Discurso a los Jóvenes Colombianos

Juan Camilo Vargas

@JuanCVargas98 

Discurso a los Jóvenes Colombianos Columna de Juan Camilo Vargas Clic para tuitear

Hace tiempo ya que viene este servidor suyo preparando un manual que sirva para orientar a las desprevenidas e ingenuas juventudes colombianas. A manera de obra literaria, será un instrumento para emprender la lucha espiritual y, asemejando las vicisitudes de la vida, modificar las ideas mundanas que sólo dan rienda suelta a una mentalidad individualista, egoísta y de espíritu cadavérico. Hoy comparto con los lectores de este Parche un extracto a la introducción de esa obra que algún día verá la luz del sol para ayudar a una juventud que sólo ve cómo poco a poco se desvanece el mundo.

Colombia atraviesa un momento histórico, de una magnitud tan compleja que es imposible dimensionarlo con palabras simples y de la cotidianidad. La percepción de los colombianos aún no ha comprendido la importancia de esta década, de este cambio generacional que ya se presenta en todos los campos. Aún no se hacen a la idea de este destino universal.

El panorama aparenta ser desolador. Existen todavía fuertes vestigios de ese modo de vivir y gobernar en las provincias que tanto se asemeja al colonialismo, e incluso a una especie de feudalismo servil y casi obligatorio por la corrupción que han generado algunos monopolios egoístas y que sólo buscan obtener un beneficio económico y social más elevado. Lamentablemente nos hemos enfocado más en lo terrenal, material, tangible y con un precio. Ha sido nuestro error hacer crecer hasta rebozar las arcas de nuestras familias mientras que los espíritus se han empobrecido como nunca lo había registrado nuestra historia.

Ha sido nuestro error hacer crecer hasta rebozar las arcas de nuestras familias mientras que los espíritus se han empobrecido como nunca lo había registrado nuestra historia. Clic para tuitear

Balanceándonos entre los opuestos del juego democrático, caminando en puntillas por las sendas de la plutocracia que degenera en oligarquía y jugando a que llegarán o no posibles dictaduras a nuestra Patria, nos pasamos las horas y los días conjeturando sobre la política del País. Con sueños, con ideas, con motivación, pero sin acciones, es como sembrar semillas, pero no abonarlas, o como sembrar en tierra estéril. Ante una juventud que prefiere unirse a causas triviales y vacías, impulsadas por ideas sensacionalistas que apelan a todo y a nada, en un País con pobreza e inmadurez política indeseables, la única solución es la doctrina y la acción. El libro y la espada, al mejor estilo caballeresco. Una formación integral del espíritu, la mente y el cuerpo son necesarias para poner en marcha nuestras ideas y llenar de vigor nuestros cuerpos ávidos de combatir en la lucha por el orden y la disciplina.

La avalancha del materialismo, el posmodernismo, la pérdida de identidad, el desfallecer del hombre como conjunto de valores, el vacío mental sin ansias imperialistas, la ausencia de un carácter fuerte y desarrollado, la ambivalencia de los principios, flexibles y cambiantes posiciones, la pesquisa por lo mundano y la gratificación instantánea… en fin, los males que agobian hoy a nuestras incautas y juveniles generaciones han evolucionado hasta causar la catástrofe que hoy impera sobre los hombres que tienen la tarea de entregar lo mejor de sí mismos a esta Patria.

Problemas como los vicios, que no sólo destruyen ese caparazón externo que es nuestro cuerpo, sino que debilitan y asesinan nuestros espíritus, han pasado la cuenta a mentalidades prominentes que cayeron en una aberrante desgracia de la que no salieron más, o si lo hicieron, fue en un ataúd. Los narcóticos, la abundancia del líquido báquico, el descontrol del tabaquismo y todas aquellas sustancias que hoy son la insignia común de una «maravillosa» celebración, dan muestra de la decadencia a la que hemos llegado, enseñándonos que más «progreso» no quiere decir mejores tiempos, mejores personas ni mejores espíritus.

Nos encontramos ante una mentalidad mediocre, de contentillo barato, de satisfacción instantánea fruto de sus calenturientos y aniñados pensamientos. Una generación que sólo busca la gratificación inmediata, individual y que teme arriesgarse por algo que realmente la haga trascender. Se cuentan con los dedos de una mano el puñado de valientes que se atreven a realizar ese acto de rebeldía que es nadar en contra de las corrientes turbulentas de unos espíritus que se satisfacen y hasta regocijan con su estabilidad. Hago aquí alusión a la estabilidad económica, porque eso es todo lo que quieren, lo que anhelan, lo que sueñan y por lo que se juegan sus vidas: por unos miserables papeles que les sirven para costear sus indómitos y testarudos caprichos.

Y aún así, con todo lo que puede estar en contra de estos postulados que sólo claman a grito vivo y vigoroso por la unidad en torno a la Patria, el desprendimiento de lo material y el engrandecimiento de nuestros espíritus, mientras que haya al menos un valiente corazón en pie, esta lucha no cesará y daremos lo mejor de cada uno de nosotros para gestar en Colombia el cambio que desde hace siglos se necesita.

Ellos creen tenerlo todo encerrados en su régimen encabezado por el basilisco, temen salir a dar la batalla en campo abierto y confían en la seguridad de sus espurias murallas que terminarán por caer como las de Troya, sin embargo, nosotros tenemos lo que realmente les hace falta.

Ellos creen tenerlo todo encerrados en su régimen encabezado por el basilisco, temen salir a dar la batalla en campo abierto y confían en la seguridad de sus espurias murallas que terminarán por caer como las de… Clic para tuitear

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de El Parche del Capuchino 

Articulos Relacionados

Juan Camilo Vargas

Joven santandereano de nacimiento, Huilense por adopción. Estudiante de Política e Historia en Hillsdale College, ubicado en Michigan, Estados Unidos. Ganador de las becas “Hillsdale Merit Scholarship”, “Weber International Private Enterprise Scholarship” y “Gogel Scholarship, Werner J & Mar”. Caballero Andante, poeta inquieto, enemigo de la corrección política y defensor de la tradición moral y las buenas costumbres. Haciendo Patria

Acerca de Juan Camilo Vargas 27 Articles
Joven santandereano de nacimiento, Huilense por adopción. Estudiante de Política e Historia en Hillsdale College, ubicado en Michigan, Estados Unidos. Ganador de las becas “Hillsdale Merit Scholarship”, “Weber International Private Enterprise Scholarship” y “Gogel Scholarship, Werner J & Mar”. Caballero Andante, poeta inquieto, enemigo de la corrección política y defensor de la tradición moral y las buenas costumbres. Haciendo Patria