Ciudades Inteligentes y Nuevas Ciudadanías

César Augusto Betancourt Restrepo

Ciudades Inteligentes y Nuevas Ciudadanías

@C88Caesar

Ciudades Inteligentes y Nuevas Ciudadanías Columna de César Augusto Betancourt Restrepo Clic para tuitear

Con la evolución de la tecnología, en especial las de información y comunicación, vemos cómo el impacto ha llegado, sobre todo, a los centros urbanos de más afluencia en el mundo.

Ya hoy no es posible concebir una gran urbe sin acceso a internet, sin aplicaciones nacidas para solucionar problemas específicos u ofertar productos en esa misma ciudad, o sin cámaras y semáforos inteligentes, que nos ayuden a tener más control sobre aspectos como la seguridad y la movilidad.

¿Pero más allá de los cambios y la evolución de la tecnología en las ciudades, o de las ciudades entorno a la tecnología, nos hemos puesto a ver qué cambios ha habido en las ciudadanías?

Las Nuevas Ciudades se construyen con Nuevos Ciudadanos (no solo con tecnología), y hay que entender qué han significado socialmente, el paso de la WEB 1.0 a la WEB 2.0, la masificación de las redes sociales y el auge de dispositivos inteligentes, en nuestro día a día y en nuestro interés e incidencia en lo público y lo político. 

Ciudadanía activa

Desde el nacimiento de la Internet, las personas hemos podido acceder con mucha más facilidad a la información que antes era costosa, o sencillamente pasaba por el filtro de algunos medios de comunicación que podían tener interés sobre algunos temas o que fueran abiertamente ideologizados.

No obstante el modelo de comunicación seguía siendo el mismo: unidireccional, es decir, no había interacción de la persona con el medio emisor de la información, así como tampoco había interacción entre los consumidores del medio.

Con la llegada de la WEB 2.0, el modelo tuvo un cambio importante, pues ahora existe la posibilidad de la comunicación bidireccional y multilateral, es decir, el contacto con otras personas en cualquier parte del mundo. Esta novedad estalló con el nacimiento de Redes Sociales como My Space, Facebook, Hi5, y más recientemente con Twitter, Instagram y SnapChat.

Las personas no solo tenemos ahora un espacio donde compartir fotografías y pensamientos, sino que ahora usamos estos escenarios para la discusión sobre lo público y lo político, en los que se sientan posiciones, se hacen quejas ciudadanas y propuestas de ciudad.

Las personas no solo tenemos ahora un espacio donde compartir fotografías y pensamientos, sino que ahora usamos estos escenarios para la discusión sobre lo público y lo político. Clic para tuitear

Esta interacción entre las personas, las acaloradas discusiones y la calidad de los temas discutidos, fueron tomando relevancia entre los ciudadanos y los medios masivos de comunicación, que cada vez más fueron apuntando el ojo a lo que decían personajes importantes de la vida pública en sus redes personales.

De igual forma, ha hecho que en diferentes partes del mundo, las personas se organicen y tomen una actitud activa frente a la toma de decisiones, como ocurrió con los movimientos Occupy Wall Street, Occupy London, o la Primavera Árabe.

En Colombia, por ejemplo, gracias a esa interacción en redes, los Twitteros han hecho graves denuncias, han bajado ministros, han convocado a manifestaciones multitudinarias y se ha hecho campaña activa por diferentes candidatos o iniciativas.

¿Qué significa esto? Que el poder ya no está exclusivamente en manos de los políticos y los gobernantes, sino de unos ciudadanos cada vez más activos, más inconformes. Esta es la clave para entender la importancia de las TIC’s en nuestra época; tenemos ciudadanos más empoderados.

Nuevos Ciudadanos, Nuevos Gobernantes  

La inquietud surge entonces: ¿será que estamos, como lo dijo Moisés Naím, llegando al “fin del poder”?

La democracia se ha esparcido durante años en occidente, pero solo hasta ahora y gracias a las nuevas tecnologías, está llegando la democratización de la información, lo que es, en teoría, el insumo básico de la democracia.

La democracia se ha esparcido durante años en occidente, pero solo hasta ahora y gracias a las nuevas tecnologías, está llegando la democratización de la información, lo que es, en teoría, el insumo básico de la… Clic para tuitear

Esto puede llegar a inquietar a los gobernantes que sienten que sus pasos son cada vez más vigilados y que las redes pueden ser la cura a la amnesia colectiva que vivimos, pero de igual forma, puede ser el escenario ideal para que los nuevos gobernantes, frescos, sin malas mañas políticas y sin ambigüedades, le hablen de frente a la ciudadanía que los eligió.

¿Cómo? Entendiendo que somos seres que estamos en contante consumo de información, y en ese sentido, para la Nueva Ciudadanía es muy importante saber qué hace el gobernante y las instituciones en su día a día. Es decir, que los gobernantes deben pasar al paradigma del Gobierno Abierto (Open Data), para generar confianza y gobernabilidad.

Pero esa no es la única clave, pues bajo el esquema de ciudadanías más activas, es necesario convocar a esa misma ciudadanía a que haga parte de los programas e intervenciones sociales para transformar las realidades de nuestro entorno, tanto las físicas como las intangibles.

Esa mancomunidad de ciudadanos trabajando por propósitos comunes, es lo que se conoce como innovación social, y los llamados a convocar y organizar a la masa activa deben ser los propios Gobernantes y las Instituciones para poder llevar a cabo su agenda de transformación social, física y económica.

Hoy hablar de Ciudades Inteligentes no es solamente hablar de tecnología, sino cómo usamos ésta para la solución de los problemas sociales, y de ciudadanos cada vez más apropiados de lo público, de su espacio, de su entorno, de nuevos ciudadanos.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 361 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo