Amo la Paz, 3 años después…

FRANCISCO JOSÉ TAMAYO COLLINS

francisco Jose Tamayo

@tamayocollins

El capuchino “Bien Parado” con Colombia Amo la Paz, 3 años después… Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

francisco Jose Tamayo

Amo la paz que nace del corazón, de manera libre y espontánea. Una paz limpia, cuyo fundamento es la vida y el reconocimiento de la dignidad de las personas. 

Amo la paz que impulsa la Justicia, la iniciativa de los individuos y el trabajo como ruta para alcanzar el progreso. Una paz que estimula la creación de empresas, promueve los valores, la investigación y favorece la creatividad en beneficio del desarrollo social.

Amo la paz que respeta a los niños y no los confunde con ideologías perversas que atacan los principios esenciales de la humanidad. Una paz en donde el Estado no interviene en el sagrado derecho que tienen los padres de familia de educar a sus hijos, sino que garantiza una formación cívica que se basa en el precioso e insustituible valor de cada ser humano, sin importar su sexo, raza, credo o condición socioeconómica.

Amo la paz humilde, que no grita ni persigue. Una paz en donde prevalece el diálogo, la disposición amable de escuchar los argumentos de quienes no piensan como yo. 

Amo la paz humilde, que no grita ni persigue. Una paz en donde prevalece el diálogo, la disposición amable de escuchar los argumentos de quienes no piensan como yo. Clic para tuitear

Amo la paz honesta, sin dobleces ni ambages. Una paz que se manifiesta en los hechos y en la palabra empeñada, la cual no necesita de cámaras ni de farándula vacía, porque no busca ser parte de un show fatuo, sino testimonio de sana convivencia.

Amo la paz que trasciende, porque no se burla de Dios ni de quienes creen en un Ser Superior, y encuentra en la dimensión espiritual su más hermoso destino. Una paz que se comparte en catedrales, capillas, oratorios, sinagogas, mezquitas y templos: patrimonio de todos, no botín político de unos pocos.

Amo la paz fraterna, que vincula a los diferentes sectores sociales en la construcción de su futuro. Una paz que se opone a la lucha de clases, la violencia revolucionaria y la mentira del totalitarismo comunista.

Amo la paz que es fruto del perdón, ese que brota desde el fondo del alma. Una paz adornada por el arrepentimiento y la nobleza de quienes saben que son responsables de crímenes que no se pueden tapar tarareando boleros (“quizás, quizás quizás…” Va para usted, Santrich). 

Amo la paz que no necesita ser explicada. Una paz sencilla, que se acepta a la luz de la razón, sin soberbia, chantajes ni condicionamientos.

Amo la paz que protege la propiedad privada, adquirida con los esfuerzos de generaciones enteras. Una paz que no expropia ni se mete con el bolsillo de la gente, y huye de cualquier tipo de abuso de autoridad.

Compatriotas: el próximo jueves 21 de noviembre, de no actuar con toda la energía que brinda la ley, se va a vivir la conflagración social más cruel de nuestra historia, impulsada por el Foro de Sao Paulo y las fuerzas oscuras que lo apoyan en Colombia.

Presidente Duque: Quienes jamás hemos estado de acuerdo con lo pactado en La Habana, amamos la paz y lo elegimos para que nos representara cabalmente. No más tibiezas, por favor. Amárrese los pantalones y actúe de conformidad, decrete el estado de conmoción interior y convoque a las Fuerzas Armadas y cívicas de la República para darle un Sí a la Libertad en Democracia. Llegó la hora de enfrentar a nuestros enemigos extranjeros y a sus socios internos. Al pan, pan, y al vino, vino. Y no jodamos más.

Presidente Duque: Quienes jamás hemos estado de acuerdo con lo pactado en La Habana, amamos la paz y lo elegimos para que nos representara cabalmente. No más tibiezas, por favor. Clic para tuitear

 

Avatar
Acerca de Francisco Jose Tamayo C 70 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.