De Maicao a Beirut

coronel (R) John Marulanda

@JohnMarulandaM

De Maicao a Beirut Columna de John Marulanda Clic para tuitear

En estos días de tensión global por el asunto Irán-US, repasar la historia puede servir para vislumbrar posibles situaciones futuras.

Entendiendo que el credo musulmán tiene pleno derecho y garantía de existir y actuar en Colombia, durante años investigué en los países latinoamericanos los rastros documentales y testimoniales del extremismo islámico, en un continente en donde la predominante religión católica ha venido cediendo ante diferentes comunidades religioso- políticas.

Una pregunta motivó la investigación: ¿podría el Alá extremo reemplazar al Jesucristo apostólico y romano en América Latina? Estaba el caso de Hezbola, “El partido de Dios”, protagonista del acto terrorista más grave de la región (1992, Amia, Buenos Aires) y del complot chavista-kirchnerista-iraní que terminó con el “suicidio” del fiscal Nisman. Un clérigo iraní clave de esa trama, trabajó en Colombia.

“El Palestino”, novela de Antonio Salas, descubre un personaje que hacia 2008 ideó una región Autonómica islámica Wayú, con capital en Maicao, ciudad de valor critico en la frontera colombo-venezolana: a escasos kilómetros, vigilan tanques rusos del ejército vecino. El autor del proyecto de la primera nación islámica en Latinoamérica, venezolano chavista, converso musulmán y miembro de las farc, se presentaba como Muslim Abdullah, “Precursor del divino orden político de la teocracia para Venezuela y América Latina”, y llamaba “a la Yihad en América Latina contra U.S.A y sus aliados”.

En otro caso, entre 2011 y 2012, el Departamento del Tesoro de US denunció alianzas de narcotraficantes con Hezbola, a través de ciudadanos colombo-libaneses que lavaban grandes cantidades de dinero, transfiriéndolo desde Maicao a Líbano, vía Venezuela.

El cobijo de Miraflores a Irán, a Hezbola y al narcotráfico, ha convertido a Maicao, ciudad con la segunda mezquita más grande de América Latina y con su principal colegio en formato musulmán, en centro de escrutinio de las inteligencias occidentales, junto con la Triple frontera (Brasil-Argentina- Paraguay). Las posibilidades de que Colombia y la región caigan en la dinámica bélica subrogada de una confrontación este-oeste, se discute en “YIHAD EN LATINOAMÉRICA” (Cangrejo editores, 2017).

El recientemente elegido alcalde de Maicao, Mohamad Dazuki, musulmán ajeno a los extremismos y sin ninguna vinculación conocida con grupos ilegales, ha desarrollado una muy buena labor por el bienestar social de la región y de la etnia Wayú, según fuentes del Centro Democrático. Y no la tiene fácil para lidiar con un escenario de guerra asimétrica con Venezuela, Irán, farc, eln y crimen organizado transnacional actuando en su jurisdicción.