4. Quintero Calle: el saboteador

Cristian David Gil Toro

(...) los empresarios, si bien no participan en política y no es conveniente que lo hagan directamente, son sujetos políticos ¡Y con lo que hay de cara para el 2022, aún más! Clic para tuitear

Tras un muy controvertido 2020, en lo que va del año nuevo, la Registraduría Nacional del Estado Civil y el Consejo Nacional Electoral (CNE) han recibido la inscripción de 58 comités promotores de revocatoria, a fin de dar por terminado el mandato conferido a diferentes alcaldes de nuestro país, además de dos iniciativas ciudadanas de referendo constitucional aprobatorio de orden nacional. Estos procedimientos se han visto eclipsados por el ya conocido y vacío discurso de “la salud primero”. No obstante, y en el caso particular de Medellín, por más inconvenientes trazados y por más absurdas exigencias de “bioseguridad” que se puedan plantear, la Revocatoria a Daniel Quintero Calle ¡Va porque Va!

Es importante destacar que, en Colombia, no todas las figuras que ejercen el poder público y que son elegidas por voto popular pueden ser sometidas a revocatoria, pues, esto aplica exclusivamente a mandatarios locales y regionales (alcaldes y gobernadores); y no para la rama legislativa en general o el Presidente de la República. Entre otros, ninguna revocatoria es tarea sencilla. Se han intentado alrededor de unos 200 procesos, donde, a duras penas, poco más de unos diez han podido llegar a las urnas; y sólo uno ha logrado concluir con éxito: en 2018, fue destituido el entonces Alcalde de Tasco (Boyacá); Nelson Javier García Castellanos, elegido para el período 2016-2019.

Pese a las dificultades y a los antecedentes, el que parece tener más posibilidades de cumplir con su cometido es el caso Medellín. Por supuesto, y negado a perder el poder, el actual Alcalde de la Capital de la Montaña: Daniel Quintero Calle, se ha lanzado en ristre con su no muy ética forma de jugar, resaltando, desde luego, la forma cómo ha presionado a las organizaciones públicas y privadas y los gremios que tiene infiltrados –o con los que se encuentra en cama–. Su sabotaje no ha recogido muchos frutos, y aún así, no deja de persistir en ello ¿A qué será lo que le teme “El Hijo del Tricentenario”? –y no sólo él, sino muchos de sus amiguitos y padrinos políticos–.


Artículo recomendado: ¿Qué le espera a Medellín?, por Juan Manuel Jaramillo para El Parche del Capuchino.


La persecución

Dicen por ahí que “La culebra con certeza, se mata por la cabeza”. Aplicado al contexto del Alcalde de Medellín, yo creo que es más que innegable que para él, que, quienes lideran la revocatoria en su contra, constituyen esa cabeza de la serpiente a la cual, aunque lo niegue, obviamente le tiene miedo. Como es de esperarse en Quintero Calle y en cualquier otro claro populista, la valentía es una virtud que opera selectivamente.

Por ello, en la que fue considerada una acción de amedrentamiento, hostigamiento y persecución, evidentemente orquestada de forma directa por el Alcalde –mostrada de forma indirecta, desde luego–; se ejecutó una extraña inspección por parte de varios miembros de la Secretaría de Salud municipal en las instalaciones de la empresa de uno de los líderes más visibles de la revocatoria: Andrés Felipe Rodríguez, conocido también como “El Gury”. Tal acontecimiento, se llevó a cabo durante la última semana del pasado mes de enero.

Rodríguez, quien dirige la organización Medellín Cuenta Conmigo, tiene además, una empresa de repuestos de maquinaria. Durante la inusual visita, funcionarios de la Secretaría de Salud y Protección Social de la ciudad de Medellín; registraron la bodega en la que aún conservaba algunas de las medicinas que fueron recogidas durante una campaña que realizó con la Policía Nacional para ser donadas a personas vulnerables y con escasez de recursos, según lo denunció en su perfil oficial de Twitter.

Rodríguez, También dice que desde que se hizo a la bodega de repuestos, nunca había sido visitado por dependencia pública alguna y mucho menos por Secretaría de Salud. Explicó que sus funcionarios hicieron apertura de cajas y mercancías, y requisaron el lugar “como si se tratara de un operativo efectuado por la Fiscalía”. Todo esto, curiosamente fue llevado a cabo cuatro días antes de la Audiencia Pública contemplada en el marco de la Revocatoria de Mandato.

Repetidas veces, el vocero del Pacto por Medellín y el rostro más visible que lidera la iniciativa de la revocatoria junto con otros cinco ciudadanos de Medellín, ha manifestado hallarse en un dilema, pues, pese a la necesidad de seguir adelante con esta, teme por su seguridad. De hecho, el pasado 26 de enero, hizo un llamado –aunque no es el primero que realiza– a diversas autoridades competentes –entre ellas el Presidente de la República– para que estén atentas a este tipo de acciones que lo único que buscan, claramente, es limitar los derechos constitucionales con los que cuenta la ciudadanía como la figura de la revocatoria.

Entre gremios y contratos

El Portal IFM Noticias, informó en nota exclusiva, que los contratistas del municipio defenderían a Quintero Calle en la Audiencia Pública de la Revocatoria de Mandato prevista para el pasado 25 de enero a las 10am. En una estrategia de defensa de tres líneas sostenida por las personas naturales contratadas por la Alcaldía de Medellín, estos serían quienes intervendrían en calidad de defensores de Daniel Quintero Calle; luego, se reveló el listado de las personas que se inscribieron. De acuerdo con la información provista por el portal en mención, algunos de ellos actualmente no disponen de un contrato vigente –por lo que es más que evidente que se encuentran a la espera de nuevos contratos–, mientras que otros eran activistas políticos abiertamente afines a la izquierda y un grupo mixto que iba desde concejales hasta un líder gremial.

Tras revisarse el acta de inscritos en Registraduría y verificar quien es cada uno de los que allí aparecen, llamó especial atención que al menos dos son sindicalistas vinculados con la “Colombia Humana” de Gustavo Petro, además de un concejal a quien le habían decretado pérdida de investidura en primera instancia por actos de corrupción, y el más debatido de todos, el que fuese hasta mediados de enero Director Ejecutivo de Fenalco Antioquia: Carlos Andrés Pineda.

Pineda negó públicamente su participación en este proceso, e incluso, descalificó la veracidad de versiones difundidas por IFM Noticias. Provocó además que, institucionalmente, Fenalco Antioquia también mintiera y se manipulara a su Junta Principal para que respaldara “imparcialmente” al entonces Director Ejecutivo. Posteriormente, empresas como Dislicores, Cueros Vélez, Estudio de Moda, Hoteles EE, Grulla & Welco, Enjoy, Bosi, entre otras empresas tradicionales, algunas de ellas con más de 30 años de pertenecer a la mencionada agremiación, se retiraran por cuenta del escándalo y el menoscabo a la confianza en esta organización que se estaba demarcando en un claro sesgo político, llevando así a Fenalco a una crisis corporativa que la condujo al punto de desesperación de contratar una empresa especializada en manejo de crisis de reputación. Pineda sucumbió a su error, y, a través de su cuenta de Twitter, presentó su carta de renuncia a la Junta Principal de la seccional Antioquia.

El ¿Acomodador?

Para el Comité Promotor de la Revocatoria, fue una sorpresa bastante desagradable que los magistrados del Consejo Nacional Electoral (CNE) cambiaran las reglas del juego de la Audiencia Pública por la Revocatoria de Daniel Quintero Calle. Sin previo aviso y una vez había hecho llegar a todos los participantes los enlaces de conexión para su intervención, y a hablar cada uno por un espacio de tres minutos; los magistrados decidieron que sólo hablarían el Vocero del Comité de la Revocatoria y el Alcalde de Medellín. Para colmo, al Vocero del Comité, quien tenía preparada su intervención para diez (10) minutos, le dijeron a última hora que tenía 40, mientras que al Alcalde se le mantuvo su tiempo. ¿Qué pretendía el CNE con todo esto? ¿Acaso los padrinos políticos de Quintero Calle, o incluso el mismo, estarían detrás de todo esto? Algo no termina de encuadrar plenamente.

Así las cosas, las otras personas que disponen de toda la información que impugna con cifras, pruebas y hechos lo que ha llevado a demandar la Revocatoria de Quintero Calle; no se les permitió ser presentados al resto de la ciudadanía. Honestamente, que miembros de una institución estatal, desvirtúen ellos mismos la razón de ser de una Audiencia Pública; sino es considerado como un frontal ataque a la democracia, no sé que otra cosa lo pueda ser.

¿Entonces para qué se realizó la inscripción y se dieron las reglas de juego, si éstas no se iban a cumplir? Infaliblemente, la audiencia perdió su naturaleza; además de que se coartó la libertad y el derecho de expresión de los ciudadanos, rezagando la audiencia sólo a un debate entre un vocero y un alcalde, e imposibilitando que, bien sean, los ciudadanos de uno u otro lado, pudieran exponer su punto de vista. Básicamente, aún el medellinense de a pie, desconoce las razones que han motivado a todos los que nos encontramos detrás de este movimiento. No obstante, algunos de los líderes más notables de la Revocatoria, dieron a conocer parte de lo que tenían preparado para intervenir durante la Audiencia, especialmente en redes sociales como Twitter y Facebook.

En un comunicado, el Comité de Revocatoria y los inscritos como participantes, denunciaron públicamente el cambio de reglas y como sus voces fueron silenciadas; calificando lo acontecido como “Un hecho arbitrario al debido proceso y a los derechos políticos, pues se nos acalló la voz, negando así, la participación ciudadana independiente”. Al igual que yo, suponen que esto al menos es “sospechoso”; dado que no es ni apto ni mucho menos correcto, el que se hayan cambiado las reglas del juego de una forma tan abrupta ¿Beneficiaron al Alcalde? Sí ¿Él es un “Acomodador”? Siempre ¿ Los cambios de último momento, fueron para proteger la imagen de Carlos Andrés Pineda, sobre quien se tenían todos los ojos puestos para saber si se presentaba o no, luego de su renuncia? Probablemente ¿Estaría Quintero Calle detrás de todo esto? No de frente quizás, pero para mí es más que evidente que sí.

En conclusión

A la ciudadanía de Medellín le ha costado con toda, el haber elegido a un personaje como Quintero Calle. Ganó por muchísimas razones, pero la principal, es porque se presentó como “independiente” y comprometido en la lucha anticorrupción. Lamentablemente, conforme pasa el tiempo, cada vez tiene menos pudor en exhibir la oscuridad que lo envuelve. Desde su campaña electoral advertí lo que había detrás, pues su agenda tiene el propósito de despedazar la institucionalidad de nuestra ciudad, en particular, los espacios de colaboración y articulación entre el sector empresarial y la administración pública. Lo anterior, a fin de trazar senda y calzada para que así, la izquierda más recalcitrante, tome control de toda nuestra nación, en especial de este, su bastión anti-colectivista.

También todo lo ocurrido nos deja una importante lección: los empresarios, si bien no participan en política y no es conveniente que lo hagan directamente, son sujetos políticos ¡Y con lo que hay de cara para el 2022, aún más!

La responsabilidad del sector empresarial ya no puede limitarse exclusivamente al crecimiento económico de la ciudadanía o a crear consciencia sobre el manejo del medio ambiente. Existe esa responsabilidad política: la de defender con uñas y dientes a la democracia, los derechos individuales y la economía de libre mercado; pues son estos factores los que propician su provisión y sustento, y el poder consolidar el éxito. Si existen lobbies feministas, LGBTIQ+, animalistas, ecologistas, y otros más; que en realidad buscan es cuotas de poder estatal ¿Por qué no pueden los empresarios emprender causas que, por supuesto son mucho más loables y benéficas para todos? ¿Por qué no pueden ser, más que un lobby, un grupo de presión sobre la clase política, que busque echar abajo ese muro donde los políticos son vistos como superiores a nosotros? ¿Por qué no empiezan ya a educar sobre quienes verdaderamente, somos los que mandamos? Es su deber moral y estimo, este es el mejor momento para hacerlo.

Cristian David Gil Toro
Acerca de Cristian David Gil Toro 8 Articles
Ingeniero Electrónico de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales (Manizales Caldas, Colombia), y Especialista en Gerencia de Proyectos de la Escuela de Ingeniería de Antioquia (Envigado Antioquia, Colombia). Socio, administrativo y docente de una franquicia educativa que imparte una metodología como complemento para que niños y jóvenes mejoren su nivel académico. Editor en Jefe de "El Bastión", y columnista permanente de "Al Poniente" y "El Parche del Capuchino". Miembro del grupo de empresarios de "Libertank" (Colombia), de las organizaciones "Ayn Rand Center Latin America" y "Objetivismo México", y de los equipos de colaboradores de Libertas Phyle (Colombia-Chile) y "The Bastiat Society of Argentina".