El 2022 | Por Juan José Salamanca Clic para tuitear

Mucho se ha escuchado sobre lo que puede acontecer en las elecciones del año 2022, son muchos los actores que van a jugar un papel fundamental y muchos los acontecimientos que entran a definir de manera tajante la participación de la población en general al momento de definir quién será el próximo mandatario de los colombianos.

Estando en la recta final del gobierno del presidente Iván Duque, con todas las falencias presentadas y con todas las dificultades que no se anticiparon, la izquierda radical a raíz de todos los problemas actuales se ha posicionado fuertemente en el panorama social, cultural y político nacional llegando a convertirse en una de las fuerzas más grandes en Colombia. Lo anterior se puede ver reflejado en las actuales encuestas donde el precandidato Gustavo Petro puntea en opinión nacional y el autodenominado “Pacto Histórico” pronostica mayoría en las elecciones legislativas del año próximo.

Es de conocimiento público las artimañas que estos personajes en cabeza de Gustavo Petro, conocido en el mundo delincuencial como “Aureliano”, realizan en la población colombiana para ganar incautos e inconformes con el actual y pasados gobiernos. Todos sus movimientos son fríamente calculados, con tal cinismo que no les interesa degradar a cualquier persona por honorable que sea si se les interpone en su camino de ambición y poder. Sus nexos con la delincuencia y el vandalismo son evidentes, los pudimos observar cuando en el marco del paro nacional el senador Gustavo Bolívar realizó una colecta para dotar a la autodenominada “primera línea” con materiales para el vandalismo o cuando el actual senador y precandidato a la presidencia Gustavo Petro (Aureliano) defiende con vehemencia los bloqueos a las vías públicas, acciones que han sido los causantes de muertes, pérdidas de empleo y del estancamiento de Colombia en todos los ámbitos. Estos actuares están enfocadas a lograr desestabilizar la sociedad y la institucionalidad para así penetrar con su recalcitrante populismo electorero y coronar la Presidencia de la República.

Por otro lado, encontramos una amplia gama de candidatos que pueden hacerle frente a esta peligrosa izquierda radical, algunos de estos candidatos aspiran de forma independiente como estrategia de credibilidad a consecuencia de la caída de imagen y confianza de los partidos tradicionales, los otros aspiran bajo el aval de partidos conformados y que cuentan con personería jurídica, independientemente de la forma por la que esperan conquistar la razón y los corazones de los colombianos, ya que estos candidatos si apelan a la cordura y debaten con altura, tienen que buscar un mecanismo que les permita llegar a acuerdos programáticos y de gobernabilidad ya que estos son la esperanza para que Colombia no caiga en un agujero negro sin salida, un agujero que acabará con nuestro estilo de vida y con nuestras convicciones de patria.

Muchas personas son incrédulas de las consecuencias que pueden llegar a existir si triunfan los partidarios del caos, pero el peligro es real y la única alternativa es dejar los egos y los intereses personalísimos a un costado y unirnos por un bien mayor, por el bien de los ciudadanos, de nuestras familias y de nuestra patria.

 

Juan José Salamanca
+ posts
Comparte en Redes Sociales