Bogotá, de nuevo, a un paso del desastre

Francisco José Tamayo Collins

francisco Jose Tamayo

@tamayocollins 

El capuchino “conversado” de los sábados Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

francisco Jose Tamayo

Bogotá no puede cometer el error de revolcarse de nuevo en el fango.

La capital de Colombia no puede regresar a sus años de desastre administrativo, a las épocas de Lucho, el alcalde borrachín, populachero y de verbo divertido, ese que empezó con la política del descarado crecimiento de la nómina distrital.

Bogotá no puede repetir la tragedia del famoso Carrusel de la contratación de Samuel Moreno y su pandilla, hoy detenidos por la vergonzosa colección de delitos que deben pagar como consecuencia de la avalancha de robos que ejecutaron de forma criminal.

Bogotá no puede revivir la alcaldía “basura” de Petro, llena de balcón populista, obras inconclusas, propaganda manipuladora, vicio en los colegios, inseguridad y cero administración, con ese tufillo guerrillero y resentido, que se hace más empalagoso gracias a la conexión directa que siempre ha tenido y tendrá con el autoritarismo marxista, ideología que no merece ningún espacio en una democracia seria.

Triste, pero así están las cosas, porque Claudia López, tan camaleónica como iracunda, y tan de izquierda como los alcaldes arriba citados, va punteando en las encuestas, sin haber administrado una tienda todavía: No le podemos entregar el futuro de nuestra ciudad a una persona que no está capacitada para administrarla correctamente.

Si no queremos un desastre, elijamos un Alcalde que sepa lo que va a hacer y tenga la entereza de continuar con los proyectos positivos en curso.

Si no queremos un desastre, elijamos un Alcalde que sepa lo que va a hacer y tenga la entereza de continuar con los proyectos positivos en curso. Clic para tuitear

Ya salió el tarjetón. De nuevo el mismo Carlos Fernando Galán, por su odio visceral al Centro Democrático y a Álvaro Uribe Vélez, y a pesar que las encuestas posiblemente terminen ubicándolo debajo de Miguel Uribe Turbay, no quiso proponer un escenario de diálogo con el joven ex – secretario de Gobierno, quien como él, tiene experiencia y conocimiento de Bogotá.

Debemos reconocer que Galán tuvo un paso meritorio por el Concejo y ha estudiado los problemas de la ciudad. Por eso, ha debido unirse a Uribe Turbay, o buscar un mecanismo que definiera el candidato entre los dos.

No se justifica padecer otra alcaldía “progre”, que atropelle y pase por encima del sentido común. Si no se abre desde ya un camino de diálogo cívico, preparémonos para una batalla legal desde el día cero contra la mayor impulsora de los caprichos, no derechos, de la comunidad LGBTI, insigne abanderada de Soros y el Foro de Sao Paulo en la defensa de la ideología de género, y creativa “reguladora” de la marihuana en los parques.

Viendo el panorama tan nublado en lo que se refiere a la Alcaldía, es urgente pensar en lo que será el nuevo Concejo de Bogotá.

Gracias a Dios y al amor, este año he tenido la oportunidad de conocer de cerca el funcionamiento del cabildo capitalino.

Es una mina de oro. Incluso, tiene más poder económico, proporcionalmente hablando, que el propio Congreso de la República. De eso nadie se atreve a hablar.

Triste el nivel académico y la gestión de varios concejales. Es el vivo reflejo del desinterés de los ciudadanos de la capital de Colombia por la ciudad que los ha acogido.

La mayoría de concejales no tiene sus raíces en esta ciudad. Son foráneos que no conocen la historia de Bogotá, ni les importa. En consecuencia, este año elijamos gente que le duela la capital de Colombia, ojalá bastantes cachacos.

Bien charladito: La Alcaldía Mayor de Bogotá no puede quedar en manos de una persona que “patina” en sus respuestas (podrá ser muy doctora, pero es muy inepta). Por tanto, pensemos en otra opción y, además, elijamos un Concejo de calidad, con bancadas que le hagan contrapeso a los “progres”, que los confronten y los derroten. Elijamos concejales bien preparados, que representen valores espirituales sólidos, gremios vitales para la ciudad y fuerzas cívicas poderosas.

La mayoría de concejales no tiene sus raíces en esta ciudad. Son foráneos que no conocen la historia de Bogotá, ni les importa. En consecuencia, este año elijamos gente que le duela la capital de Colombia Clic para tuitear

Tartaleta de arequipe para acompañar el capuchino de hoy.

#BogotáDeNuevoAUnPasoDelDesastre

Avatar
Acerca de Francisco Jose Tamayo C 70 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.