“Colombia: el país donde un descuento del 19% es más importante que la salud & la vida”

Santiago Ospina Fonnegra

@SpiderDoc

“Colombia: el país donde un descuento del 19% es más importante que la salud & la vida” Columna de Santiago Ospina Fonnegra Clic para tuitear

Apreciadas personas lectoras del Parche del Capuchino, soy Santiago Ospina Fonnegra – “el doctor Santi” – médico & cirujano de la Universidad de Antioquia y especialista en salud ocupacional de la universidad CES.   Hoy, más allá de una ponencia, traigo un sinfín de preguntas inmersas en los párrafos que están llegando a mi mente mientras escribo, con el corazón en la mano y el “ojo agua’o”; entre la rabia, la decepción, la tristeza y la impotencia absoluta.

Importante que el presidente Iván Duque Márquez cumpla lo propuesto en la campaña presidencial.   Sin embargo, ¿no podía esperar para que uno de esos tres días sin IVA fuese en otro momento, lejos del pico de la pandemia en nuestro país?   La promesa fue tres (3) días al año sin el mencionado impuesto, ¿por qué no fueron en octubre/noviembre/diciembre donde, epidemiológicamente hablando, las cosas “estarían mejores”?

Hasta ahora el gobierno nacional y las demás jerarquías descendientes en la escala del poder político de nuestra tierra han tomado buenas decisiones y somos ejemplo a nivel mundial; no completamente como país, más sí en algunas regiones y subregiones que se han vuelto referentes internacionales para afrontar este virus SARSCoV2/CoViD19.   ¿Pasaron por alto al excelente equipo de asesores científicos y de investigación y tuvo más peso la economía y las finanzas que la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad en medio de una emergencia sanitaria?   ¿No se han dado cuenta, tal vez, cómo está la renovada y hermosa Barranquilla, que ya igualó y sobrepasó a “la Italia” de meses atrás?   Unidades de cuidados intensivos colapsadas, salud en casa que no da abasto, médicos de otras regiones yendo a apoyar y ni siquiera así se ha logrado contener el virus y mitigar su propagación, ¿quiénes podrán contar la historia y “vivir y gozar” el carnaval 2021, el más importante del país y el segundo en el mundo, después del de Río de Janeiro?

Nuestra presidencia y vicepresidencia, nuestros ministerios, nuestro senado, nuestras gobernaciones, nuestras asambleas, nuestras alcaldías, nuestros concejos y demás entes gubernamentales que se me puedan escapar, ¿dónde estuvo su criterio y auto cuidado para frenar esta hecatombe “coronavirunezca” que acaban de desatar?   ¡Porqué seamos o no sus simpatizantes, es su deber constitucional cuidar a la población colombiana y NO LO HICIERON!   Estas decisiones tendrán un impacto notorio, incluso en lo económico, que tanto “os preocupa” pero que, para trabajar, salir, estudiar, entre otras actividades presenciales o telepresenciales, debemos primero estar ¡VIVOS y ALIVIADOS!

Con todo el respeto que se merecen, les digo; junto a quienes tomaron la decisión y/o sólo les importa la plata, el dinero, “el vil metal”; cómo irán viendo el panorama nefasto que acaban de iniciar; donde se podría decir que cada persona infectada, enferma, o muerta; en las siguientes tres semanas (los 21 días que en promedio se toma el virus desde la infección hasta la recuperación); es responsabilidad absoluta de todo aquella persona que no hizo ningún pronunciamiento para cambiar la historia y de aquellos que dentro de un aislamiento “inteligente”, no utilizaron lo “Sapiens” que nos caracteriza como cualidad, dentro de las demás especies del reino animal y ni siquiera intentaron frenar la más absurda decisión, sobre cualquier otra tomada durante el año en curso.    Responsabilidad también del almacén que abrió sus puertas y no controló el distanciamiento físico mínimo de dos metros, el uso permanente de tapabocas, el lavado de manos o uso del alcohol glicerinado y la permanencia por menos de 15 minutos en un recinto; así como cada persona que salió de forma desmedida a comprar de forma compulsiva, valga la redundancia.    Espero, de todo corazón y ya un poco más tranquilo mientras voy escribiendo, que sea yo el equivocado.

“Qué bueno” que el virus escogiera y le trajera los enfermos y los muertos de familiares y seres queridos sólo a aquellos que actúan de una forma irresponsable.   Pero no, el virus no escoge, nos selecciona a todos por igual.   Podríamos decir que es un virus equitativo y justo, dos cosas que, socialmente hablando, evidentemente nos faltan como país.   ¿O porque parte de Antioquia está como Alemania y Medellín como Berlín; y el Amazonas, el Urabá, Chocó, Nariño y “La Arenosa” están a nivel de Ecuador, España y los “bambinos”?   No han visto como Suecia y Alemania, países super top del mundo ya han tenido que revertir estrategias.   ¿Dónde está el “trabajo en espejo”, el aprendizaje que debemos traer de los lugares donde lo están haciendo bien o mejor?

En cuanto al coronavirus todos somos ignorantes, desde el más brillante científico, epidemiólogo o virólogo.   Es algo nuevo para la humanidad, en general, y amerita esperar, mínimo un año, para que se estabilice el virus y se puedan tomar decisiones más claras y asertivas.   Por ahora es ensayo/error, pero sin cometer errores evidentes, como el del día sin IVA en el casi pico de la gráfica en el país (pico que se corrió gracias a la extensión gradual de la cuarentena para dotar algunas subregiones de insumos y recursos en las entidades de salud); y donde el “aplanamiento” de la curva se comenzó a “engordar”, días atrás.

Ahora me pregunto: ¿estamos aprendiendo algo de esta pandemia? ¿todo sigue y/o seguirá igual? ¿vamos a seguir con el consumismo desenfrenado y la consecuente contaminación? ¿nos quejamos de que no hay plata, pero para las promociones siempre hay de dónde?   Qué salgan, opinen y critiquen aquellas personas quienes tienen sus necesidades básicas no cubiertas pero que las élites del país con la nevera llena y el bolsillo, demás que también, sean las que con decisiones absurdas pongan en riesgo la salud de miles o millones de compatriotas, no tiene nombre.   ¿Se debe reactivar la economía? ¡Paulatinamente, claro qué si… pero no así!

En mi concepto como ser humano y no sólo desde el saber médico desde mis lineamientos, evidentemente preventivos, considero que: “la vida es invaluable y la salud es lo más importante para poder desarrollar cualquier logro, meta u objetivo”.   Para finalizar, cuestiono ¿cuánto vale la vida de una persona dentro del territorio nacional? ¿y esa cifra, en cuánto queda luego del “19%?   ¡Es para una tarea!

Santiago Ospina Fonnegra
Acerca de Santiago Ospina Fonnegra 16 Articles
Soy Santiago Ospina Fonnegra; nací el 8 de julio de 1.982 en Medellín, Antioquia; orgullosamente de nacionalidad colombiana y montañero pues es imposible negar las montañas del hermoso Valle de Aburrá. … Soy escolar – 1992 – de la escuela Alfredo Cock Arango; bachiller – 1998 – técnico industrial en fundición y metalurgia del Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo; Médico & cirujano – 2007 – de la Universidad de Antioquia; especialista en salud ocupacional – 2015 – de la universidad Ces.