¿Cómplices de narcoterrorismo?

HOFFMAN PACHECO GÓMEZ

@hoffmanpacheco

¿Cómplices de narcoterrorismo? Columna de Hoffman Pacheco Gómez Clic para tuitear

En los últimos días nos han llegado monumentales noticias del gobierno del presidente Donald Trump que son sumamente graves. Acusar al dictador Nicolás Maduro y su cúpula del más alto nivel es de suma gravedad para el continente. Cuando la justicia americana se atreve a publicar un “indicment” como el que le público a Maduro, es porque los indicios son una realidad que no se puede controvertir. Ellos tienen la suficiente información creíble para enjuiciar a quienes nombran en esa acusación. Los “gringos” no se van a jugar su prestigio sin estar seguros del paso que están dando en algo tan serio como una acusación por narcoterrorismo.

En Colombia la noticia no ha tenido la suficiente trascendencia en la prensa; en parte debido a que la pandemia del coronavirus ocupa a diario los titulares de radio, prensa escrita, televisión y portales de noticias en la Internet; y no es para menos que así sea. Lo grave para nosotros es que en la acusación que lanzo la semana pasada la justicia americana, hay dos personajes colombianos que hacen parte de tamaña trama de narcotráfico y terrorismo.

La cosa pasaría desapercibida si no fuera porque los dos nombres que figuran en la acusación como socios del tráfico de drogas del régimen venezolano son los antiguos negociadores del mal llamado acuerdo de La Habana: Iván Márquez y Jesús Santrich; si, el mismo que ante una pregunta referente a pedirle perdón a las victimas salió cantando una canción en tono burlesco. Esto nos demuestra por un lado que este par de personajes jugaron a la doble; por un lado, engañaron flagrantemente al anterior gobierno y de paso le dieron una patada a la ilusión de gran parte del pueblo colombiano que creyó en ellos. Pero por otro siempre quisieron mantener el lucrativo negocio de las drogas.

Lo grave para nosotros es que en la acusación que lanzo la semana pasada la justicia americana, hay dos personajes colombianos que hacen parte de tamaña trama de narcotráfico y terrorismo. Clic para tuitear

Pero el asunto para nosotros va mucho más allá y toma ribetes de gravedad; las altas cortes colombianas: La corte Suprema de Justicia; el Consejo de Estado y la Jurisdicción de paz podrían verse hipotéticamente envueltas en acusaciones de complicidad. En efecto, la primera de ellas avalo la libertad del fugitivo Santrich cuando la fiscalía colombiana tenia los suficientes argumentos para detenerlo por narcotráfico. Increíblemente los togados otorgaron la libertad de este narco cuando todos sabíamos que seguía con sus actividades delictivas después de la firma del acuerdo.

El Consejo de estado le mantuvo hasta último momento la condición de parlamentarios a Márquez y Santrich, aun si haberse posicionado. Por último, la JEP dilato el levantamiento de las condiciones para ser considerado como persona que había hecho añicos el acuerdo. Todos ellos han guardado el más absoluto silencio ante la gravedad de las acusaciones presentadas, y con tanta evidencia abrumadora. A un simple colombiano como yo, todo esto le causa sospecha y surgen muchas preguntas: ¿Conocían los jueces estas evidencias? Recuerdo que en la época en que Santrich fue soltado para que escapara, vimos una serie de pruebas como videos y audios.

Sabemos por todo lo publicado que Iván Márquez apenas se enteró de los videos se fue al monte y tomo rumbo a Venezuela; total, allí el régimen chavista los protegió siempre. La tapa que reboso el vaso para el escape de Márquez y Santrich fue la decisión del sobrino del primero de entrar a colaborar como testigo protegido de la justicia americana. Nos imaginamos el arsenal de información que Marín soltó en USA; el sobrino de Márquez les habrá contado con lujo de detalles los pormenores del negociado a los investigadores americanos.

En cuanto a lo que a los colombianos nos atañe; las preguntas que nos hacemos son: ¿tendrán el valor civil los togados de las tres cortes involucradas en la escapada de Santrich de renunciar a sus otrora honorables cargos? ¿Qué recibieron estos señores a cambio de la huida de Santrich? ¿Se tipifica una complicidad flagrante de los togados? 

Esperemos por lo menos algo de gallardía de los sujetos que componen las altas cortes. Sus actuaciones dejan tras de sí un tufillo que pega muy fuerte en nuestras narices. Los colombianos sentimos una terrible vergüenza de los jueces de las altas cortes. Representan la tramoya, la trampa, el delito, la deshonestidad y la corrupción.

¿Habrá uno de estos jueces que se atreva a contar por el bien del País que fue lo que paso con la escapada de Márquez y Santrich? ¿Qué tanto hubo de por medio para que estos personajes hoy continúen con su negocio de narcotráfico? El brazo de la justicia divina es largo, muy largo señores. Amanecerá y veremos.

¿Qué tanto hubo de por medio para que estos personajes hoy continúen con su negocio de narcotráfico? El brazo de la justicia divina es largo, muy largo señores. Amanecerá y veremos. Clic para tuitear
Hoffman Pacheco Gómez
Acerca de Hoffman Pacheco Gómez 15 Articles
Doctor en Divinidades, Licenciado en Teología, Capellanías y Defensor de Derechos Humanos con estudios en el Seminario Mayor Anglicano de Colombia Escuela de Teología y Ciencias Religiosas. Líder Social con más de 28 años de Servicio en varias Comunidades en Colombia. Conferencista y expositor bíblico con experiencia de más de 25 años en Colombia, Estados Unidos y otros países. Consultor y Asesor de empresas en los temas de crecimiento, superación personal y manejo de conflictos derivados de la relación familiar y laboral. Ha estado residenciado en Colombia en las ciudades de Barranquilla, Medellín, Sincelejo, Bogotá. También en Lima- Perú y en los Estados Unidos. Escritor, Director General de LAN, Liderazgo de Alto Nivel. Presidente durante 12 años de Iglesia Centro Internacional de Alabanza Barranquilla. Certificado y ordenado como Pastor el 5 de diciembre de 1.999. Consejero familiar y en Adicciones. Terapeuta y Facilitador de Comunidades de adictos y Gestor de Convivencia Social del S.E.N.A. Experto en el tratamiento de adicciones y en resolución de conflictos familiares. Mi mayor habilidad es la enseñanza. He formado durante más de 25 años personas que sirven con excelencia en sus diferentes disciplinas de trabajo. Puedo ser profesor universitario en áreas afines a mi formación profesional. Soy experto en capacitación y superación personal profesional. Hoy en día dedicado a tiempo completo como conferencista invitado frecuentemente a los Estados Unidos y otros países a entrenar Lideres en iglesias cristianas. Asesor de comunidades cristianas y equipos de pastores y líderes para llevarlos a realizar un trabajo de excelencia en el ministerio cristiano de avanzada.