Aida. La Mujer de Maduro Parte II: Aida y Vicky. La corrupta y la grosera.

ANDREAS ALTHOFF OSPINA

@Andreas_Althoff

Aida. La Mujer de Maduro Parte II: Aida y Vicky. La corrupta y la grosera. Columna de Andreas Althoff Ospina Clic para tuitear

Hay que reconocerlo. Vicky Dávila en los últimos años se ha convertido en la periodista más conocida y quizás más polémica de la nación. La llegada de Dávila a la desprestigiada Revista Semana implicó que ella tomará una posición más crítica hacia el gobierno de Iván Duque quien en varias ocasiones ya había sido víctima de publicaciones parcializadas de esa revista. 

Una polémica de la semana pasada fue una entrevista que Dávila le hizo al Jefe de Comunicaciones del gobierno colombiano, Hassan Nassar. Durante esa entrevista la periodista lanzó una ola de insultos groseros a Nassar porque él sacó a la luz hechos que tenían que ver con familiares de Dávila con el fin de demostrar una supuesta hipocresía y doble moral por parte de la periodista. Dávila en una columna reciente pidió disculpas por sus insultos justificando al mismo tiempo sus agresiones verbales contra Nassar.

Al público colombiano ya le había quedado claro que Vicky Dávila no era una periodista profesional porque incumplió con su responsabilidad social cuando en 2018 expresó abiertamente su apoyo al entonces candidato presidencial Sergio Fajardo. La imparcialidad en asuntos políticos hace parte de la responsabilidad social del periodista porque esa permite que el ciudadano pueda sacar propias conclusiones en temas políticos. Algo esencial en cada democracia. Con sus insultos contra Nassar, Dávila mostró que no solo es imparcial, sino también grosera.

La imparcialidad en asuntos políticos hace parte de la responsabilidad social del periodista porque esa permite que el ciudadano pueda sacar propias conclusiones en temas políticos. Clic para tuitear

En muchos países del mundo el periodismo investigativo ha contribuido al fortalecimiento de las democracias. Por ejemplo, en Estados Unidos durante el Escándalo Watergate que hizo renunciar al presidente Richard Nixon. El periodismo investigativo es vital para la democracia, pero el amarillismo puede ser destructivo. Sobre todo, si es promovido por periodistas nacionales que consciente o inconscientemente apoyan los intereses de dictadores extranjeros. Cuando Vicky Dávila confirmó que iba entrevistar a Aida Merlano estaba justo promoviendo a ese amarillismo destructivo que es conveniente para la dictadura de Maduro.

Es suficientemente grave ver casos de particulares cuya vida fue destruida por el amarillismo sin que nunca hubo pruebas que demostraban que eran culpables de los actos de los que fueron acusados. Lanzar simples acusaciones contra un gobierno entero en un país polarizado es un asunto aún más delicado. Eso es lo que la fugitiva Aida Merlano, hoy la mujer más importante del régimen chavista, hace cuando afirma sin pruebas que el presidente de Colombia la quiere asesinar. Por eso es peligroso que Vicky Dávila y Revista Semana le dan una plataforma tan grande a una ex congresista condenada por corrupción para que ella pueda seguir calumniando al gobierno del país en dónde tiene que pagar su condena.

La periodista grosera toma el papel de fiscal mientras que la ex congresista corrupta asume el papel de la víctima. Hay que tener claro que no se puede tratar de un juicio porque (hasta el momento) no se conocen pruebas confiables que ponen al gobierno Duque en un apuro. Se trata más bien de un espectáculo mediático o show chavista que por un lado quiere desprestigiar al gobierno colombiano, y por otro lado implícitamente le da respaldo al régimen criminal de Nicolás Maduro.

Revista Semana le está haciendo un gran favor a la dictadura venezolana, pero gran daño a la democracia colombiana. Aida Merlano le está haciendo un gran favor a la dictadura venezolana, pero ellos posiblemente le van a devolver el favor con la mayor ingratitud posible…

Se trata más bien de un espectáculo mediático o show chavista que por un lado quiere desprestigiar al gobierno colombiano, y por otro lado implícitamente le da respaldo al régimen criminal de Nicolás Maduro. Clic para tuitear

Para continuar…

Aida, La Mujer de Maduro. Parte I: El Show Chavista

Andreas Althoff Ospina
Acerca de Andreas Althoff Ospina 12 Articles
Andreas Althoff Ospina nació en 1990 en Bonn, Alemania como hijo de un alemán y de una colombiana. Realizó un pregrado en Historia y Geografía de la Universidad de Bonn. Posgrado en Relaciones Internacionales y Política de la Universidad Sergio Arboleda.