Beligerancia, Farc y Memoria Selectiva

Danilo Arboleda

Coronel Danilo Andrés Arboleda
Beligerancia, Farc y Memoria Selectiva | Columna de Danilo Arboleda Clic para tuitear

La columna de hoy es solo un refuerzo al pequeño eslabón perdido en nuestra memoria. Con estos antecedentes defensores de impunes acuerdos osan llamarnos enemigos de la paz cuando reclamamos justicia. Clic para tuitear

Coronel Danilo Andrés Arboleda

Quizás se haya borrado de los anaqueles de la memoria de los colombianos el fallido proceso de paz entre el gobierno Pastrana y las farc-ep, pero como olvidar esos insulsos esfuerzos faltos de viveza, momentos lúgubres, desiertos, aciagos y amargos para la mayoría de nosotros, cuando veíamos a nuestros victimarios a sus anchas, engordando poco más o menos cerdos de ceba, departiendo licores costosos, montando imponentes corceles, movilizándose en camperos de lujo hurtados los cuales iban a parar a sus madrigueras, con una abierta actitud irónica y desafiante.

Recuerdo esas imágenes imborrables a la memoria de filas interminables y temerarias de guerrilleros desfilando cuasi uniformados, con armamento moderno y limpio, con la bandera Nacional a manera banda presidencial, haciendo calle de honor a las comisiones de gobierno designadas para adelantar los diálogos, o como olvidar la silla vacía en el histórico encuentro a celebrarse entre el presidente y el terrorista más antiguo de Colombia; el doctor Pastrana quedo igual que la novia de Barrancas, que en el acervo cultural guajiro personifica la frustración, desengaño y la espera infructuosa.

La zona de distensión tenía un trasfondo mucho más complejo que el simple acuerdos a fin de pactar la terminación del conflicto interno, fueron 42.000 kms despejados, que abarcaban 5 municipios en los departamentos de Meta y Caquetá, La Uribe, Mesetas, La Macarena, Vista Hermosa y San Vicente del Caguán, que se extendió a lo largo del Gobierno Pastrana. Tiempo y espacio suficientes para planear y ejecutar, la toma del poder que estaba concebida en tres planes. El plan A consistía en salir de del área despejada rumbo a la casa de Nariño en Bogotá, la cual tenían cercada, el B el reconocimiento del status de beligerancia al grupo armado ilegal y el C la firma del acuerdo de paz, que desde un principio se sabía no se iba a dar.

Para corroborar las verdaderas intenciones de apócrifos padres de la patria me referiré al plan B el cual fue difundido en su pasquín RESISTENCIA por parte del frente internacional de las farc años atrás, proyecto que estuvo a punto de materializarse, la lucha por el poder continua, disfrazada de ingentes esfuerzos por implementar los acuerdos. Así las cosas, los “ALTRUISTAS” guerrilleros pretendían demostrar que este movimiento armado cumplía con las condiciones contempladas en los Protocolos Adicionales de 1977, y los cuatro requisitos con su argumentación eran:

  1. Constituir un grupo armado organizado.

Los ideólogos del clan terrorista más antiguo equipararon la estructura del Ejército Nacional y sus estructuras subversivas, con objeto de demostrar que se trata, de un grupo armado organizado.

  1. Disponer de un mando responsable.

Intentaron demostrar que, cumplían con la segunda condición, en efecto, que disponían de un aparato armado similar al Ejército Nacional en su organización piramidal, por consiguiente, que a través de la jerarquización del mando habían logrado constituir un direccionamiento responsable.

  1. Ejercer control territorial.

Ejercer control territorial que les permitiera adelantar operaciones militares sostenidas, concertadas y que más cómodo que hacerlo en su propio estado de 42.000 kilómetros, extensión similar a la de Dinamarca o Suiza. Sencillamente era un estado dentro del estado, zona resaltada en amarillo.

 4. Respeto por el Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Con respecto a este punto, las farc argumentaban que no habían asumido las normas del DIH, cuya reglamentación interna (Estatuto, Reglamento de Régimen Disciplinario y milicias, Conferencias, Plenos, Guía de Reclutamiento, entre otros.) se ajustaban al DIH, “por ser un movimiento revolucionario que tiene como uno de sus pilares lógicos el humanismo”.

El requisito que, sin lugar a dudas, no llenaron, ni llenaran de ninguna manera es el respeto irrestricto al Derecho Internacional Humanitario. Pero vaya sentido filantrópico el de los terroristas.

Por el contrario, las Farc cometieron trasgresiones de guerra irreconciliables para las víctimas, verbigracia, asesinato de los indigenistas Norte Americanos, la familia Cote, Consuelo Araujo Noguera, Bojayá, El Nogal, San Carlos, collar bomba, rapto y posterior magnicidio de diputados del valle, concejales de Rivera, Guillermo Gaviria Correa, secuestro del avión de AIRES, claros ejemplos de la barbarie guerrillera en contra de la inerme población civil y se nombran solo algunos de los cientos de atropellos y crímenes de lesa humanidad.

Todo esto sumado a los exigentes controles ejercidos por esta caterva criminal, llegando al punto de ser la máxima autoridad en su republiqueta, cedulando a los ciudadanos tal cual Registraduría Nacional, controlando vacunas, gramaje, extorsiones a la población que en medio de ese contubernio patibulario y sin más opción debió admitir el cogobierno terrorista; y quien no estuviera de acuerdo tenía dos opciones, se desplazaba o se moría, facilito ¿no?

Cada fin de semana sin falta y sin falla, pachanga y pochola, éxodo de prostitutas, orquestas, grupos musicales, caballos, gallos finos, banquetes, visitantes políticos, periodistas, artistas y una serie de personajes faranduleros visitando esas tierras, obvio con la venia bendita de su majestad las farc, una cómoda y extravagante vida, pero aclaro solo para los cabecillas ¿y la guerrillerada? Sencillo que nos cuide y coma pasta, arroz y lenteja. Como sucede hoy en día.

La columna de hoy es solo un refuerzo al pequeño eslabón perdido en nuestra memoria. Con estos antecedentes defensores de impunes acuerdos osan llamarnos enemigos de la paz cuando reclamamos justicia. NO JODAS. ¡Palabra de Espartano¡.

Danilo Andres Arboleda Martinez
Acerca de Danilo Andres Arboleda Martinez 15 Articles
Oficial del Ejercito en uso del buen retiro, profesional en Ciencias Militares, Especialista en Seguridad y Defensa Nacional, con credenciales como consultor de Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, caminante de la vida por Colombia como gitano y vago a la vez, pero con mi casa a cuestas como Soldado de la Patria, fui a donde muchos les dio miedo ir a pie y sin dinero.