Apoyo a la Fuerza Pública

Juan Manuel Jaramillo

Juan M. Jaramillo
Que dolor me da ver cómo han ido golpeando la imagen de las instituciones que, desde el gobierno del Presidente Uribe, siempre habían gozado de la más alta aprobación dentro de los ciudadanos. Clic para tuitear
Juan M. Jaramillo

Pensé que era más fácil explicar lo de apoyo a la fuerza pública hasta que esta semana, sorpresivamente, cuando publiqué un estado en mis redes sociales apoyando la manifestación que se haría el sábado 19 de septiembre, en apoyo a la fuerza pública, varias personas me miraron con “malos ojos”.

No voy a decir que fue un reclamo airado, ni mucho menos, pero si era algo cómo “¿Vas a apoyar a esos criminales?”

Que dolor me da ver cómo han ido golpeando la imagen de las instituciones que, desde el gobierno del Presidente Uribe, siempre habían gozado de la más alta aprobación dentro de los ciudadanos. Es precisamente ese el objetivo que tienen quienes están trabajando sin descanso para tomarse el poder de este país, acabar con el prestigio de la fuerza pública para que la gente se voltee en contra de ellos.

En mi formación como ingeniero tengo la manía de llevar todo a números para poderlo entender, se me hace mucho más fácil la vida al poner las cosas en números y no simplemente lanzar juicios al aire sin mayor sustento que la percepción que generan los medios de comunicación.

Vamos a los números!

Lo primero que debo decir es que rechazo los abusos de autoridad, tal y como sucedió con el señor Ordoñez en Bogotá. Lastimosamente su muerte desencadenó una ola de violencia en las principales ciudades del país. Los policías están para defender y proteger a la población civil, pero jamás para agredirla sin motivo alguno o excederse en el uso de la fuerza.

De igual manera rechazo la cantidad de ataques que constantemente sufren los policías en nuestro país, y nos toca ver como prácticamente se tienen que dejar insultar, golpear y en algunas ocasiones, hasta matar, pues con cualquier reacción que tengan pueden ser víctimas de la justicia y de los medios de comunicación y redes sociales que son implacables para juzgarlos y acabarles su imagen y su honra. Pienso que a la fuerza pública hay que respetarla y apoyarla y que en el momento en que vean en peligro su integridad, deberían poder reaccionar para defenderse sin que eso implique que terminan despedidos de la institución o juzgados por sus actuaciones, mientras más restringidos estén para defenderse más difícil será controlar a los bandidos, pues saben que pueden abusar sin el temor a que el policía reaccione y les pueda causar algún daño.

Dicho esto, me voy a la tesis que tienen ahora quienes quieren reformar la policía, y es que la institución es un órgano criminal, que está creada para atacar a la población y requiere de una profunda reforma.

Vamos a los números. Para poder sustentar que la policía es criminal, abusiva o como la quieran llamar, debería haber un sustento numérico que nos lleve a pensar que el actuar de la policía es sistemático.

Son, aproximadamente, 167.000 policías en el país, así que de ser cierto que están entrenados para atacar uno diría que se tendrían que presentar mensualmente, como mínimo, unos 20.000 casos de exceso de fuerza o abuso policial, que no se pudiera entender como legítima defensa o intentar controlar ladrones, borrachos, peleas callejeras, etc.

El caso mas sonado el último mes es el de Javier Ordoñez en Bogotá. Posterior a eso se desencadenó una ola de violencia en todo el país en la que resultaron heridos varios civiles que, de ninguna manera alcanza siquiera el centenar.

Una pregunta válida sería, ¿cómo querían que actuara la policía la noche en que cientos de encapuchados se lanzaron a atacar simultáneamente 51 Centros de Atención Inmediata (CAI) en Bogotá? En algunos lugares hubo linchamientos a policías, en otros incendiaron las estaciones incluso quemando animales que permanecían allí, ¿Cómo debió actuar la policía para que no los llamen criminales? ¿Se tenían que dejar masacrar?

Si tomáramos como referencia el último mes, incluyendo las protestas violentas y organizadas que se vienen presentando, ¿Cuántos casos de abuso policial se podrían sumar? ¿Cuántas muertes de civiles inocentes a manos de la policía? ¿Sumarían siquiera el 1% de los efectivos de la institución? Estoy seguro que no!, así que no hay motivo alguno para señalar a esta institución y decir que se requiere, de manera urgente, una reforma profunda y de raíz.

Rechazo los abusos de autoridad, por supuesto que si, además reconozco que hay oportunidades de mejora dentro de la institución, puede ser que haya casos aislados de corrupción al interior, pero de ninguna manera se puede generalizar, así que por mi parte los seguiré apoyando, no le voy a hacer juego a aquellos que quieren desestabilizar el país y necesitan que nuestra fuerza pública sea debilitada y desmoralizada.

Aprovecho para agradecer de corazón a la policía y a los militares el trabajo que en medio de tantas adversidades siguen realizando.

Juan Manuel Jaramillo
Acerca de Juan Manuel Jaramillo 21 Articles
Doblemente ingeniero, orgullosamente paisa y enamorado de mi Colombia. Absolutamente agradecido con Álvaro Uribe Vélez por todo lo que hizo por Colombia, que además no me lo contaron, lo viví ! No me envolvía mucho en política hasta que en el 2011 vi que nuestro país se estaba desviando del camino de la prosperidad hacia un modelo fracasado, desde ese entonces columnista ocasional y twittero, defensor de la democracia.