¡Basta ya de la Falsa Derecha! – Parte 2

Cristian David Gil Toro

Cristian David Gil Toro

Las dos orillas políticas imperantes, buscan, a como dé lugar, obtener el control de nuestra patria, sin importar si deben disputarse como lo harían por minucias, un par de arrabaleras de cuarta categoría que trabajan en la plaza. Mientras, Colombia continúa cayendo en la miseria, más aún, con los nefastos efectos producidos por la estricta y cavernaria cuarentena a raíz de la propagación del COVID-19.

Defender la libertad; implica combatir en todo campo que lo demande: desde los frentes académico y cultural, pasando por el militar, hasta el empresarial, y por supuesto, el político. Clic para tuitear
Cristian David Gil Toro

Ambas orillas, hambrientas de poder e interesadas solamente en ser tendencia en redes sociales; arruman las acciones por planearse y ejecutarse para permitirle a Colombia despuntar. Por otro lado, al poner la mira sobre las opciones “alternativas”, el panorama es mucho más desalentador, ya que ¡Son peores! Casos concretos: el insulso Fajardo, el cual plantea acrecentar el tamaño del Estado con su propuesta de un millón de empleos públicos –que ni idea cómo piensa financiarlos–; y la atorrante Claudia López, quien profesa un irracional desprecio por los empresarios y quiere a toda costa obstaculizar su ejercicio pleno y primordial de ser generadores de riqueza.

En la anterior entrega de esta columna, expuse la necesidad de un nuevo proyecto político que combata al estatismo dominante y sea totalmente ajeno al Uribismo. Para entrar en materia, considero que esta Derecha Liberal deberá priorizar en:

1.     Una Colombia con libre mercado puro y duro

Desafortunadamente, todos los partidos políticos de Colombia, sin excepción, repudian profundamente el libre mercado. Primero, están los mercantilistas que sólo permiten a sus amiguetes controlar el mercado a sus anchas, y luego, los expropiadores del Siglo XXI –que prefieren emplear el término “democratizar”–. Dado este escenario, y el hecho que el libre mercado es requisito fundamental para el desarrollo de cualquier nación; a nuestra Derecha Liberal le corresponderá tomar esta bandera. Apuntará a que su caudal electoral sean todos aquellos que viven exclusivamente del mercado –es decir, TODO el sector privado–, y a su vez propenderá, con muchísimo tacto y cuidadosamente planificado; por transformar esa masa amorfa de leyes proteccionistas y regulaciones excesivas. Posteriormente, irá por:

2.     Un Estado reducido a sus justas proporciones

No basta con infundir en la ciudadanía la urgencia de tener un Estado pequeño y austero, sin tomar las acciones requeridas para tal fin. Nuestra Derecha Liberal, presentará de entrada ese paquete de propuestas que desmantelará el sobre-exceso de burocracia y prebendas –dignas de la nobleza del extinto Imperio Español– de las que goza la “honorable clase política colombiana”.

Ejemplo de que esto debe hacerse ¡Y cuanto antes! Son las necesarias reducciones en un 50% o más de: los gastos administrativos y por seguridad y representación del Senado, el fraudulento Esquema Ponzi sobre el que se fundamentan las pensiones públicas, y el pésimo sistema de educación pública que todos tenemos que sufragar.

Aún así, un Estado pequeño no debe continuar bajo el mismo sistema político con el que ahora se cuenta. Por eso, nuestra Derecha Liberal propondrá:

3.     Dividir geográficamente a Colombia en una Confederación

¡No más centralismo! ¡Basta ya de ese modelo inviable de nación tripulado desde Bogotá! Colombia es una tierra demasiado rica en culturas, tan diferentes la una de la otra, cuyo único factor común son sus ciudadanos pujantes y deseosos de asegurarse un mejor porvenir. No en vano, departamentos como Antioquia o regiones como la Caribe ¡Claman por la descentralización! –han pasado ya diez años desde el voto caribe–.

Mi recomendación no sólo se enfoca en transferirle mucha más autonomía a nuestros municipios y departamentos para que administren sus recursos ¡Porque no soy federalista! Lamentablemente, el federalismo puede caer en redundancia de instituciones federales (nacional), lo que conduciría irreparablemente a persistir en la problemática del Estado obeso. Por eso, nuestra Derecha Liberal planteará una Colombia que migre de ser una república centralista y unitaria; a un grupo de Estados independientes y asociados entre sí libremente para convertirse en una Unidad de Cantones.

Cada departamento –cantón en adelante– será independiente de crear las instituciones, leyes, y el sistema fiscal y aduanero que convengan y apliquen para su cultura y territorio.

La libertad de comercio y movilidad no se negarán en ningún cantón; puesto que de ello dependerá el desarrollo de este, evitando eventos como secesión y constitución de cantones en repúblicas independientes. Además, ningún cantón tendrá potestad alguna de invadir militarmente a otro, y mantendrán compromisos de defensa mutua.

Todo esto, motivará a su vez, la competencia entre cantones. Frente a los que más progresen o generen mayores oportunidades, los ciudadanos de los más atrasados buscarán llegar a su nivel de desarrollo y aventajarlos –lo cual, no es nada diferente a lo que pasa actualmente, pero con el beneficio de que todos podrán implementar políticas que favorezcan su crecimiento económico–.

Una Colombia confederada llevará la delantera en el tema militar, pues no existirá un Estado central a capturar, en el hipotético caso de que países extranjeros lo quisieran. Por el contrario, el objetivo de conquistar todo el territorio que compone la Unidad, implicaría conquistar militarmente uno a uno cada cantón, desgaste militar y económico en el que pocos incurrirían, y con el detalle de que en todo cantón habría libre porte de armas.

Otro punto fuerte que trae consigo una Colombia confederada, es que el poder ejecutivo pierde su omnipotencia gubernativa, permitiendo así, extender la democracia a toda la población de la nación.

En conclusión

Es claro que las bases filosóficas del liberalismo clásico y el minarquismo; sobrepasan los antiquísimos conceptos políticos de izquierda y derecha. Empero, al momento de llegar a la práctica, resulta irremediable colapsar hacia estos –especialmente en materia económica–. Ahora bien, un proyecto tal es incompatible con cualquier tipo de colectivismo. Por lo tanto, rechazará categóricamente a todo aquel que pretenda ser “adalid de la moral y el orden”, y/o al caudillismo propio del Uribismo. Defender la libertad; implica combatir en todo campo que lo demande: desde los frentes académico y cultural, pasando por el militar, hasta el empresarial, y por supuesto, el político.

Cristian David Gil Toro
Acerca de Cristian David Gil Toro 4 Articles
Ingeniero Electrónico de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales (Manizales Caldas, Colombia), y Especialista en Gerencia de Proyectos de la Escuela de Ingeniería de Antioquia (Envigado Antioquia, Colombia). Socio y administrativo de una franquicia educativa que imparte una metodología como complemento para que los alumnos mejoren su nivel académico. Facilitador calificado en la educación de jóvenes, niños y adultos en el área de las matemáticas. Promotor del desarrollo del potencial humano en términos de autodidactismo, autonomía, capacidad de trabajo, creatividad, defensa de los ideales, efectividad, atención, cálculo mental, síntesis, análisis, raciocinio y pensamiento lógico. Columnista permanente de los portales "El Bastión", "Al Poniente", y por supuesto: "El Parche Del Capuchino", y en otras oportunidades de los portales "The Mises Report" y "MÁS+ Libertad". Defensor de la libertad influenciado por las ideas de pensamiento desarrolladas en la Escuela Austríaca de Economía. Miembro de "Libertarios de Antioquia" y "Antioquia Libre y Soberana", movimientos de inspiración libertaria para conseguir la independencia de Antioquia (Colombia) por medios pacíficos. Miembro a su vez de la organización "Grupo Libertario de Salamanca" (México); y de los equipos de colaboradores de CPLP y Libertas Phyle en Colombia, "Libre-Mente" en Bolivia, y "The Bastiat Society of Argentina". Puedes seguirlo en Twitter (@cdgilt).