Ante la cruenta derrota que sufrió Carlos Caicedo, ha orquestado una ‘cacería de brujas’ con el propósito de vengarse de quienes, supuestamente, les incumplieron los compromisos políticos siendo sus subalternos. Clic para tuitear

 

Antes del pasado domingo 13 de marzo, en el Magdalena era un secreto a voces que a los funcionarios y contratistas de la Gobernación les habían impuesto una cuota de votos para el candidato al senado Rafael Alejandro Martínez y la lista cerrada de fuerza ciudadana a la Cámara.

Como ha sido habitual, la orden de Carlos Caicedo, principal cabecilla del clan Caicedo; era obligar a todos los trabajadores de la Administración Departamental y a quienes tuvieran vínculos contractuales, a que votaran por sus candidatos y además, les buscaran más votantes.

Uno de los principales centros de operaciones de esta practica corrupta estuvo concentrada en los hospitales que el Departamento tiene en los municipios. Estos establecimientos de salud fueron convertidos en vergonzosos comandos políticos donde hubo permanente constreñimiento electoral.

Carlos Caicedo, principal cabecilla del clan Caicedo; no tuvo recato alguno en exigirle a sus intermediarios que amenazaran y presionaran por cualquier medio al personal de planta y contratistas de la Gobernación con el fin de obtener los apoyos que prometió a sus candidatos.

Este tráfico de votos fue ‘voz populi’ en los pueblos del Magdalena. La transacción de la votación comprometida estuvo condicionada a la permanencia en sus cargos de los servidores públicos o la continuidad de la suscripción de contratos para quienes trabajan por prestación de servicios.

Lo peor de todo no fue lo que hicieron antes del domingo 13 de marzo sino lo que ahora vienen haciendo como acto de venganza luego que su grupo significativo de ciudadanos no obtuvo el mínimo de la votación que se requiere para alcanzar el umbral y convertirse en partido político.

Ante la cruenta derrota que sufrió Carlos Caicedo, principal cabecilla del clan Caicedo y sus secuaces; este, ha orquestado una ‘cacería de brujas’ con el propósito de vengarse de quienes, supuestamente, les incumplieron los compromisos políticos siendo sus subalternos.

Al momento de escribir esta columna, me informan amigos de Tenerife, que los despidos están a la orden del día en el hospital del municipio. El gerente Sergio Aragón es quien hace de ‘verdugo’. Al personal de este centro asistencial les había exigido una cuota de 15 votos. ¡Qué barbaridad!

Luis Miguel Cotes Habeych
+ posts

Luis Miguel Cotes Habeych (Santa Marta, 18 de enero de 1987), más conocido como "El Mello Cotes", es un músico, administrador de empresas, y político colombiano, quien ha servido como diputado de la Asamblea Departamental del Magdalena entre 2007 y 2009; y Gobernador del departamento del Magdalena entre el 1 de enero de 2012 y el 31 de diciembre de 2015.

 

Comparte en Redes Sociales