Venezuela: rodilla en tierra

John Marulanda

@JohnMarulandaM

Venezuela: rodilla en tierra Columna de John Marulanda Clic para tuitear

Maduro tomó  posesión como Presidente, sin importarle que la Asamblea General de Venezuela lo declare ilegítimo, ni que 13 países de la región le pidan apartarse del poder.
Dirá que fue elegido por el pueblo que lo ama en el espíritu de Chávez, que lo quiere tumbar la oligarquía bogotana alentada por Washington, que  el nuevo gobierno brasileño debe entender  que el hambre, la miseria, la violencia y la corrupción venezolanos son mentiras de la prensa vendida, que agradece a López Obrador – simpatizante de Castro-  por no participar del complot, que Daniel, Rosario y Evo son leales camaradas de lucha anti imperialista, que Guyana se tenga porque seguirá defendiendo ese mar que le quieren quitar y que buscará incansablemente  la paz (mientras lubrica el arsenal).
Con su tonito de arrogante analfabeta, cacareará que Rusia, China, Irán y Turquía son sus aliados para enfrentar los maquinadores de la región. Castro y Cuba son su guía y camino, repetirá.
Ni la OEA, ni el Parlamento Europeo, ni el Grupo de Lima, ni la Asamblea Nacional, podrán hacer mucho. No tienen fuerza que respalde sus pronunciamientos, porque a pesar de la escuela de Frankfurt, del marxismo cultural y de la estrategia gramsciana, con los comunistas no funciona la fuerza de la razón sino la razón de la fuerza.
Una posible intervención humanitaria de la ONU, sin embargo, sería vetada por Rusia y China a menos que Jinping negocie con Trump una garantía para sus inversiones y le haga el feo a Putin que ahora le suministra crudo y gas y con quien hace ejercicios militares.
Armar otro zaperoco en esta parte del mundo, no es el principal interés de Moscú, enredado en Ucrania; ni de China, que anda de seductor en la región, asegurando líneas logísticas estratégicas. Trump continúa aumentando el ahogo comercial y económico contra Caracas, pero su interés principal está en China, Rusia e Irán, los supuestos amigos de Maduro.
Los venezolanos, están rodilla en tierra para lograr su libertad unos, o defender su infeliz esclavitud comunista, otros. Los colectivos callejean armados y “dispuestos a morir por la revolución, vale” y hay olor a “guarimba”. Los militares, lelos, la Iglesia, reaccionando y en este “guabineo”, cualquier cosa puede pasar. ¡Que “molleja”.

Articulos Relacionados

El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras

Medio de comunicación y opinión alternativo

Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 428 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo