De anónimos y oídas.

Cecilio José Contreras G

Cecilio Contreras

@Ceciliojosecont

De anónimos y oídas Columna de Cecilio José Contreras Clic para tuitear

Con la indagación preliminar que abre la corte Suprema de justicia en contra de Álvaro Uribe, basados en un anónimo, se demuestra que los magistrados pueden cambiar de línea jurisprudencia pero no de línea política. 

Como la corte antiuribista que era presidida por el nefasto Leónidas Bustos, la corte de hoy actúa bajo este criterio político, alejándose de cualquier fundamento de derecho y de cualquier lógica.  

Como han dicho los magistrados de la CSJ en diferentes jurisprudencia: “están prohibidas las quejas anónimas como fundamento de la acción penal y sólo se autorizan estas bajo el carácter de criterio orientador cuando aportan evidencias o suministren  datos concretos…” está claro que con este anónimo no se allegó ninguna prueba y mucho menos un dato concreto y que la indagación preliminar, aún siendo una etapa para descartar alguna hipótesis, es arbitraria puesto que no se cumple ninguno de los criterios anteriores.

Como la corte antiuribista que era presidida por el nefasto Leónidas Bustos, la corte de hoy actúa bajo este criterio político, alejándose de cualquier fundamento de derecho y de cualquier lógica. Clic para tuitear

Muchos dicen que apenas la corte Suprema abre una investigación en contra del senador Uribe, este los ataca tachándolos de antiuribistas, pero es que los magistrados no se ruborizan al demostrar con este tipo de conductas su antiuribismo radical.  Actúan con un manual político y no bajo la Constitución y la ley. 

Antes de los anónimos estaban los testimonios de oídas, con los cuales quieren acusar al senador Uribe de paramilitarismo, yendo de cárcel en cárcel por toda Colombia y en los EEUU, buscando un testimonio que lo señale y que lo ubiquen en reuniones  dando órdenes a paramilitares. Como no han podido decir que estuvieron con Uribe en un lugar específico, se han inventado el “yo escuché  y el a mi me dijeron”.  Estos testimonios de oídas han sido muy convenientes ya que quienes los dicen siempre mencionan a un ex jefe paramilitar muerto y casi siempre se los dijeron a título de confesión, nadie más los vio y nadie más los escuchó. Es una estrategia que han manejado para que estos testimonios de oídas no puedan ser corroborados. 

La Corte Suprema ha violado cualquier cantidad de garantías procesales cuando se trata de Álvaro Uribe, empezando por chuzadas ilegales y terminando con esta indagación gracias a un anónimo. Hay que tener una marcada diferencia con el expresidente para torcer la ley a conveniencia. Es claro el legado que deja el cartel de la toga, y el daño que le hicieron a las altas cortes, poniendo como principal requisito de la alta magistratura, ser antiuribista. 

 Está de más decir que si la Corte Suprema toma el anónimo como elemento material probatorio, y el proceso pasa de  indagación a la investigación, Iván Cepeda ya no pagará a ex paramilitares para que testifiquen en contra del expresidente Uribe y su familia, sino que pagará  para que cada dos minutos envíen una queja anónima a la corte Suprema de justicia.

Es claro el legado que deja el cartel de la toga, y el daño que le hicieron a las altas cortes, poniendo como principal requisito de la alta magistratura, ser antiuribista. Clic para tuitear