“De Criminales a Faros Morales, Cinismo Nivel Juan M Santos”

Duván Idárraga López

Duván Idárraga

@duvanedo

“De Criminales a Faros Morales, Cinismo Nivel Juan M Santos”. Columna de Duván Idárraga Clic para tuitear

 

Se volvió común en Colombia que después de procesos de paz con grupos criminales les brinden la opción de reincorporarse a la vida civil sin pagar cárcel; consideran que con estos manejos se contribuye a la unidad de la sociedad. Sucedió con el M -19, con el Quintín Lame, con el EPL y recientemente con el narco acuerdo Santos- FARC (rechazado por el pueblo soberano en el plebiscito de 2016 e impuesto ilegalmente por Santos con la anuencia de sus aliados políticos y las Altas Cortes).

 

Gracias a esos procesos, muchos de los integrantes de grupos criminales pasaron a formar parte de la democracia colombiana, algunos a través de cargos de elección popular, otros por designación en puestos públicos. En el caso de las FARC, gracias a Juan M Santos y su acuerdo, tienen 10 curules directas en el Congreso, no tuvieran que ganarlas en las urnas como inicialmente Santos lo había dicho en una de sus tantas mentiras. En mi opinión, debería abolirse cualquier posibilidad hacia futuro que criminales, que reciban indultos o amnistías, puedan participar en la vida pública sin pagar un mínimo de cárcel (por ejemplo, los mismos 8 años que tuvieron que pagar los narcoterroristas de las Autodefensas Unidas de Colombia, recordando que a estos no se les entregaron curules como parte de su sometimiento a la justicia) y ajustándose a las reglas de la democracia, es decir, ganándolas en las urnas a través de procesos en igualdad de condiciones con otros candidatos.

 

Considero se trasmite un mensaje nefasto para los colombianos que en aras del supuesto espíritu de reconciliación se sacrifique cualquier posibilidad de justicia y de reparación por parte de quienes han cometido crímenes por décadas, generando miles de víctimas que esperan justicia real. Es muy grave que no paguen un día de cárcel, más aún verlos legislando incluso sobre temas sobre los cuales, si tuvieran un poco de decoro, se declararían impedidos por tratarse de delitos que cometieron e incluso fueron condenados. Muchos consideran que eso es una revictimización contra miles de colombianos que esperaban verdaderas muestras de justicia, reconocimiento de crímenes, reparación real y efectiva para las victimas y el compromiso de no reparación. Nada de esto sucedió, fueron premiados por décadas de cometer crímenes de lesa humanidad. Cinismo nivel Juan M. Santos.

 

Duele y genera escozor ver criminales en cargos de representación popular, más aún que se consideren faros morales, cuestionando a otros que ni siquiera tienen el prontuario de ellos, legislando sobre temas donde ellos tienen interés (resulta absurdo y humillante que el narcoterrorista alias Carlos A Lozada de FARC, bautizado “tornillo” por su preferencia hacia los niños, vote contra la cadena perpetua para violadores de menores; o que la narcoterrorista Victoria Sandino, proxeneta de las FARC, hable en defensa de los derechos de la mujer que ella atropelló en cientos de jovencitas de las FARC que fueron esclavizadas sexualmente, obligadas a abortar, sin mencionar a las que fueron vilmente asesinadas por oponerse a ello). Ni que hablar del Señor de la Bolsa, miembro de la organización terrorista M-19 que se alió con Pablo Escobar para quemar el Palacio de Justicia, condenado por su participación como jefe de esa organización, involucrado en otras denuncias; pidiendo la renuncia de la Vicepresidente por ayudar a su hermano hace años, algo que ni siquiera fue un delito de ella. Cinismo nivel Juan M Santos.

 

En mi concepto, craso error que miembros de organizaciones criminales se les brinde la posibilidad de llegar a cargos de representación popular sin haber pagado cárcel, mucho más grave que actúen como faros Morales de la sociedad; peor, que muchos jóvenes, medios y periodistas los consideren referentes de buena conducta y les den tratamiento de prohombres. “DE CRIMINALES A FAROS MORALES, CINISMO NIVEL JUAN M SANTOS”.

EL COLMO 1: La incoherencia de aliados y seguidores del Señor de la Bolsa es ilimitada; piden la renuncia de la Vicepresidente por un supuesto delito de Sangre pero callan ante casos similares de muchos familiares de políticos de izquierda. Por el ejemplo, si fueran coherentes, deberían pedir la renuncia de Nicolas Petro por los delitos de su padre. NO HAY DERECHO.

 

EL COLMO 2: El fotógrafo personal del Señor de la Bolsa dice descaradamente que su jefe no supo nada de la toma del Palacio de Justicia por parte del M-19 (que financió Pablo Escobar). Hay videos donde el propio Petro explica con lujos de detalles el execrable atentado demostrando su pleno conocimiento del atentado. Cinismo nivel Juan M Santos. NO HAY DERECHO.

Avatar
Acerca de Duvan Eduardo Idarraga L 117 Articles
Administrador Empresas Univalle, Especialista en Finanzas ICESI; amo al glorioso Ejército de Colombia. Chaparraluno de nacimiento, caleño por adopción; opinador por gusto y por convicción sobre la realidad politica y económica del país.