Una multinacional criminal llamada Socialismo del Siglo XXI

César Augusto Betancourt Restrepo

Una multinacional criminal

llamada Socialismo del Siglo XXI

@C88Caesar

Una multinacional criminal llamada Socialismo del Siglo XXI Columna de César Augusto Betancourt Restrepo Clic para tuitear

En el libro “Hugo Chavez, el espectro”, su autor, el galardonado periodista brasileño, Leonardo Coutinho, hace grandes revelaciones sobre cómo los Narcoestados de Latinoamérica han manejado los hilos del poder en el continente, endulzan masas con el discurso del Siglo XXI o Progresista y propagan la endemia del narcotráfico, trayendo a su paso muerte y destrucción.

Coutinho relata cómo desde La Paz (Bolivia), un agregado militar Venezolano negociaba directamente con Evo Morales la Cocaína, la cual era transportada por el piloto boliviano, Antonio Rocha, hasta Venezuela y Cuba.

Cuenta el periodista brasileño que esta “relación comercial” era entre las sombras, una relación entre Estados, y que desde Cuba y Venezuela se enviaba la droga directamente hasta Centroamérica, especialmente México.

Ver video: Ver video: https://www.youtube.com/watch?v=KRJL-WDzUyY&t=27s

La versión de Coutinho confirma lo que es un secreto a voces. El Cartel de los Soles existe, y es una gran máquina delictiva que controla el Gobierno y la Cúpula Militar venezolana, pero además reafirma lo que muchos se han negado a creer. El gobierno cubano es una narcodictadura.

El Cartel de los Soles existe, y es una gran máquina delictiva que controla el Gobierno y la Cúpula Militar venezolana Clic para tuitear

Recordemos por ejemplo el relato de Juan Reinaldo Sánchez, quien fuera el guardaespaldas durante 17 años del fallecido dictador Fidel Castro, y quien descubrió que desde la isla, el ícono de la revolución cubana, coordinaba la entrega de droga hacia los Estados Unidos (leerhttps://www.larazon.es/internacional/juan-reinaldo-sanchez-fidel-castro-fue-durante-anos-el-lider-del-narcotrafico-en-cuba-JH14023864).

Esta versión del ex guardaespaldas de Castro, tiene total concordancia con las declaraciones de Carlos Lehder (capo del Cartel de Medellín), el cual en su momento señaló que tanto Fidel como Raúl Castro estaban implicados en el negocio de la Coca colombiana, al igual que el Gobierno Sandinista en Nicaragua (leerhttps://elpais.com/diario/1991/11/22/internacional/690764409_850215.html).

Esta historia de narcoestados no podía dejar por fuera a Colombia, quien gracias a las Farc, nadaba en coca y hoy nos estamos ahogando en ella.

Cuenta Coutinho que desde el 2012, tanto Cuba como Venezuela y las mismas Farc condicionaron el inicio de las negociaciones formales de “paz” con el Gobierno de Santos, a la suspensión de la aspersión con glifosato. La pregunta obvia es ¿Por qué?

Desde el inicio del proceso de paz con las Farc, los cultivos ilícitos en Colombia han alcanzado niveles nunca antes vistos, hasta el punto en que hoy el Ministerio de Defensa menciona que estamos en 180.000 hectáreas de hoja de Coca, (aunque en Estados Unidos el último informe habla de 220.000 hectáreas, pero no lo han hecho público para no incidir en las elecciones presidenciales).

Desde el inicio del proceso de paz con las Farc, los cultivos ilícitos en Colombia han alcanzado niveles nunca antes vistos Clic para tuitear

Para países como Venezuela y Cuba, abiertamente Narcoestados, tener al productor de Coca más grande del mundo (Colombia) de es un negociazo sin precedente, que antes ya ocurría, pero obviamente después de la firma de los acuerdos sería a magnitudes gigantescas. La pregunta entonces es ¿Qué fue lo que realmente se pactó en la Habana? ¿Cuál es el negocio escondido? ¿Es Santos cómplice y/o artífice del incremento de cultivos ilícitos en el país?

El hecho de que en varias partes del país, quienes ejerzan el control territorial sean las Farc (no, no son disidencias, son las mismas Farc) y los Carteles Mexicanos, es una muestra del poderío que ha alcanzado el narcotráfico en todo Centro y Suramérica, y que de no retomar el rumbo, Colombia volverá a ser un narcoestado como en los años 90s, sin esperanza y ad portas de la hecatombe.

Lo de Santrich no es una coincidencia…

En toda esta historia vemos actores ya conocidos: Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua; todos estos países están en manos de Gobiernos Socialistas Siglo XXI, que ahora también llaman Progresistas y altamente hostiles hacia Colombia.

Estamos confundidos, en medio de lobos y con una juventud marchando a cuenta propia hacia el matadero.

Si existe Dios, que tenga piedad de Colombia.

Articulos Relacionados