Corrientazos de ira

JULIAN BUITRAGO

@jbagbam74

Corrientazos de ira Columna de Julian Buitrago Clic para tuitear

En la última columnia Daniel Coronel decidió victimizarse porque unos compatriotas lo chiflaron delante de su hijo. Él, que se ha dedicado a someter al escarnio público y acabar reputaciones desde una posición privilegiada, ahora llora porque le aplican un poco de su propia medicina. Sin embargo rescato una frase de su quejumbroso escrito, porque muchas veces hemos sentido lo mismo: “Un corrientazo de ira me recorrió la espalda. ¿Por qué nuestras familias tenían que padecer este momento? ¿Por qué mi hijo tenía que sufrir una agresión a su papá por cuenta de mi trabajo? ¿Por qué soportar en silencio un intento de lapidación pública?”

A continuación voy a enumerar unos cuantos corrientazos de ira que los uribistas hemos padecido durante los últimos años, muchos de ellos provocados por Coronell y su combo de inmaculados colegas.

Él, que se ha dedicado a someter al escarnio público y acabar reputaciones desde una posición privilegiada, ahora llora porque le aplican un poco de su propia medicina Clic para tuitear
  1. Un corrientazo de ira nos recorre cuando nos dicen paracos, sabiendo que la mayoría de uribistas nunca hemos empuñado un arma y somos trabajadores honestos, porque esa  estigmatización es el producto de años de mala prensa.
  2. Se siente un corrientazo de ira cuando vemos a los terroristas de las Farc dictando cátedra de moral desde las curules regaladas en un acuerdo que negamos en las urnas. Esa ira aumenta cuando sabemos que gran parte de las Farc siguen armadas y sus integrantes están blindados por una corte de bolsillo que también negamos en las urnas.
  3. Se sentía el corrientazo de ira cuando los periodistas le tapaban todas las porquerías a Santos y ahora se siente cuando todo lo que hace Duque les parece malo, porque él no les gira millonadas como hacía el Nobel.
  4. Se siente el corrientazo de ira cuando Fecode anuncia un paro, aunque ya no se sabe si es peor eso o que ande adoctrinando en los salones de clase.
  5. El corrientazo de ira es fulminante cuando nuestras honorables cortes fallan en izquierdo, desconociendo la farcpolítica, archivando las investigaciones a políticos zurdos, dejando vencer términos a los corruptos, pero haciendo montajes burdos contra Uribe y su círculo o negándole el derecho universal a la doble instancia a Arias.
  6. Se siente una ira mayúscula cuando actores y presentadoras pretenden dictar la política energética del país desde las redes sociales, creyendo tener más conocimientos que los especialistas.
  7. Se siente el corrientazo de ira cuando los ladrones de celulares y bicicletas son atrapados por la policía y los deja en libertad un juez.
  8. Ya no da ira, da risa leer las mentiras de Gustavo Petro en su twitter, pero lo que no da rabia sino angustia es que ese loco haya sacado más de ocho millones de votos.
  9. Pero con toda seguridad, el mayor corrientazo de ira lo provocó esa polarización infame que hicieron Santos y sus periodistas fletados dividiéndonos en amigos y enemigos de la paz. Cuántas amistades se dañaron, cuánta violencia se creó, cuántas vidas se están perdiendo por semejante barbaridad? Antes la sociedad estaba unida contra el terrorismo. Ahora, por cuenta del lavado de activos más grande de la historia, el gobierno anterior y los medios decidieron ponernos a pelear a los buenos para limpiarle la imagen a unos bandidos.

Que no vengan los causantes de semejante despelote institucional y moral a dárselas de víctimas por unos simples chiflidos. Ellos viven en el exterior o cuentan con esquemas de seguridad. El riesgo mayor es para todos esos que fuimos estigmatizados a cambio de contratos y canales.

Ellos viven en el exterior o cuentan con esquemas de seguridad. El riesgo mayor es para todos esos que fuimos estigmatizados a cambio de contratos y canales. Clic para tuitear
Julián Buitrago
Acerca de Julián Buitrago 16 Articles
Administrador de Negocios, economista.