Buitre de la Guerra, Pero Jamás Amigo del Terrorismo

Nicolás Camilo Rivera Mejía

Nicolás Camilo Rivera

Buitre de la Guerra, Pero Jamás Amigo del Terrorismo Clic para tuitear

Nicolás Camilo Rivera

Enemigo de paz, buitre de la guerra, guerrerista, fascista, paramilitar, entre otros, fueron los calificativos que recibí hace varios años de los señores pacifistas que aplaudían el adefesio que se pactó entre el gobierno Santos y los narcoterrosistas de la FARC.

Hagamos un poco de memoria respecto a los acuerdos y recordemos que al principio la brillante idea de las FARC era refrendar los acuerdos mediante una Asamblea Constituyente, pero que por la voz de rechazo casi de inmediato del pueblo dieron vuelta atrás ¿y ahora? fácil, tenían un plan b, el dichoso plebiscito. A finales de 2015 el Senador Roy Barreras presentó el Proyecto de Ley Estatuaria 094 de 2015 que buscaba que el acuerdo de terminación del conflicto fuese puesto a consideración del pueblo, Proyecto que la Corte Constitucional lo avaló a mediados de 2016; Después de esto el gobierno Santos y sus aliados terroristas cantaban victoria, creían que todos los colombianos sufríamos de amnesia y pensábamos igual que Iván Cepeda con ese cuentico de “Prefiero verlos en el Congreso que en el monte” pese a que el 2 de abril habíamos inundado las calles con millones de personas rechazando esa burla a la víctimas. Iniciaron las campañas por el “SÍ” y por el “NO”, mientras los del “SÍ” gastaron miles de millones en pautas publicitarias y comprando conciencias con sus maquinarias bien aceitadas y sus tarros de mermelada llenos, nosotros los del “NO” salimos juiciosamente a diario a hacer pedagogía al elector exponiéndoles los contras del acuerdo. Llegó el 2 de octubre (lo recuerdo mucho porque fui jurado), me imagino a los terroristas con el habano en una mano y un trago en la otra celebrando antes de tiempo, pagaría por devolver el tiempo y ver sus caras cuando se entregó el último boletín dando el “NO” como ganador. Como ya todos lo saben después de la estruendosa derrota del sí, la Corte Constitucional autorizó la vía rápida o “fast track” para implementar el acuerdo de paz.

Durante ese período el mismo Presidente de la República Juan Manuel Santos, se encargó de dividir al pueblo entre los “amigos de la paz” y los “amigos de la guerra” un error monumental, ya que no dudaban en tildarnos de mentirosos cuando le contábamos al pueblo que las FARC no iban a pagar un día de cárcel, que llegarían al congreso a dedo, que inundarían el país de coca y que jamás entregarían los secuestrados (ahora retenidos según la JEP), las rutas de coca, ni mucho menos los bienes.

Pasó el tiempo y como dice el adagio popular “No hay que llorar sobre la leche derramada”, perdieron en las urnas pero ganaron en el escritorio, en 2018 llegaron al Congreso 10 terroristas, cuyo único logro es empuñar las armas contra su pueblo, ahora se creen dignos y distinguidos por estar en el capitolio robándole ese espacio a la verdaderas víctimas del conflicto armado, cambiaron los fusiles por bolígrafos, pero ese hedor a podredumbre y sangre no se los quita nadie.

Tiempo después el pueblo puso en duda la voluntad de paz de estos hampones ya que  dos terroristas perdieron sus CURULES,  su instinto criminal pudo más y respaldados por la JEP lograron escapar y hacer público el brazo armado del partido FARC mal llamado disidencias, a los que los niños víctimas del conflicto que veían violar, torturar, practicar abortos, traficar, asesinar y reclutar, hoy los ven como adalides de la moral, al punto que hoy la concubina de Manuel Marulanda más conocido como “tirofijo” es la Segunda Vicepresidenta del Senado ¡Que desgracia! lo más indignante de esto es que al día siguiente de ser electa como segunda Vicepresidenta, con el cinismo que caracteriza a toda esa plaga salió a los medios a limpiar la imagen de las FARC y comenzó a negar todas las atrocidades de este grupo Narcoterrorista, lo que causó de inmediato fue que los más fervientes defensores de los acuerdos salieran a condenar su cinismo. Pero, señores ¿Acaso ustedes no votaron por eso? ¿No pusieron en duda su voluntad de paz cuando decidieron seguir utilizando sus alías de criminales después de firmar los acuerdos (y si, alias no seudónimos como dijo Sandra Ramírez)? Eso apoyaron, eso tienen, ahora no se las vengan a dar de indignados.

Como dicen por ahí aunque la mona se vista de seda mona se queda, o adaptémoslo mejor a esta realidad, aunque el terrorista se vista de traje, terrorista se queda, ya que lastimosamente los “ex” no caben para estos señores, no se puede ser ex violador, ex asesino, ex secuestrador, ex traficante o ex reclutador. Si por estar en contra de estos criminales me seguirán diciendo “Buitre de guerra”, “enemigo de la paz”, “fascista” o “paramilitar” bienvenidos sean esos improperios, ya que mi conciencia está tranquila y sé que estoy del lado correcto de la historia.

 

Nicolás Camilo Rivera Mejía
Acerca de Nicolás Camilo Rivera Mejía 28 Articles
Joven abogado, tuitero, respetuoso de la fuerza publica y activista político desde los 14 años.