¡Dios salve a América!

Martín Eduardo Botero

Martín Botero
Las graves irregularidades en materia de transparencia en el conteo de votos y el hallazgo de papeletas aparentemente alteradas plantean dudas sobre la legitimidad del sistema político democrático americano. Clic para tuitear
Martín Botero

¿Cómo es posible que un grande país que ha luchado por la libertad, los derechos humanos y el derecho de los pueblos, que ha combatido mil batallas en favor de la democracia mundial se hunda en la política mezquina y contraproducente, cuando no incluso perjudicial o acabe en puro antiamericanismo y con una actitud mercantilista de la escena política de la noche a la mañana?

 

Causa mucha ira que los llamados demócratas y los medios de comunicación de la mayor democracia del mundo, un país donde, elección tras elección, vota en comicios libres sacrifiquen conscientemente los intereses de largo plazo de la vasta mayoría de la población en el altar de su propia codicia. Aplican la lógica de un orden económico basado en la obtención de beneficios, donde el beneficio lo es todo, y el ser humano, nada.

Podría parecer que los demócratas americanos en particular, que enarbolan la causa de la democracia, la tolerancia y la libertad de opinión, no predica con el ejemplo. Es terrible y una gran desilusión, pero no una sorpresa. Los medios de comunicación y ciertos representantes políticos no están a la altura de esta época, actúan como ejecutores de las mezquinas e indignas obras de los monopolios y sus motivos en el interés propio.

No se trata de un asunto interno en USA, sino de un grave ataque contra el corazón de nuestros valores e instituciones democráticos que todos compartimos y nos trae a la memoria que el precio de la libertad es la eterna vigilancia, y por eso lo rechazamos categóricamente. Ésta puede ser una evolución mortal. De hecho, se creado un conflicto entre legitimidad sin poder y poder sin legitimidad, ya que este último poder no basa su legitimidad en un claro proceso democrático, sino en un «sistema doctrinal» que neutraliza el papel de la «paradoja de la soberanía».

Esta paradoja de la soberanía sólo podrá resolverse si se solventa la contraposición entre la legitimidad sin poder y el poder sin legitimidad. Es completamente inaceptable. No es sino una ensoñación tratar de satisfacer la avaricia política de manera tan mezquina para hacerse de nuevo con el control del poder.  Es exactamente este tipo de actitud, que mezcla mentira y desprecio por los ciudadanos, la que ha provocado el rechazo legítimo de la política de los tecnócratas arrogantes, y particularmente las que protagonizan los partidos políticos de los regímenes llamados democráticos.

Hoy se ha visto el desprecio displicente que sienten por la libertad, el respeto de las personas, su dignidad, el ejercicio del derecho de voto y el derecho a ser informados, lo que ha perjudicado gravemente la imagen de Estados Unidos en el exterior; estamos representados por personas que en un tiempo estaban entusiasmadas con la democracia y ahora la tratan con desprecio. Las graves irregularidades en materia de transparencia en el conteo de votos y el hallazgo de papeletas aparentemente alteradas plantean dudas sobre la legitimidad del sistema político democrático americano.

Estas elecciones presidenciales – precisamente en un momento en que se están produciendo, y aún se siguen produciendo, fuertes tensiones regionales e internacionales, tanto desde el punto de vista económico como político y social- son una vergüenza absoluta y me apiado del pueblo estadounidense. Constituye una preocupación legítima para todos aquellos que son auténticos amigos de los Estados Unidos y los que creemos que el pueblo americano tiene derecho a decidir su futuro, a elegir su propio gobierno y a escudriñar las acciones de sus políticos y debatir dichas acciones y expresarse sobre los asuntos políticos, sin riesgo a recibir sanción pública, sin fraude ni engaño. Se trata de un atentado a la democracia. ¡Dios salve a América!

Hoy es un día muy triste no solo para la mayor democracia del mundo sino también para todos los ciudadanos del planeta que creen en los ideales de libertad, los principios de democracia y tolerancia y que religiosamente creen en los medios de comunicación como el “cuarto estado” independiente; una serie de periodistas y ciudadanos críticos que, como representantes de la sociedad civil, ejercen de control de las autoridades, el Gobierno, la administración, el Parlamento sin limitaciones ni censura, pero ese cuarto poder está sufriendo serios reveses, se encuentra en el cénit,  está en el banquillo de los acusados.

Estábamos totalmente equivocados, no hemos tardado en quedar decepcionados y frustrados. Sin democracia no hay estabilidad y sin estabilidad no hay reactivación económica. Debemos convencer a la opinión norteamericana de que sus llamados demócratas cometen un error histórico. Es extraordinariamente grave una situación de «paralización» institucional y del ejercicio de la democracia. Que sea un día de solidaridad y duelo con el pueblo americano, de rechazo y condena. Será una enorme pérdida para la libertad de expresión y de voto. La situación es, desde luego, difícil, grave y sin precedentes. Pero no es una situación imposible de resolver. Por eso, desde aquí pido a todos generosidad y solidaridad, su entrega y su comprensión a miembros de ambos partidos políticos en los Estados Unidos. Amen

Martín Eduardo Botero
Acerca de Martín Eduardo Botero 82 Articles
Abogado Europeo inscrito en el Conseil des Barreaux Europèens Brussels. Titular de Botero & Asociados, Bufete Legal Europeo e Internacional con sede en Italia y España. Letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Presidente y fundador de European Center for Transitional justice y vicepresidente en la Unión Europea de la Organización Mundial de Abogados. Graduado en Jurisprudencia por la Universidad de Siena (Italia) con Beca de Honor y Licenciado en Derecho por la Universidad Católica de Ávila (España). PhD en Derecho Constitucional Europeo por la Universidad de Bolonia con Beca de estudio del Ministerio de Exteriores italiano y la Unión Europea. Colabora con universidades, institutos de investigación especializados y organismos de la sociedad civil en los programas de cooperación jurídica y judicial internacional. Consultor Jurídico independiente especializado en anticorrupción. Su último libro lleva por título “Manual para la Lucha contra la Corrupción: Estrategia Global: Ejemplos y Buenas prácticas”.