El 60% de los homicidios en Bogotá, se concentran en Ciudad Bolívar (19%), Kénnedy (14%), Bosa (10%), Rafael Uribe (9%), y Suba (8%). En estas localidades durante el primer semestre de 2022 se registraron 297 muertes violentas de las 511 totalizadas. Y la buena noticia, pése a que la percepción de inseguridad sigue tocando techo, es que la estrategia de las autoridades capitalinas está funcionando, precisamente en un período complejo, de post pandemia y de progresiva reactivación económica.

Hay nuevo récord en contra del homicidio en la capital de Colombia, logro irrefutable y que debe reconocerse. Reducir la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes de 7.7 a 6.5, es un avance que no es común, significa un punto de quiebre en las últimas dos décadas, que tiende a ser estructural, ubicando a la capital en una de las ciudades menos violentas del mundo, en contraste con la tasa nacional de homicidios que sigue siendo alta y no cede del 26.7%, y de las cuatro ciudades colombianas que se ubican entre las 50 más violentas del mundo: Buenaventura (13), Cali (24), Palmira (31) y Cúcuta (46), (Fte. Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, México).

Casi dos vidas se salvaron cada día en los primeros seis meses de 2022 en Bogotá, y es alentador cuando 47 de los homicidios evitados corresponden a potenciales víctimas de hurto, modalidad que se ha tornado en el fenómeno de mayor recurrencia criminal en las ciudades del mundo y que hoy controla la delincuencia organizada, con alta incidencia de redes conformadas por nacionales y población inmigrante. Una acertada caracterización del delito es el buen comienzo que ha llevado a las autoridades Distritales a romper esquemas de intervención contra el homicidio, trabajando en equipo, bajo el diseño de una estrategia integral de inteligencia e investigación criminal con enfoque de seguridad ciudadana, identificando plenamente y a tiempo a los actores criminales, ofreciendo recompensas puerta a puerta mediante campañas como el cartel de los homicidas más buscados, contrarrestando el contagio del delito a otras zonas, reduciendo los tiempos de respuesta ante el registro de un hecho o de atención al clamor ciudadano, y actuando en perfecta sintonía con la policía cívica, las empresas de seguridad privada, y las asociaciones y cooperativas de barrio, conectadas a través de radio, avantel y celular con la Policía.

Un liderazgo integrado, sin protagonismos mediáticos y donde todos suman en la capital del país, han sido cruciales en estos logros, y un factor adicional, sencillo pero esencial y quizá poco conocido, es la conducción humana, carismática, firme y efectiva del Comandante de la Policía Metropolitana, cuya reconocida legitimidad le ha otorgado el compromiso y confianza inquebrantable del Ejército, la Fiscalía Seccional de Bogotá, la Secretaría de Seguridad, y más trascendental aún, el apoyo incondicional de sus policías y de los ciudadanos. Este excepcional equipo, puso en marcha el programa “Polígonos de Vida”, estructurados como unidades especializadas, versátiles (por fuera del esquema rígido de los cuadrantes) y efectivas, integrados por los mejores policías e investigadores, con honestidad comprobada, con alta motivación y a quienes se les encomendó la única tarea de actuar con foco exclusivo en las cinco zonas arriba descritas, las más afectadas por el homicidio, identificando y localizando con persistencia las bandas sicariales, judicializándolas con exahustiva rigurosidad, bloqueando su interoperabilidad criminal, neutralizando a tiempo las vendettas y actuando 24/7 sobre blancos de oportunidad, es decir delincuentes reconocidos y visibles que se paseaban en los barrios sin Dios y sin Ley, que solían “burlarse en las narices” de las autoridades, que recuperaban fácilmente su libertad y que debían ser objeto de una muy juiciosa judicialización para asegurar su captura, investigación y juicio.

Es justo destacar el cambio de actitud de la Alcaldesa Mayor en su condición de Jefe de Policía. El relacionamiento mejoró y el respaldo ha sido sin igual hacia la Policía y con la seguridad. Están en marcha 15 estrategias integrales lideradas muy acertadamente por el Secretario de Seguridad, y que desde ya arrojan efectos positivos; entre ellas la creación del Comando Policial contra el Atraco y la elaboración de un mapa inteligente para caracterizar las rentas criminales que alimentan a los grupos delincuenciales en la ciudad de Bogotá, determinantes en la reducción, no solo del 10% de los homicidios, también del 35% de los hurtos, el 21% del robo de bicicletas y el 19% de la extorsión. A esto se suma la asignación de recursos importantes para la formación de 4.500 nuevos policías en los próximos tres años y de 167 mil millones de pesos en 2022 para fortalecer la capacidad operativa de las autoridades y de Migración Colombia en la capital; voluntad política que otras administraciones deberían asimilar, porque lamentablemente no ocurre, como es el caso de Cali; la ciudad capital peor rankeada, en el séptimo lugar de las ciudades más violentas del mundo, según el promedio de las evaluaciones realizadas por el Consejo Ciudadano de México durante la última década y que clasifica a las ciudades del mundo que no bajan de una tasa de 30 homicidios por cada cien mil habitantes, consideradas así en la categoría de “violencia muy alta”.

Para ocasionar un giro diametral en la seguridad de las ciudades capitales del país, es clave, no solo avanzar dando continuidad a estrategias efectivas contra los delitos de mayor impacto social, que afecte las rentas criminales del microtráfico y la extorsión, y que lleve los indicadores de hurto y homicidio a su más mínima expresión, como lo estamos apreciando resultado de la iniciativa “polígonos de vida”, donde el peso principal de la responsabilidad está en las autoridades; sino también, encontrar tácticas inteligentes para ganarle la batalla al miedo, a la alta percepción de inseguridad y a la victimización; sumado a la ineluctable tarea de conectar la estrategia de seguridad con la solución a los más grandes desafíos que agobian incesantemente a la ciudadanía, como son el desorden social y la intranquilidad en los espacios públicos, el deterioro del ornato, el exasperante tráfico vehicular y la irritable molestia ciudadana derivada de la migración irregular. La tarea no es imposible!

LPNSN: Verdad, estrategia o desinformación la que rodea la captura del narcotraficante Rafael Caro Quintero en México. La penetración del narcotráfico en las esferas de poder de México parece no tener fondo, de nunca acabar.

 

Es justo destacar el cambio de actitud de la Alcaldesa Mayor en su condición de Jefe de Policía. El relacionamiento mejoró y el respaldo ha sido sin igual hacia la Policía y con la seguridad. Clic para tuitear
General Juan Carlos Buitrago
+ posts

Brigadier General (r) de la Policía Nacional. Nació en Neira (Caldas) hace 51 años. Ingresó a la Policía Nacional en 1988 y se graduó con el primer puesto de su promoción. En 33 años de trayectoria lideró importantes operaciones de inteligencia y contrainteligencia de estado, y de investigación criminal en la Dijín, Dipol, DNI y Polfa. Creó la oficina de Colombia en Europol y contribuyó a la fundación de Ameripol. Administrador policial, administrador de empresas, estudió negocios en la universidad Georgetown en Washington y es egresado de la Academia Nacional del FBI en Quantico VA. Estudió alta gerencia internacional en la Universidad de Los Andes y realizó curso integral de Defensa y Seguridad Nacional en la Escuela Superior de Guerra. Ha sido formado por diferentes agencias de inteligencia e investigación mundiales y considerado a nivel internacional uno de los más curtidos en estos temas. Actualmente es el fundador y CEO de la firma StrategosBIP