Bolívar

JUAN CAMILO VARGAS

@JuanCVargas98 

Bolívar Columna de Juan Camilo Vargas Clic para tuitear

La temperatura era de unos 41 o 42 grados centígrados que iban acompañados de una alta humedad y un sofocante sol como el que suele azotar las costas colombianas. Rodeado de árboles, matorrales y un verde enorme que se extendía por varias hectáreas, me encontraba ingresando a la Quinta de San Pedro Alejandrino, hacienda histórica para la ciudad de Santa Marta y el departamento de Magdalena. Más allá de la importancia que tuvo en su época gracias a las plantaciones de caña de azúcar, a la Quinta se le conoce por ser el lugar en el cual Simón Bolívar, más conocido como «El Libertador», pasó sus últimos días.

Desde que entré al predio pude percibir cierta aura de solemnidad que sólo se veía turbado por turistas ociosos e irreverentes que no comprendían el valor histórico del lugar. Sobra decir que a uno puede o no gustarle la figura de Bolívar, estar de acuerdo o no con lo que logró y lo que buscó a través de su gesta libertadora, pero es menester mostrar algo de respeto por la figura de un hombre que logró completar un proyecto a pesar de las adversidades que tanto enfrentó desde su niñez. A pesar de las abismales diferencias que separan mi pensamiento del de Bolívar, sentí una enorme felicidad por poder contemplar el espectáculo que es la antigua casa quinta. Motivado por la biografía que escribió John Lynch acerca de Bolívar, contemplé el lugar en donde exhaló el último suspiro Simón Bolívar.

A pesar de las abismales diferencias que separan mi pensamiento del de Bolívar, sentí una enorme felicidad por poder contemplar el espectáculo que es la antigua casa quinta. Clic para tuitear

Más allá de sus ideas republicanas, Bolívar fue un hombre que logró oponerse a todo lo que era lo impuesto en su tiempo, particularmente en los territorios españoles de ultramar. Vale la pena reconsiderar esto antes de cuestionar sus acciones y sus logros, pues dejando a un lado las ideas y las diferencias de doctrina, es posible rescatar esa perseverancia y ese espíritu luchador que logró desarrollar un cambio sustancial en lo que luego serían las Repúblicas de Suramérica. Sea de nuestro agrado o no, es importante tenerlo como referencia histórica nacional.

Pablo Victoria escribió una maravillosa pieza sobre Bolívar, describiendo sus razones para hacer lo que hizo, además de su resentimiento con la corona española por haberle negado un título que su familia había querido comprar desde hace tiempo. Lynch omite este episodio en la biografía que escribió sobre El Libertador, pero deja ver que Bolívar sí poseía cierto odio sin justificación alguna contra España. Logrando sobreponer ese odio al amor que profesaba el pueblo por el viejo modelo imperial.

Mis meditaciones sobre Bolívar son muy contradictorias e inconsistentes, pero creo que vale la pena rescatar su legado en medio de tanto caos que padecemos hoy en nuestro País. No digo que se reivindiquen legados absurdos como lo hizo el tirano Hugo Chávez, sino que se despierte una verdadera memoria histórica para comprender que lo que soñó Bolívar no se ha completado y quizá nunca se completará, porque al final de su vida entendió que al crear las Repúblicas americanas le había dado curso libre a un monstruo que no podría controlar.

Mis meditaciones sobre Bolívar son muy contradictorias e inconsistentes, pero creo que vale la pena rescatar su legado en medio de tanto caos que padecemos hoy en nuestro País. Clic para tuitear
Avatar
Acerca de Juan Camilo Vargas 48 Articles
Joven santandereano de nacimiento, Huilense por adopción. Estudiante de Política e Historia en Hillsdale College, ubicado en Michigan, Estados Unidos. Ganador de las becas “Hillsdale Merit Scholarship”, “Weber International Private Enterprise Scholarship” y “Gogel Scholarship, Werner J & Mar”. Caballero Andante, poeta inquieto, enemigo de la corrección política y defensor de la tradición moral y las buenas costumbres. Haciendo Patria