opinión

Dolor de patria

Al tiempo que escuchaba los espeluznantes testimonios de los hermanos Noguera Uribe sobre la reconstrucción de los hechos que culminaron con el horrible asesinato de la inocente niña Yuliana Samboni, sentí el profundo dolor causado por el irreparable daño a las familias de la víctima -y también de los victimarios- como consecuencia del accionar de un enfermo adicto al alcohol y a la cocaína. […]