Claudia y el Virus

ANDREAS ALTHOFF OSPINA

@Andreas_Althoff

Claudia y el Virus Columna de Andreas Althoff Ospina Clic para tuitear

Es cierto y es importante recordarlo… En estos días debemos dejar aparte la polarización política para concentrarnos en salir bien de esta pandemia que nos tiene aislados en nuestros hogares. Pero, por otra parte, también podemos cumplir con nuestro deber ciudadano de denunciar públicamente las decisiones que han afectado nuestro derecho humano a la vida digna, a la vida sana.

Mientras que se escribe este artículo son 235 los casos de coronavirus en Colombia, 92 de ellos en la capital colombiana. A la hora de que usted lo lea probablemente ya habrá ascendido la cifra. Hace ni siquiera una semana los casos en Bogotá estaban por debajo de los diez, lo que indica que en la capital hubo un crecimiento por más del 500% en pocos días. Una cifra que causa serias dudas sobre el manejo que la crisis del virus ha tenido por parte de las autoridades distritales.

Por motivos del espacio no se puede entrar en detalle para evaluar el desempeño del gobierno nacional que seguramente tampoco fue óptimo. Pero como Bogotá es y sigue siendo la puerta de entrada del coronavirus al país, vale la pena prestarle atención especial a como la alcaldía ha administrado la crisis.

Para resumirlo en una frase: El manejo de la alcaldesa Claudia López en esta crisis ha sido fatal. Por suerte podemos decir que en Colombia hasta el momento no se han dado casos de muerte por el virus. Los mayores responsables de cuidar la vida del ciudadano son nuestros políticos y pudimos ver con gran asombro que nuestros mandatarios no aprendieron de las experiencias traumáticas de los países europeos. Menos se aprendió de los países asiáticos que han sido los más eficientes en frenar el contagio. 

Los mayores responsables de cuidar la vida del ciudadano son nuestros políticos y pudimos ver con gran asombro que nuestros mandatarios no aprendieron de las experiencias traumáticas de los países europeos. Clic para tuitear

Hay que ser conscientes de que la alcaldesa de Bogotá tuvo que gestionar una de las crisis humanas más difíciles que ha tenido la ciudad en las últimas décadas. Hay que tener respeto a eso, pero también es necesario criticar lo que se hizo mal para evitar que los mismos errores se hagan de nuevo en otros escenarios. 

Son varios los puntos criticables que se adaptaron desde la alcaldía de Bogotá. Aquí solo se pueden mencionar algunos de los muchos. Uno de los más graves ha sido permitir que vehículos del transporte público masivo puedan circular libremente hasta el aeropuerto El Dorado. Eso es como recoger al virus en su epicentro para divulgarlo luego por toda la ciudad, siendo aquí los más afectados los usuarios del sistema que en su mayoría pertenecen a la clase media.

A pesar de que Claudia López usa mucho el discurso de la “anti-corrupción”, es ella misma una maestra en derrochar los recursos públicos de los bogotanos. Su asesor de comunicaciones, Guillermo Cuéllar, gana más que 35 (!) salarios mínimos. La gerente del Canal Capital gana hasta más que el señor Cuéllar. 

Ese dinero público que termina literalmente en los bolsillos de unos pocos, debería ser redirigido para apoyar a los más vulnerables de la sociedad. Los tapabocas están escasos, sus precios por las nubes y muchos colombianos no tienen como comprarlos. Es obligación moral por parte de las autoridades locales establecer puntos de entrega donde se reparten tapabocas de manera gratuita a los más humildes. ¡Menos corrupción, más corazón!

Otro punto vergonzoso fue la manera de cómo se manejó el tema del hospital San Juan de Dios. Manda una muy mala señal a la ciudadanía, si se quiere demoler una instalación sanitaria en época de crisis de salud. La política social en este caso de emergencia se debe imponer contra los intereses de algunos sectores económicos y coordinarse con otras entidades estatales para garantizar que en este edificio se instalen camas, ya que cuenta con un espacio importante para la ubicación de enfermos.

Otro punto vergonzoso fue la manera de cómo se manejó el tema del hospital San Juan de Dios. Manda una muy mala señal a la ciudadanía, si se quiere demoler una instalación sanitaria en época de crisis de salud. Clic para tuitear

¡Cuídense mucho! Juntos salimos de eso…

Andreas Althoff Ospina
Acerca de Andreas Althoff Ospina 12 Articles
Andreas Althoff Ospina nació en 1990 en Bonn, Alemania como hijo de un alemán y de una colombiana. Realizó un pregrado en Historia y Geografía de la Universidad de Bonn. Posgrado en Relaciones Internacionales y Política de la Universidad Sergio Arboleda.