Del libro rojo de Mao, al libro negro de la nueva izquierda

OrlandoAbello Martínez-Aparicio

@orlandoabello 

Del libro rojo de Mao, al libro negro de la nueva izquierda Columna de Orlando Abello Martínez-Aparicio Clic para tuitear

A mediados del siglo XX, en 1964,  el  gobierno de la República Popular China dispuso la publicación del Libro Rojo de Mao Tse-Tung (Mao Zedong su nombre en chino).

El libro más leído con 900 millones de ejemplares, tercero después de la Biblia y del Corán.

 China Popular tiene más de 1.390 millones de habitantes, por tanto no debe extrañarnos su gigantesca  difusión.

Con más veras, en una nación masivamente ideologizada, en donde el libro rojo ha sido la hoja de ruta de la revolución comunista y el catecismo de su doctrina política.

La anterior introducción,  solo para ponernos en contexto sobre lo que significa la mutación del objetivo político de la nueva izquierda.

En tiempos de Marx, Lenín y Mao el proletariado era la razón de ser de su lucha y la antítesis del capitalismo, la libertad económica, el libre mercado y la democracia liberal occidental.

Actualmente en China y Rusia adoptaron  un modelo de capitalismo de estado que compite en el mercado libre internacional al mejor estilo de los grandes países capitalistas, y un comunismo político en donde restringen las libertades individuales.

El poder político se ejerce a través del partido único de ideología comunista, pero poco  se habla ya de “La dictadura del  proletariado”, materia prima e insumo de su centenaria revolución.

Por estos lares la cosa no es tan diferente. Ante la ausencia de proletariado, el llamado Socialismo del Siglo XXI se ha inventado nuevos dolientes para convertirlos en instrumentos de lucha que les permita acceder al poder, e instalar su oprobiosa dictadura en la geopolítica latinoamericana.

“El libro Negro de la nueva Izquierda, Ideología de género  o subversión cultural”, de los autores argentinos Nicolás Márquez-Agustín Laje, es una obra de obligatoria lectura para entender lo que estamos observando en nuestro continente y tener argumentos para detener el embate de la vieja izquierda con sus nuevas banderas.

Sencilla y llanamente: arriaron la bandera  roja de la dictadura del proletariado, e izaron la bandera multicolor de la ideología de género.

Sencilla y llanamente: arriaron la bandera roja de la dictadura del proletariado, e izaron la bandera multicolor de la ideología de género. Clic para tuitear

El libro contiene dos grandes acápites:

Parte I: Postmarxismo y feminismo radical-  Por Agustín Laja, y Parte II Homosexualismo cultural – Por Nicolás Márquez.

Algunos de sus capítulos tratan con rigor histórico y científico temas relevantes de la discusión continental, por ejemplo:

Del marxismo al postmarxismo; Feminismo e ideología de género; la teoría queer (los géneros, las identidades y las orientaciones sexuales no están inscritos en la naturaleza humana, sino que son el resultado de una construcción social); comunismo y sodomía; la homofobia marxista; del exterminio a la utilización proselitista; ¿alianza nueva y eterna?; el “matrimonio homosexual”, y otros capítulos que recomiendo leer.

Mi posición personal sobre este tema la hice pública en una columna escrita en El Heraldo de Barranquilla, y data del 23 de Octubre de 2006, titulada “Lo que natura non da, Salamanca non presta”.

En ella, sin asomo de homofobia –pues no lo soy, y por el contrario quiero, respeto y admiro a muchos amigos que comparten esa orientación sexual-,  me refería al proyecto de ley que en esa época el Congreso de la República estaba debatiendo sobre el reconocimiento de los derechos patrimoniales a parejas homosexuales.

En mi opinión de entonces –de la que no me retracto- , sostenía que el Congreso debió limitarse a eso, y no ir más allá de lo que proponía la iniciativa legislativa.

En efecto, el proyecto de ley proponía regular los efectos patrimoniales, de salud y pensionales de las parejas de un mismo sexo.

El Congreso –en donde ya se encubaba sigilosamente la hoy llamada ideología de género-, resolvió equipararlos para todos los efectos a una pareja conformada por un hombre y una mujer que convivieran en unión libre.

Por supuesto, yo abogaba en mi columna de hace 13 años, por la defensa de sus derechos patrimoniales, pensionales y de salud.

Sin sospechar que otros, en el Congreso, ya estaban planeando construir los cimientos de un nuevo modelo de familia “contra natura”; que hoy, lejos de ser una minoría discriminada, son los más influyentes constructores de un nuevo orden político, arropado por la nueva izquierda.

Pero no solo sucedió en el Congreso, recordemos lo sucedido en el gobierno de Santos con la tristemente famosa cartilla escolar que contenía elementos característicos de la tal ideología de género.

Afortunadamente la sociedad civil reaccionó y la Ministra de Educación se vio obligada a desistir de ese adefesio.

Recordemos lo sucedido en el gobierno de Santos con la tristemente famosa cartilla escolar que contenía elementos característicos de la tal ideología de género. Clic para tuitear
Orlando Abello Martinez-Aparicio
Acerca de Orlando Abello Martinez-Aparicio 19 Articles
Doctor en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Cartagena. Especialista en Derecho de Sociedades de la Universidad Javeriana. Ex Embajador de Colombia en Canadá. Ex Registrador Nacional del Estado Civil. Ex Congresista. Miembro de la Academia de Historia de Bogotá y de la Sociedad Bolivariana. Abogado asociado en la firma De La Espriella Lawyers Enterprise. Árbitro en las Cámaras de Comercio de Bogotá y de Barranquilla.