compatriotas que no fueron escuchados ni se sintieron representados durante los últimos 8 años. Clic para tuitear

Por fin, Colombia pudo quitarse la mordaza que con tanto rigor impuso, por las buenas o por las malas, la administración Santos, esa que pasará a la historia como un gobierno que gastó mucho más de la cuenta, brilló por su afán de figuración y no dejó de transmitir una enfermiza megalomanía, avalada y alabada por numerosos medios de comunicación, áulicos bien pagados que prefirieron asegurar la generosa pauta oficial en detrimento de su independencia.

Sería una verdadera muestra de paz que, quienes hoy se quejan por sus palabras, don Ernesto, tuvieran la delicadeza de meterse en los zapatos de miles de recién egresados, emprendedores, profesionales independientes y empresarios valientes, víctimas de tres reformas tributarias profundas, la sostenida disminución de sus ingresos  y el desmesurado crecimiento del consumo de drogas e inseguridad en las ciudades, infeliz consecuencia de la equivocada agenda que se diseñó concertadamente entre Bogotá y La Habana, pasando por encima de todo y de todos.

Muchos de quienes nos sentimos burlados por los derrotados socios del Foro de Sao Paulo en Colombia, nos identificamos plenamente con sus planteamientos, senador Macías Tovar: alguien tenía que mostrarle al mundo lo que más de medio país ha tenido que sufrir en privado.

Llegó la hora de dar vuelta a la página y empezar a resolver el enorme cúmulo de problemas que nos dejan como herencia el Nobel y sus muchachos.

Llegó la hora de dar vuelta a la página y empezar a resolver el enorme cúmulo de problemas que nos dejan como herencia el Nobel y sus muchachos. Clic para tuitear

Sea esta la oportunidad para celebrar el estupendo discurso del Presidente Duque, impecable pieza de oratoria. Su mensaje eleva el espíritu de la Nación y se perfila como perfecto testimonio de un alma sencilla que recibe, donde quiera que va, el afecto sincero del pueblo.

#ElVenenete: ¡Qué vergüenza que los asuntos importantes, esos que afectan a las familias colombianas, no sean parte del debate que impulsan Petro y sus compañeritos de panal! ¡Qué vergüenza que la falacia mezquina, empleada como arma política por esos mamertos amigos de una paz infestada de cocaína, sea la que termine brillando por encima de los hechos!

Torta María Luisa para acompañar el capuchino de hoy.

#SeAlborotóElAvispero

Articulos Relacionados

Acerca de Francisco Jose Tamayo C 29 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.