Educación gratuita…mmm Columna de David Ghitis @ghitis

David Ghitis

Educación gratuita…mmm

@ghitis

Creo que no hay nadie que se atreva a decir que la educación es mala. De hecho, es consenso en todos los foros, debates, reuniones, etc., que la educación debe ser la base del desarrollo de la sociedad. Se habla tanto de la educación que la gente pierde de vista algo de igual importancia y son las oportunidades de trabajo.

No es desconocido que hay muchos profesionales desarrollando actividades marginales por no poder desempeñarse profesionalmente en las profesiones estudiadas. ¿Cuántas veces toma usted un taxi y descubre que su conductor es un abogado, ingeniero o un contador que no pudieron conseguir trabajo en sus profesiones? ¿Cuántas veces un vendedor en un almacén de cadenas le ha confesado que tiene ese trabajo mientras reúne el dinero necesario para poder montar su propia oficina o su propia empresa? Y es que la educación sin posibilidades de ejercer la profesión aprendida, no es que sirva de mucho.

La educación es gratuita en países como Cuba y Venezuela; Islandia, Escandinavia, Finlandia y Alemania, entre otros muchos. ¿En que se diferencian esos países entre ellos? Es distinto pensar en Cuba y Venezuela en donde las posibilidades de emprender una micro empresa son cercanas a cero o pensar en esos países de ensueño, por allá por Europa, donde la gente se educa y monta su negocio o consigue empleo. De nuevo digo, la educación es pilar básico en el desarrollo de la persona y la sociedad, pero no puede ser vista como el único pilar. Debemos ver si ofrecer educación gratuita es parte de un plan integral de mejorar el país o si es simplemente una oferta populista eleccionista. A veces lo regalado sale caro.

Debemos ver si ofrecer educación gratuita es parte de un plan integral de mejorar el país o si es simplemente una oferta populista eleccionista. A veces lo regalado sale caro. Clic para tuitear

A lo que me quiero referir es a las oportunidades de conseguir un trabajo o de hacer empresa.

En Colombia la carga impositiva es despiadada. Una persona que quiere hacer empresa se encuentra con la sorpresa de que el estado casi que se convierte en su socio mayoritario, lucrándose con las ganancias, pero sin ser solidario en las pérdidas. Entonces, ¿que se necesita? Se necesita un estado que apoye el emprendimiento. Una persona que va a iniciar un nuevo negocio debería ser “consentido” por el estado ya que ese nuevo negocio va a generar empleos. Un nuevo negocio debería ser fácil de iniciar, desde el registro en Cámara de Comercio, Dian, etc. Un nuevo emprendimiento debería gozar de privilegios tributarios para ayudar a la nueva empresa a fortalecerse. Facilidades para importar o exportar. Facilidades para adquirir maquinaria, equipos de oficina y demás elementos necesarios para poder producir los bienes o servicios que se quieren introducir en el mercado. Reducción en los trámites. Incluso, el estado podría proveer de servicios de asesoría que incluyan asesoría legal en el establecimiento y constitución de la empresa y servicios contables para el primer año de funcionamiento. El estado no debe ser únicamente un estado que fiscalice sino también un estado que colabore. (¡¡¡Y no hablo de repartir subsidios!!!). ¿Cuántos jóvenes recién salidos de la universidad podrían iniciar un negocio, pero no tienen ni el dinero ni el apoyo para hacerlo y se quedan buscando trabajo en su profesión, sin conseguirlo?

El estado no debe ser únicamente un estado que fiscalice sino también un estado que colabore. (¡¡¡Y no hablo de repartir subsidios!!!). Clic para tuitear

¿De que le sirve a un país tener las calles llenas de profesionales desempleados? Si, la educación es importante, pero no lo es lo único en lo que hay que trabajar. Debemos pensar en producir empleos.

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de El Parche del Capuchino 

Articulos Relacionados

David Ghitis

Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.

Acerca de David Ghitis 25 Articles
Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.