¿Ante el fracaso de la democracia?

Rafael Gómez Martínez

@RaGomezMar 

¿Ante el fracaso de la democracia? columna de Rafael Gómez Martínez Clic para tuitear

Jean François Revel, aquel sociólogo francés de origen socialista, de la champagne y el caviar, pasó a la historia por un libro titulado: Cómo se terminan las democracias, en el cual describió las amenazas existentes teniendo en cuenta el expansionismo soviético, comunista, de la post segunda guerra mundial. 

Revel planteó que: “Las democracias están menos amenazadas en el interior y más que nunca en el exterior”. Actualizando a Revel, en el siglo XXI las democracias occidentales se encuentran amenazadas en todos sus frentes de lucha. Por las diferentes formas de lucha tanto al interior, como al exterior.

Por un lado, se presenta la incomprensión de la sociedad frente al verdadero origen de los fenómenos de protesta social vs anarquismo, sumado a la insatisfacción general por el sistema democrático. 

Por otra parte, los gobiernos de turno no cuentan con las mayorías parlamentarias para implementar su agenda como  lo que acontece con el de Iván Duque, quien no ha podido impulsar su plan de gobierno como sucedió con la Ley de Financiamiento la semana pasada, lo que producirá el alza del peso vs dólar para llegar a niveles superiores de $4.500, ¿$ 5.000?, aumentando el déficit central vs deuda pública la cual se acerca peligrosamente al 50% del P.I.B.

Por un lado, se presenta la incomprensión de la sociedad frente al verdadero origen de los fenómenos de protesta social vs anarquismo, sumado a la insatisfacción general por el sistema democrático. Clic para tuitear

Y, si las tienen, las mayorías, gobiernan mal como lo hace Macron en Francia produciendo la insatisfacción social generalizada, dentro de esas los altos niveles de desempleo.

Los presupuestos generales de la nación, a su vez, no son suficientes para cubrir las necesidades de la población cada vez más crecientes y, si lo son, los presupuestos, no se administran correcta y eficientemente como sostenía Adam Smith.

Bogotá, sin ir más lejos, se parece a una sala de emergencias de un hospital militar en un campo de batalla. No, nos pasan más cosas es de puro milagro. El ciudadano de a pie, sale de su casa con una mano atrás y otra adelante, en manos de Dios y con el corazón a mil revoluciones por minuto.

Bogotá, se encuentra en su punto de quiebre, de inflexión como dicen en el argot militar, por cuenta de los violentos y anárquicos disturbios presentados durante las últimas semanas mezclados con la quinta columna que menciona Revel con el fin de generar el caos, como de hecho sucedió. 

Precisamente, quién sea elegido en el Palacio de Liévano, deberá tomar una serie de ajustes, políticos, sociales y económicos, más aún, teniendo en cuenta que el presupuesto de Bogotá es superior a los $25 billones al año.

Según las proyecciones, se elegirán 45 concejales: Partido Verde: 9,  Partido Centro Democrático: 7, Partido Liberal colombiano: 5, Partido Cambio Radical: 4, Partido Polo Democrático: 3, Partido Bogotá para la gente: 3, Partido Colombia Justa Libre: 3, Partido Mira: 3, Partido Colombia Humana: 2, Partido Conservador: 2, Partido Verde: 2, Partido U: 1, Partido Colombia Renaciente: 1.

De resaltar que la composición del concejo bogotano se dará por cuenta de diferentes movimientos en detrimento de los partidos políticos tradicionales. La mayor amenaza para la ciudad será, por lo tanto, la falta de gobernabilidad. 

Por consiguiente, propongo una política de concertación pública para los cuatro años en los temas fundamentales, como diría Álvaro Gómez Hurtado, con el fin que Bogotá no se estanque sino que siga adelante enfocada en los siguientes puntos:

Política juvenil: Economía naranja, emprendimiento, prevención consumo de drogas, colegios, universidades.

Transporte: Metro, SITP, carrera séptima, proyección nuevas líneas de Metro, proyecto ciudad región, entradas salidas.

Adultos Mayores: Actividades de salud, cadenas productivas, bien estar en cada localidad.

Familia: Cero tolerancia con el consumo de drogas, micro tráfico, recuperación espacio público.

Seguridad ciudadana: Incremento de número de policías para la ciudad. 

Emprendimiento: En localidades, tenderos, economía naranja.

Educación: Calidad vs cantidad, colegios por concesión.

Vivienda: Proyecto ciudad región ante la falta de terrenos en Bogotá.

Administración pública: Veeduría permanente al presupuesto. Rendición de cuentas. 

Universidades públicas: Veeduría permanente, rendición de cuentas públicas, fin de la autonomía universitaria, ingreso fuerza pública a las Universidades Públicas con el fin de preservar la integridad de los estudiantes.

Salud: Construcción de centros hospitalarios vs beneficios tributarios.

Doña Juana: Entregar a EPM el manejo de Doña Juana, Planta de reciclaje. 

Impuestos, predial. Congelar el incremento en los impuestos prediales hasta que no se realicen las obras. 

De no alcanzar una política de concertación sobre lo fundamental, deberíamos plantearnos si la democracia,  como mencionó Revel, tan solo será un punto en medio de la línea del tiempo de la historia de la humanidad.

Quién sea elegido en el Palacio de Liévano, deberá tomar una serie de ajustes, políticos, sociales y económicos, más aún, teniendo en cuenta que el presupuesto de Bogotá es superior a los $25 billones al año. Clic para tuitear

Puntilla: Mientras tanto, el inefable Ramiro Bejarano aquel director del Das durante el gobierno del elefante, comenta que por cuenta de la liberación del hijo del Chapo Guzmán en México, el gobierno claudicó frente al narcotráfico. Un burro hablando de orejas…

Rafael Gomez Martinez
Acerca de Rafael Gomez Martinez 71 Articles
Magíster en Comercio Internacional Universidad Sergio Arboleda. Docente universitario en las áreas de micro, macro economía, economía internacional, pensamiento económico, comercio internacional en las Universidades: Sergio Arboleda, UDCA, San Buenaventura, San Martín, Jorge Tadeo Lozano. Asesor en procesos editoriales, comercio exterior y finca raíz. Columnista de opinión en El Nuevo Siglo desde 1995.