Combatir el crimen con Inteligencia

Ana Cristina Moreno Palacios

@AnimorenoP

Combatir el crimen con Inteligencia Columna de Ana Cristina Moreno Palacios Clic para tuitear

En Colombia existen 23 grandes estructuras criminales, de las cuales, 10 están instaladas en el Valle de Aburrá y 8 delinquen directamente en Medellín.

Duele que Medellín haya cerrado el año 2018 con 44 homicidios más que en el 2017, llegando a la cifra de 626 vidas que se perdieron a causa de la violencia, y duele que antes de finalizar febrero del año en curso, ya se registraban más de 100 homicidios.

En la ciudad más del 60 por ciento de los crímenes que se cometen, incluyendo el homicidio, son por culpa de estructuras delincuenciales que controlan la renta criminal de Medellín, y del resto de Antioquia.

Estas estructuras se han fortalecido debido al auge del narcotráfico en el país, pues no olvidemos que al final de la administración de Juan Manuel Santos, en Colombia había más de 200 mil hectáreas de cultivos ilícitos, lo que terminó siendo un gran problema de seguridad nacional, con consecuencias directas en las regiones y las localidades.

En la ciudad más del 60 por ciento de los crímenes que se cometen, incluyendo el homicidio, son por culpa de estructuras delincuenciales que controlan la renta criminal de Medellín, y del resto de Antioquia. Clic para tuitear

Medellín no ha sido ajena a esa realidad, y prueba de ello, es que más del 97 por ciento de los Grupos Delincuenciales Comunes Organizados que delinquen en la ciudad, están dedicados al narcotráfico, y a otras actividades delictivas que agreden constantemente a nuestra sociedad.

Detrás de una banda de extorsionistas que no dejan prosperar a nuestros comerciantes y empresarios, detrás de un grupo de ladrones, detrás de los jíbaros que les regalan droga a nuestros niños para enviciarlos, detrás de la prostitución infantil que tristemente se vive en Medellín, detrás de gran parte de esos 100 homicidios, está una estructura criminal que atenta contra una sociedad que lucha día a día por dejar atrás los ciclos de violencia que la anteceden para construir un presente y futuro próspero.

Medellín y Antioquia no pueden seguir conviviendo con estas bandas criminales, y para derrotarlas necesitamos un Centro Inteligente de Seguridad Ciudadana, donde confluyan todos los organismos del Estado que hacen Inteligencia, Contrainteligencia e Investigación Criminal,  con toda la capacidad tecnológica de última generación, para desarticular definitivamente estos grupos delincuenciales, y permitir que avancemos en Sostenibilidad Social, Ambiental y Económica, así como en Efectividad administrativa, para hacer de nuestra ciudad, la Medellín que soñamos.

En sintonía con el Gobierno Nacional, debemos perseguir a estas organizaciones delincuenciales dedicadas al narcotráfico y microtráfico, y para hacerlo, hay que desmantelar tanto sus finanzas como todas sus redes de apoyo, para así fracturar definitivamente toda la cadena de la ilegalidad. Para tal fin, es necesario fortalecer el binomio seguridad-justicia, el cual le dará la certeza a la ciudadanía de que no habrá impunidad, y le mandará un mensaje claro a los que delinquen en Medellín: les vamos a quitar la tranquilidad.

Pero no basta con el accionar de la Fuerza Pública, ya que debemos consolidar la victoria de la legalidad con institucionalidad, emprendimiento, educación y oportunidades, para que el germen del crimen no vuelva a nacer, y para eso necesitamos una administración que se la juegue por la transformación de nuestra sociedad, construyendo sobre lo construido y fortalecer programas como el del actual Alcalde Federico Gutiérrez “Delinquir no paga”.

No podemos permitir, como sociedad, la coexistencia con los violentos, ni mucho menos que la cultura de la ilegalidad se extienda por nuestra ciudad. Quiero ser la alcaldesa que junto a la Fuerza Pública y a una ciudadanía fuerte, rechace y combata con vehemencia a las bandas criminales que azotan nuestra ciudad.

No podemos permitir, como sociedad, la coexistencia con los violentos, ni mucho menos que la cultura de la ilegalidad se extienda por nuestra ciudad. Clic para tuitear

#HagamosQueLasCosasPasen